Menú
Cómo cuidar la piel áspera

CLAVES

Cómo cuidar la piel áspera

Para tener una piel brillante y evitar la sequedad, hidratar, exfoliar y proteger son las claves.

Cómo cuidar la piel ásperaHidratarse la piel

Cada persona tiene un tipo de piel con la que lidiar. Las grasas por ser grasas, las delicadas por ser delicadas o las ásperas por ser ásperas, todas necesitan unos cuidados especiales si lo que quieres es lucir un cuerpo radiante. Desde Bekia Belleza hoy te queremos dar algunos consejos para cuidar la piel áspera; no obstante, si el problema persiste, debes acudir al dermatólogo.

Las claves para cuidar la piel: hidratar y exfoliar

¿A qué cada día te alimentas y bebes líquido en la cantidad que necesitas? Pues el cuerpo también necesita un factor externo para mantenerse sano. Así, es importante que utilices en tu aseo diario un jabón con PH neutro y que al menos 2 veces por semana te apliques una crema o aceite hidratante por todo el cuerpo, poniendo especial atención en las zonas más secas como rodillas, codos, entre pierna y talones.

Cómo cuidar la piel ásperaLavarse la cara
Crema hidratante que además deberás acompañar, en el caso de la cara con cremas de noche o aceites (los de almendra son muy recomendables). Y es que, aunque pocas personas conocen el dato, la regeneración de la dermis alcanza su punto álgido entre la 1 y las 3 de la madrugada.

Además no te puedes olvidar de la exfoliación. Es necesario eliminar las células muertas, grasa y suciedad de la capa superior de la epidermis entre dos y tres veces a la semana, nunca más. Una limpieza cuyos pasos ya te explicamos en Bekia Belleza y para la que necesitarás un guante de crin, una piedra pómez y un exfoliante.

Hidrátate por dentro y por fuera

Y, por último, si además de áspera, tu piel es muy sensible, utiliza un buen protector solar para evitar que los rayos UV dañen tu piel. No olvides que la piel es el órgano que más sufre los efectos medioambientales día a día.

Junto a estos consejos estéticos, una vez más, recordaros que una alimentación sana y equilibrada y beber agua con frecuencia son fundamentales para lucir una piel sana y radiante y que cuando te duches no debes emplear agua muy caliente que puede llegar a deshidratarte la piel.

Te puede interesar