Menú
Maquillaje natural: maquillada sin que lo parezca

NUESTRAS TÉCNICAS

Maquillaje natural: maquillada sin que lo parezca

Para conseguir un aspecto natural necesitamos los productos adecuados, tiempo y habilidad. En Bekia Belleza te explicamos cómo conseguirlo de forma sencilla paso a paso.

Look de maquillaje natural Look de maquillaje natural
A la hora de maquillarse, uno de los principales retos a los que nos enfrentamos es conseguir que parezca que nos nos hemos pasado más de dos minutos delante del espejo y que, en realidad, tenemos una piel y un color en la cara maravillosos sin ir maquilladas. Lo que se conoce como maquillaje natural es uno de los retos a los que se enfrenta toda maquilladora, sea una profesional o una simple aficionada al mundo de la cosmética.

Es posible conseguir un buen maquillaje natural; pero para hacerlo se necesita tiempo, algo de maña y buenas herramientas y productos. Como casi todo en el maquillaje, y en otras áreas de la vida, la perseverancia es el mejor truco para acabar cogiendo destreza, por lo que a la hora de ir maquillada de forma natural no podía ser menos. Con un poco de práctica, obtendremos pronto unos resultados que ya os adelanto a buen seguro que os satisfacen.

¿Qué es el maquillaje natural?

Se suele denominar de este modo al maquillaje que pasa prácticamente desapercibido, cuando no se nota que sobre el rostro se hayan aplicado cosméticos. Por ello, resulta muy importante escoger adecuadamente los productos a utilizar. Se precisa de un maquillaje del mismo tono de piel que nuestra cara porque, de otra forma, resultaría demasiado evidente que no es un maquillaje natural.

El maquillaje natural pasa desapercibido El maquillaje natural pasa desapercibido

Este tipo de maquillaje es muy utilizado, especialmente, para una rutina diaria o para aquellas que no están acostumbradas a utilizar mucho maquillaje. Para ir a clase, a la oficina o simplemente para salir a hacer recados con una buena cara es la mejor de las apuestas. Es la forma de ir maquillada sin que lo parezca y sin que resulte demasiado llamativa nuestra cara. También puede utilizarse por la noche, pero es cierto que para esos momentos tendemos a marcar los ojos o los labios, con lo que se pierde el efecto natural. Con un poco de práctica, el maquillaje natural no presenta dificultades y puede hacerse en apenas unos minutos.

A pesar de que resulta un maquillaje discreto no significa que sean pocos los productos que se utilicen para conseguirlo. Incluso podría decirse que todo lo contrario. La clave está en que no se puede percibir qué cosméticos se han utilizado. De ahí que sea uno de los principales retos de la belleza facial y se precise de bastante práctica para conseguir un buen resultado.

Cosméticos para un maquillaje natural

Lo primero, siempre que una se va a maquillar, es echar sobre la piel una crema hidratante. Protege y nutre la piel y además es un básico de belleza y un imprescindible en cualquier rutina facial. Hoy en día, son muchas las posibilidades que nos ofrece el mercado, pero merece la pena fijarse en una que resulta muy útil a la hora de realizar un maquillaje natural. Se trata de las BB Cream, que van un paso más allá que las hidratantes de color.

Las BB Creams, cremas hidratantes y con color Las BB Creams, cremas hidratantes y con color

Se trata de una crema hidratante con color y muy cubriente. ¿Esto qué significa? Pues que con un sólo producto de belleza podemos ahorrarnos hasta tres: la crema hidratante, el maquillaje y el corrector. No sólo es un ahorro económico, sino también de tiempo, algo que nos resultará interesante si nos maquillamos de forma habitual. La mayor parte de las BB Cream cuentan con protección solar, así que se convierten en un gran aliado de belleza. Es necesario elegir el tono más adecuado para nuestro rostro porque el color tiene que fundirse para que no se aprecien diferencias en la cara. Si el tono resulta muy oscuro o muy claro el resultado no nos gustará.

Aplicar el maquillaje correctamente

Tanto si usamos BB Cream como si nos decantamos por un maquillaje fluido, tras la crema hidratante la forma de aplicar ambos cosméticos es la misma. Para obtener un buen resultado es mejor utilizar una brocha adecuada para el rostro. Cierto que se puede extender con los dedos o con una esponja, pero el resultado es más natural y uniforme si usamos una buena brocha, otro básico de la belleza facial.

El maquillaje se extiende suavemente desde el interior del rostro hacia el exterior de la cara, con movimientos suaves y sin utilizar demasiado producto, para evitar el efecto máscara. Si no cubre suficiente se puede matizar después con más producto, pero es preferible que falte y no que luego sobre.

Aplica el maquillaje con la brocha adecuada Aplica el maquillaje con la brocha adecuada
Cuando se aplican los cosméticos hay que tener en cuenta que no sólo maquillamos el rostro, sino que al hacerlo buscamos un color uniforme, por lo que tenemos que conseguir fundir ese mismo maquillaje con el cuello e incluso la parte inferior de las orejas. El objetivo es que no haya un cambio brusco de tono, lo que estropearía un maquillaje natural.

Si después de aplicar el maquillaje encontramos marcas en la piel, espinillas u ojeras que aún sean visibles las trataremos con un corrector. Lo más fácil es aplicarlo con un pequeño pincel o con un dedo, que nos permite mayor precisión. Hay que conseguir extenderlo ligeramente para que se funda con el maquillaje y no se aprecien diferencias de color. Al igual que ocurre con el maquillaje es importante elegir el tono que se adecue a nuestra piel.

La aplicación de polvos matificantes o compactos a continuación depende del gusto de cada una y de la propia piel. Si es grasa es aconsejable hacerlo, pero si se ha utilizado una BB Cream, crema de color o maquillaje libre de aceites puede que no sea necesario y ganamos tiempo a la hora de maquillarnos evitando este paso.

Maquillaje de ojos

Después del rostro, los ojos son el siguiente paso en la rutina facial. Al contrario que en otras ocasiones, no queremos destacarlos de sobremanera. Para ello utilizaremos productos con un tono similar al de la piel. Los básicos son las sombras de ojos y la máscara de pestañas, aunque también se puede utilizar un primer para fijar el color y un lápiz de ojos para marcar la raya, que será muy fina y en un tono marrón o negro.

Usa un tono marrón para marcar la raya del ojo Usa un tono marrón para marcar la raya del ojo

Las sombras de ojos de un maquillaje natural suelen ser de color marrón, beige o tierra. Lo habitual es maquillar sólo el párpado móvil y, si acaso, colocar iluminador en la parte superior, rozando con la ceja. La máscara de pestañas será de color marrón, incluso transparente, pero también puede usarse negra si no resulta demasiado llamativa.

Toques finales

Ya hemos realizado la parte central de un maquillaje natural, aunque los toques finales resultan fundamentales. Y es con ellos cuando se puede comprobar si hemos tenido éxito en nuestro propósito. Lo primero es dar algo de color a las mejillas, un ligero rubor que parezca natural. Y aquí hay que recordar eso de que menos es más.

Procura dar rubor a tus mejillas de manera natural Procura dar rubor a tus mejillas de manera natural

Hay que seleccionar un colorete que sea suave, como los melocotones y rosas, que suelen ser bastante discretos. A la hora de aplicarlo bastará con seleccionar un poco del producto, no es necesario marcar las mejillas, se trata de dar únicamente un rubor que pudiera ser natural.

A continuación, se podría aplicar un iluminador para destacar determinadas zonas de la cara. Para usarlo en un maquillaje natural debemos estar seguras de que sabemos lo que hacemos para evitar aplicarlo en demasía, en caso contrario es preferible desistir de la idea. Un pequeño toque de luz debajo de la ceja puede resultar bonito e, incluso natural, pero si nos excedemos estropearemos el maquillaje. El iluminador es uno de esos cosméticos con los que hay que practicar hasta conseguir el resultado deseado.

Los labios

En maquillaje se suele tender a destacar una de las partes del rostro: cuando no son los ojos, es la boca. En el caso de un maquillaje natural no solemos destacar ni uno ni otro y en los labios, al igual que habíamos hecho en los ojos, tenderemos a utilizar productos que resulten discretos y nada llamativos.

Apuesta por el gloss para dar brillo y volumen a tus labios Apuesta por el gloss para dar brillo y volumen a tus labios

Los gloss son un buen aliado de un maquillaje natural. Dan un ligero brillo a los labios pero no resulta excesivo. Podemos decantarnos por estos o por un labial en tonos nude o rosa claro, en función de cuál de los colores vayan mejor con vuestro tono de piel. Sea el que sea, los delineados están totalmente descartados en un maquillaje natural, al igual que los tonos rojo, naranja o fucsia.

Últimas sugerencias

La clave para conseguir ir maquillada de un modo natural y que no se note, es que el tiempo empleado es la práctica. A base de trabajar una y otra vez este tipo de maquillaje conseguiremos mejorarlo y también reducir el tiempo que empleamos en hacerlo. Un buen maquillaje, sobre todo cuando aún no estamos acostumbradas a maquillarnos, puede llevarnos media hora.

Sin embargo, en cuanto cogemos práctica y decidimos qué pasos dar y cuales no y ya tenemos unos productos escogidos previamente, esto forma parte de nuestra rutina habitual. Los tiempos se reducen de manera considerable, algo que siempre es de agradecer cuando vamos con prisas o cuando por las mañanas andamos cortas de tiempo para no llegar tarde al trabajo.

Una de las ventajas del maquillaje natural es que es atemporal completamente. Lo mismo sirve en invierno que en verano y puede usarlo tanto una joven que empieza a maquillarse como una señora más mayor que quiere tener un buen aspecto.

Además, a fuerza de practicar con este maquillaje conseguiremos llegar a conocer mejor nuestra piel. Sabremos qué productos nos funcionan mejor y cuales peor y también qué colores nos sientan mejor en función del tono de nuestra piel.

Te puede interesar