Menú
Cuidados del pecho para el verano: presume de escote

RUTINAS SALUDABLES

Cuidados del pecho para el verano: presume de escote

En Bekia Belleza te damos todos los detalles sobre los cuidados que esta zona requiere durante el verano.

Chica tomando el sol Chica tomando el sol

Por fin llegó el verano, y con él, la oportunidad de lucir prendas ligeras y veraniegas, disfrutar del buen tiempo, ir a la playa o la piscina para tomar el sol... la época estival es uno de los momentos más divertidos del año ya que nos da mucho juego en lo que a estética y moda se refiere. Pero en contrapartida, la llegada del verano implica también que estemos más pendientes de los cuidados corporales: depilación, hidratación de la piel, sequedad del cabello...

En este sentido y debido precisamente a la exposición solar y a las altas temperaturas, uno de los aspectos más importantes es el cuidado de la zona del escote y el pecho. Esta zona es una parte del cuerpo muy sensible y que puede resultar perjudicada, precisamente, por su exposición a estos elementos. Lucir un escote bonito requiere de cuidados especiales que hay que empezar a llevar a cabo de una manera más rutinaria en esta época del año. Todo ello sin olvidar que la realización de ejercicios para fortalecer los músculos del pecho así como mantener una dieta saludable son muy importantes a la hora de completar esta nueva rutina.

¿Cómo cuidar la zona del escote y el pecho?

La zona del pecho es una de las partes del cuerpo más delicada y una de la que más cambios experimenta: pérdidas de peso, embarazo, cambios hormonales... Como resultado de estos cambios la piel se daña y en muchas ocasiones pueden aparecer estrías. Además, con el paso del tiempo, el pecho termina cayéndose.

Cuidados del pecho en el verano Cuidados del pecho en el verano

Por esto, es muy importante cuidar esta zona del cuerpo a lo largo del año pero muy especialmente en verano, ya que la propia existencia de una serie de factores añadidos (y que hemos señalado antes, como las altas temperaturas, la exposición solar o incluso la sudoración...) exige una serie de cuidados concretos. La zona del escote y el pecho se deshidrata y pierde colágeno con mayor facilidad que el resto del cuerpo.

Para ambas zonas, los cuidados que hay que seguir en verano deben enfocarse a: preparar la piel (por medio de la exfoliación), hidratarla a diario y protegerla del sol.

Cómo cuidar la zona del escote y el pecho

Para empezar, el punto de partidapara presumir de piel cuidada y tersa y que esta luzca un aspecto joven y saludable es la exfoliación. A pesar de que la piel se regenera de forma natural cada 20 ó 30 días, es necesario realizar un tratamiento de exfoliación al menos una vez por semana y tres veces por semana si tu piel es muy grasa.

Cuidados del pecho y escote Cuidados del pecho y escote
Como todas sabemos, la cara es una de las zonas del cuerpo que más requiere de un tratamiento de exfoliación y llevarlo a cabo es tan importante como desmaquillarse para retirar las células muertas de la piel. Pero, ¿sabías que la piel de la zona del escote es tan sensible como la del rostro? De hecho, es preferible aplicar un exfoliante facial en el pecho que un exfoliante corporal puesto que el primero es menos agresivo.

Por ello es tan importante cuidarlo, sobre todo en verano. Desde Bekia Belleza te damos una serie de recomendaciones que ayudan a mejorar la elasticidad y el aspecto de la piel, además de prevenir la aparición de granitos o/y manchas que aumentan durante el verano debido a la sudoración y al efecto de los rayos del sol.

En primer lugar, es muy importante beber mucha agua y zumos de frutas para procurar una correcta hidratación del cuerpo que ayude a mantener la firmeza de la piel. Con todo, mantener una dieta equilibrada que incorpore muchas piezas de fruta y verdura al día resulta también fundamental.

Por otro lado, aplica cremas hidratantes después de la ducha para conseguir una piel más flexible y tersa. Si estás realizando algún tratamiento de hidratación de tu rostro, puedes probar a prolongar la cobertura de la zona de la cara al cuello y al pecho.

Si lo prefieres, existen una serie de mascarillas o cremas caseras que podemos elaborar fácilmente y que sirven para dar a la piel un toque extra de suavidad e hidratación. Una de las más eficaces consiste en mezclar un poco de te verde con dos cucharadas de yogurt natural y aplicarlo durante 10 minutos en la zona.

Consejos para presumir de escote y pecho Consejos para presumir de escote y pecho

Las duchas frías, tan recurridas en el verano, también son una buena apuesta para mejorar la elasticidad del pecho. Además sirven para activar la circulación de la sangre. Si eres de las que no le van demasiado las duchas frías, puedes apostar por aplicarte agua fría en el escote durante un par de minutos. Al cabo de unos días, comenzarás a notar la zona del pecho más firme.

Recomendaciones y precauciones a la hora de tomar el sol

Si en un día soleado vamos a lucir escote (no necesariamente yendo a la playa o la piscina) es aconsejable aplicar crema con protección solar ya que esta zona es muy sensible y es la que tiende a quemarse con mayor facilidad.

Para cuidar el pecho a la hora de tomar el sol - es decir, si tienes pensado hacer topless -, es muy importante que días antes de hacerlo lleves a cabo la exfoliación de la zona al menos dos o tres veces por semana. Dado que la exfoliación es un tratamiento que puede resultar agresivo para nuestro pecho debido a que se trata de una piel más sensible que la de otras zonas, es recomendable hidratarlo después de cada exfoliación. También es aconsejable aplicar algún tipo de crema que tenga entre sus componentes vitamina C.

Utiliza un factor de protección solar mayor para el pecho Utiliza un factor de protección solar mayor para el pecho

Cuando vayas a exponerte al sol para broncearte, procura utilizar un protector solar un paso más alto del que acostumbres a utilizar. Muchos expertos recomiendan un producto de protección alta o muy alta, a partir del factor 30. Si te has sometido a algún tipo de operación quirúrgica, ten especial cuidado con las cicatrices ya que pueden adquirir un tono más oscuro que el resto de la piel durante el año siguiente a la intervención. Durante ese tiempo, procura taparlas completamente.

Tras la exposición solar, nunca olvides aplicar after sun. En los días posteriores, hay que continuar exfoliando la zona y realizando tratamientos de hidratación para eliminar las células muertas y así prevenir el deterioro y envejecimiento de la piel que se provoca por los radicales libres.

Te puede interesar