Menú
Cómo maquillarse las ojeras en verano
Cómo maquillarse las ojeras en verano

TRUCO MAKE UP

Cómo maquillarse las ojeras en verano

Con un toque de ilumindor en el rostro hará que nuestra piel se vea más vitaminada y luminosa, no obstante tampoco hay que abusar de este producto.

Cualquier persona que se maquille de forma habitual, acaba dejando a un lado su maquillaje en verano. El calor, el sudor, el sol... Todos los factores externos te empujan a querer dejar el maquillaje que usas diariamente durante otros momentos del año en verano. Hay quien opta por comprar maquillaje que se aclimate mejor al calor, y hay quien, directamente, decide que con el color que el sol le va dando en el rostro tiene más que suficiente.

¡Y es cierto! Cuando el rostro comienza a coger algo de color, parece que recupera la vitalidad que había perdido durante el invierno. No nos vemos tan pálidos, no necesitamos altas dosis de colorete y bronceador para sobrevivir a una mañana ajetreada de trabajo, y no vemos tan imprescindible llevar iluminador en todo momento; en este último punto influye también bastante el hecho de que el sudor nos aporta ya todo el brillo que necesitábamos. No obstante, hay productos que en más de una ocasión sí que pueden considerarse imprescindibles. Porque, bien, tenemos más color, más brillo... Pero, ¿y las ojeras? ¡Porque el sol no influye en las ojeras!

Hay que elegir unos tonos más claros que tu tono de piel para aplicar el correctorHay que elegir unos tonos más claros que tu tono de piel para aplicar el corrector

No os preocupéis, porque también hay pequeños trucos que os ayudarán mucho a la hora de corregir vuestras ojeras y hacer que vuestros ojos luzcan todo lo brillantes y bonitos que queréis (¡aún más de lo que ya son de por sí!). Así que vamos a ello.

Productos más apropiados para el verano

Lo primero que debes hacer es comprobar que tienes productos apropiados para el verano, para las altas temperaturas. Esto no implica necesariamente que deban ser productos resistentes al agua, pero sí deberían ser productos que fueran mucho menos pesados que los que usas en invierno. En este caso, estamos hablando directamente del precorrector y del corrector; en cuanto a la base de maquillaje, quizás prefieras optar por una BB Cream, o incluso por nada. ¡Te vamos a dar las dos opciones, para que elijas la alternativa que va mejor contigo!

Hazte con productos que tengan un tono de piel algo más oscuro que los que sueles usar durante el resto del año, porque aunque no seas de esos afortunados que pasa dos o tres horas diarias tomando el sol, la cara sí que suele coger más color. Y no olvides nunca que necesitarás que tu rutina facial incorpore una crema protectora para el sol, ahora más que nunca. Tus ojos también deberían estar protegidos, así que si puedes incorporar gafas de sol, ¡te lo agradecerán!

Para verano el mejor maquillaje es el resistente al aguaPara verano el mejor maquillaje es el resistente al agua

1 Aplica un precorrector

El primer paso para corregir unas ojeras es usar un pre-corrector que se ajuste a tus necesidades específicas. Todo depende mucho del tipo de ojeras que tengas; por ejemplo, si únicamente tienes venas, o el morado marcado, con un corrector de tono amarillo te será suficiente. Pero si además tienes algún tipo de rojez en esa zona, sería buena idea que pensaras usar un corrector de tono verde. ¡Tus ojos recuperarán toda su luz natural!

Recuerda que sería buena idea que usaras un pre-corrector que se ajuste a las condiciones. Hay de muchos tipos diferentes: en crema, líquidos, incluso en polvo. En verano, los líquidos o los que van en formato crema serán los más cómodos de usar. Si son muy cubrientes, puede que te acaben resaltando ligeramente la textura de la zona, así que ten cuidado.

2 El corrector

Una vez aplicado el pre-corrector, es hora de aplicar el corrector y hacer que tus ojos vuelvan a ser los de siempre. En este sentido, el maquillaje es muy permisivo y te deja jugar con dos opciones, dependiendo de si vas a usar base o no. Si vas a usar base, lo que puedes hacer es utilizar un corrector que sea ligeramente más claro que el tono de tu piel, para iluminar un poco la zona; recuerda, además, que el corrector se aplica después de la base de maquillaje.

El corrector se aplica después de la base de maquillajeEl corrector se aplica después de la base de maquillaje

Pero si eres de esas personas que en verano se siente incapaz de usar base de maquillaje, procura usar un corrector que se asemeje lo máximo posible a tu tono de piel, para que así no llame la atención en exceso. También depende mucho de la tonalidad exacta de tus ojeras, y de lo que necesites corregir o no; busca siempre que se adapte a tus necesidades.

En cuanto a la textura, los correctos más cómodos y que más se suelen usar son los líquidos. Pero, de nuevo, depende mucho de lo que se ajuste a tus necesidades exactas; puede que a ti te resulte más cómodo uno que sea en stick, por ejemplo. Intenta que no sea excesivamente espeso, o cubriente, porque en verano no dejará transpirar tu piel y te acabarás sintiendo incómodo.

3 ¿Iluminador?

Hay quien, tras estos dos pasos, quiere darle un poco más de vida a la zona de la ojera para revitalizar aún más los ojos. Si ese es tu caso, la clave es usar un iluminador en esta zona. Pero no te vale con cualquier iluminador: tiene que ser muy discreto, apenas imperceptible, y no tener ningún tipo de partícula de glitter o purpurina. De otro modo, lo único que conseguirás es atraer toda la atención a este punto, ¡y no es lo que estábamos buscando!

Un toque de iluminador dará más vitalidad a tu rostroUn toque de iluminador dará más vitalidad a tu rostro
Busca un iluminador que sea tan sutil que apenas consigas apreciarlo tú, y así darás más vitalidad al rostro sin necesidad de llamar la atención.

4 Matifica ligeramente

Una vez hecho todo, y una vez comprobado que el maquillaje se adapta a lo que estabas buscando, ¡toca matificar! No te preocupes, porque esto no implica que se vaya a perder necesariamente el brillo que has aplicado antes, puesto que puedes usar polvos traslúcidos de baja cobertura. Lo único que te garantizará este paso es que el corrector aguante más tiempo del que aguantaría por sí mismo, permitiéndote pasar más tiempo sin necesidad de retocar absolutamente nada.

Recuerda que, de todos estos pasos, tú debes seguir únicamente los que se ajusten a ti. Por ejemplo, si tus ojeras no son muy marcadas, seguramente no necesitarás un pre-corrector, y si tu rostro es excesivamente seco, quizás no te vaya bien matificar. Elige bien los productos, ¡y conoce tu rostro!

Te puede interesar