Menú
Cómo maquillarse correctamente: 3 trucos que no pueden faltar
PASOS A SEGUIR

Cómo maquillarse correctamente: 3 trucos que no pueden faltar

Descubre las claves para un maquillaje bien hecho. Te desvelamos tres trucos que no pueden faltar y que te harán lucir una belleza impecable.

Siempre ocurre que, cuanta más prisa tenemos o queremos que nos salga perfecto, nuestro maquillaje no anda de nuestra parte. Por eso te queremos presentar algunos de los trucos del make up que te ayudarán en el día a día para lucir una belleza impecable. Si eres de las más diestras en esto de la definición del rostro, también puedes solucionar tus problemas de tiempo o de innovación con algunos de estos consejos.

Conócete a ti misma

Para empezar, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que nuestro maquillaje debe adaptarse a nosotras. No podemos estar utilizando productos o materiales que no casen con nuestro tono de piel, la textura de nuestro cutis -seco, graso o atópico- y los rasgos particulares de cada una de nosotras. Por eso hay que estar mentalizadas primero de cuáles van a ser nuestros infalibles diarios, ya que la innovación del make up podemos experimentarla en cualquier otra ocasión.

El maquillaje debe adaptarse al tono de piel, textura del cutis y a los rasgos particulares de cada unaEl maquillaje debe adaptarse al tono de piel, textura del cutis y a los rasgos particulares de cada una

En este caso, te presentamos tres trucos que te serán muy útiles para el día a día. Empezando por la definición de la base y los polvos de sol, las aplicaciones básicas para una mirada intensa y despierta, y cómo aplicar el brush correctamente. Estos tres pasos clave a la hora de un buen maquillaje tienen su propio manejo. Si sigues estos pasos, te harás con un secreto del make up muy preciado.

Aprende a iluminar tu rostro

Lo primero que todo buen maquillador aconseja es una base hidratante adecuada a cada piel. Una vez tengamos toda la superficie bien cuidada, esta crema nos ayudará a que nuestro maquillaje aguante más tiempo y nuestro cutis sufra menos. También evitará que en tu rostro aparezcan manchas o rojeces a la hora de desmaquillarte.

Normalmente, cada mujer tiene a mano su base líquida o mousse de su tonalidad de textura adecuada. Una vez extendamos bien este contenido, procederemos con el iluminador y los polvos de sol. Pero, atención, porque no siempre nos ponemos bien ninguno de los dos.

El truco consiste en aplicar ambos siguiendo la forma del número tres. Dependiendo del lado al que estemos maquillando, el dígito estará al derecho o del revés. La cuestión es la siguiente: debes aplicar estos productos de manera separada y cada uno con su respectivo pincel. Empezamos por el iluminador, que irá de la frente hasta la boca pasando por la zona baja de los ojos y siempre por la cara interna del rostro, es decir, dibujando la barriga del número tres sobre nuestro puente de la nariz. Esto lo aplicamos en las dos mitades de la cara.

Tanto el iluminador como los polvos se aplican siguiendo la forma del número tresTanto el iluminador como los polvos se aplican siguiendo la forma del número tres

Luego procedemos con los polvos. Siempre de la intensidad adecuada, que no sea ni muy claro para las pieles oscuras ni muy marrón para las pieles más blancas, y con la cantidad correcta. Aplicaremos el color sobre la frente, los pómulos y la mandíbula. El tres debe dibujarse a través de la cara externa del rostro, rozando la raíz de nuestro pelo. A continuación, solo tendremos que extender bien ambos productos hasta que quede todo bien extendido de manera uniforme; sin perder nunca el contorno del número.

Ojos perfectos

A todas se nos queda distinto un ojo del otro. Pero tranquilas, porque hay un utensilio de cocina que puede solucionarte bastante la papeleta. Siempre puedes utilizar la máscara de pestañas, el lápiz de ojos o el eyeliner, las sombras y el rizador de pestañas que mejor te defina. A continuación, te explicamos cómo.

Primero debes coger una cuchara normal y corriente. Con la cara cóncava tapamos el párpado superior y dejamos una fina línea sobre las pestañas, que será donde pintaremos. Esta superficie de piel quedará lisa en unos segundos. Como la cuchara puede amoldarse al contorno de nuestro ojo, el perfilador quedará recto y sin saltos porque nos hemos ayudado del borde del cubierto para realizarla.

También podemos utilizarla para no manchar el resto del make up cuando nos estemos aplicando la máscara de pestañas. Utilizando la cuchara de manera similar al anterior truco de maquillaje, esta vez nos ayudará a que las puntas no manchen la sombra o el párpado superior cuando pasemos el cepillo por ellas. De igual manera podemos hacerlo con las de abajo, amoldando el cubierto a la forma de la mejilla.

Podemos ayudarnos de una cuchara para que el maquillaje de ojos quede perfectoPodemos ayudarnos de una cuchara para que el maquillaje de ojos quede perfecto

Para conseguir que nuestro perfilador, lápiz o eyeliner pinte más fuerte y mejor podemos aplicar unos segundos de calor sobre la punta, con un mechero por ejemplo, y dejar que se enfríe de nuevo. Este paso permitirá que el color vuelva a ser como al principio cuando era nuevo y que aguante más en nuestros ojos. También podemos agrandar nuestra mirada calentando el rizador de pestañas con un secador y que las alargue; o con un lápiz de ojos más claro sobre la cara interna inferior del ojo.

Pon un poco de color a tu make up

El blush o colorete es la parte más sencilla y complicada a la vez de aplicar. La razón es porque sabemos cómo se pone, pero no nos queda igual de bien a los profesionales. Pues he aquí un truco. Para conseguir que el color de tus mejillas se encienda pero sin parecer una muñeca rusa, lo ideal es ayudarte del propio pincel. Es decir, colocar el mango de este formando una diagonal poco inclinada que vaya desde el moflete hacia adentro, siguiendo la línea del hueso cigomático, o lo que lo mismo: el hueso que marca nuestro pómulo a lo largo de la cara.

Otros consejos de maquillaje

Para que permanezca durante más tiempo tus sombra de ojos, pinta el párpado móvil con un color blanco o carne y luego añade la tonalidad que quieras sobre este. Así el color será más intenso y aguantará todo el día. Para un efecto fumé o ahumado puedes dibujar un hashtag inclinado sobre la cara externa del párpado móvil y ayudarte de un pincel para difuminar el color hacia el interior del ojo.

Siguiendo con los ojos, puedes aumentar la intensidad de tu mirada con las cejas y el corrector. Las primeras tienes que peinarlas y pintarlas, evitando los huecos o el vello que falte. Mientras que el corrector de ojeras debes saber aplicarlo: dibuja un triángulo invertido por debajo de tu ojo y luego difumina bien el maquillaje. Así disimularás mejor que has utilizado este truco de belleza.

Por último, proporciónale más duración a tus labios. Sea el color que elijas, después de maquillar tu boca, elimina el exceso de pintalabios o gloss con ayuda de un papel. Besa o apoya suavemente el trozo sobre tus labios y así harás que quede solo lo justo y necesario.

Artículos recomendados

Comentarios