Menú
Todo sobre la mesoterapia facial

PIEL MÁS JOVEN

Todo sobre la mesoterapia facial

La mesoterapia facial es un tratamiento utilizado para dar un aspecto más sano y rejuvenecido a la piel del rostro mediante microinyecciones de vitaminas.

Mesoterapia facial, la técnica para rejuvenecer la pielMesoterapia facial, la técnica para rejuvenecer la piel

A medida que pasan los años es inevitable que en nuestra piel vayan apareciendo signos de envejecimiento así como una notable pérdida de vitalidad. Para esto, hoy en día nos encontramos con multitud de tratamientos cuyos beneficios son principalmente la revitalización de la piel y la nutrición facial.

Nuestra piel cuenta con un componente muy importante que es el ácido hialurónico, que tiene la función de mantener el volumen y la elasticidad del rostro. Pero con el paso de los años nuestra piel va perdiendo este componente provocando a su vez la pérdida de muchas propiedades, dando la sensación de una rostro seco y debilitado.

¿Qué es la mesoterapia facial?

Para combatir estos signos de envejecimiento nos encontramos con la mesoterapia facial, un tratamiento basado en un proceso de microinyecciones, de vitaminas o de diversos minerales anti-oxidantes, aplicados directamente sobre la cara. Al ser inyectadas estas sustancias, que como han demostrado en diversos estudios científicos son componentes claves para luchar contra envejecimiento, sus efectos son mucho mayores de los que pudieran conseguirse con la simple aplicación de cualquier cosmético sobre la piel.

Más efectiva que cualquier cosmético por sí soloMás efectiva que cualquier cosmético por sí solo

Asimismo, teniendo en cuenta los diferentes componentes que pueden ser inyectados con este tratamiento, la mesoterapia facial es utilizada para dar un importante rejuvenecimiento a pieles dañadas, eliminar las pequeñas arrugas que como resultado del paso del tiempo surgen en nuestro rostro, aportar luminosidad y textura de nuestra cara, así como disminuir cualquier signo de flacidez en el rostro y en el cuello. Además, la mesoterapia facial no puede utilizarse sólo como técnica para disminuir estos signos, sino también como una fórmula de mantenimiento facial y de hidratar nuestra cara.

La técnica

Esta comienza con la aplicación de un anestésico tópico. Aunque la mesoterapia facial es un tratamiento indoloro, si es cierto que siempre pueden producirse molestias debido a las inyecciones, por lo que este anestésico combate cualquier molestia que pueda presentarse.

Hay que destacar que durante el tratamiento se recomienda que el paciente siga una dieta baja en grasas, evite el consumo de alcohol u otros alimentos o bebidas estimulantes, así como beber grandes cantidades de agua para ayudar a la eliminación de toxinas. Posteriormente, se llevará a cabo la aplicación de multitud de microinyecciones por toda la superficie de la piel consiguiendo que los componentes queden bajo la capa más superficial de la cara. Aunque la realización del tratamiento no requiere que se deje de utilizar maquillaje ni otros tratamientos cosméticos que se puedan estar llevando a cabo, si se recomienda que no se exponga la piel al sol y en tal caso, utilizar una buena protección solar.

Mesoterapia facial, ideal a partir de los 40 Mesoterapia facial, ideal a partir de los 40

De esta manera si los componentes con lo que se trabajen son vitaminas o ácido hialurónico, la técnica se realizará en tres o cuatro sesiones de entre 15 y 20 minutos, con un espacio entre una y otra de entre 15 días y un mes para empezar a lograr unos resultados efectivos. Tras estas sesiones es recomendable que el procedimiento vuelva a repetirse pasados entre 9 meses y un año desde que se realizó por primera vez. De igual manera, el tratamiento puede realizarse ya sea manualmente o por sistemas de inyección como puede ser la pistola.

En el caso de que las sustancias inyectadas sean productos homeopáticos, la mesoterapia facial se llevará a cabo entre seis y ocho sesiones en semanas alternadas, para posteriormente ir distanciando una sesión de otra con el fin de no dañar los tejidos de nuestra cara y lograr la mayor cantidad de beneficios posibles. Aunque en términos generales se siga este número de sesiones para cada caso, siempre será el médico encargado del tratamiento el que decida dependiendo de la situación en la que se encuentre, las sesiones que serán necesarias para conseguir unos resultados óptimos. De igual manera hay que destacar que el procedimiento no se aplicará nunca en mujeres embarazadas, durante los periodos de lactancia o que padezcan alergia a algunos de los componentes utilizados.

¿Qué resultados se obtienen con el tratamiento?

Los resultados que se obtienen de la mesoterapia facial pueden variar mucho según las características de la piel del paciente o la edad, provocando que en muchos casos los resultados se vean justo después de la primera sesión y en otros casos más tarde. Entre sus beneficios, si nos centramos en las personas que se encuentran en torno a los 40 años el tratamiento tiene un carácter preventivo, proporcionando una piel radiante. Si hablamos de personas de más avanzada edad, nos encontraremosante una piel mucho más tersa y reparada. De igual modo, hay que destacar que el tratamiento no sólo aporta aspectos estéticos a nuestro rostro, sino también una mayor salud en los tejidos al encontrarse mucho mejor nutridos.

La mesoterapia facial puede provocar rojeces y sensación de ardorLa mesoterapia facial puede provocar rojeces y sensación de ardor

En definitiva, todo se centra en que en muy poco tiempo y sin necesidad de pasar dolor, podrás lucir una piel rejuvenecida, mucho más tersa y con una notable vitalidad. A todo esto hay que añadir que los resultados siempre serán mejores si se combina el tratamiento con una buena crema hidratante nutritiva.

Como todos los tratamientos, la mesoterapia facial también puede tener efectos secundarios, aunque hay que señalar que estos se observan en muy pocas ocasiones. Los más comunes son el dolor y la sensación de ardor. Estose soluciona con la aplicación de un anestésico atópico logrando aliviar considerablemente lo que ha dado lugar tras las inyecciones. Cualquier otro efecto secundario debe desaparecer en los días posteriores a la realización del tratamiento, como puede ser la aparición de inflamaciones, hematomas o pequeños granitos, y que puede acelerarse su desaparición con la aplicación de Amica, un suplemento homeopático destinado para combatir este tipo de irritaciones y problemas en el rostro.

A pesar de que la mesoterapia facial es una técnica especialmente destinada para el rostro, las microinyecciones de estas vitaminas o componentes anti-oxidantes, también puede realizarse en el cuello, la zona del escote o las manos, es decir, las zonas que resulten más propensas a la aparición de signos de envejecimiento.

Con respecto a su precio, depende mucho de la clínica donde se lleve a cabo el tratamiento. En la actualidad podemos encontrar este tratamiento desde los 220 y los 100 euros por sesión realizada.

Te puede interesar