Menú
Polvos bronceadores: cómo escoger el tono perfecto
TONOS PERFECTOS

Polvos bronceadores: cómo escoger el tono perfecto

Como escoger el tono perfecto de polvos bronceadores y como sacarle el máximo provecho para realzar tus facciones.

Polvos bronceadores imprescindibles en todo bolsoPolvos bronceadores imprescindibles en todo bolso

Los próximos meses se avecinan difíciles para aquellas mujeres que se maquillen a diario. El sol y el calor afectan a nuestra piel , sobre todo si esta tiene una cobertura externa con bases o lápiz de ojos. Como principal consejo para este verano, te recomendamos empezar a utilizar los polvos bronceadores. En caso de conocerlos, te contamos los pasos clave para aprender a aplicarlos correctamente.

Durante la temporada de verano nuestros planes crecen y debemos estar perfectas en todo momento, pero siempre surgen imprevistos y queremos estar preparadas por si acaso. Para ello no hay nada mejor llevar en el bolso el kit de maquillaje, para estar listas al instante.

No vale cualquier tipo de maquillaje con el calor, sino que debemos atender a las necesidades de nuestra piel en verano, por lo que habrá que mantenerla bien hidratada. Las bases líquidas son la compañera perfecta de las mujeres ante las imperfecciones y la eliminación de brillos, pero no es recomendable para los sitios cálidos, ya que este tipo de maquillaje se deshace con el sudor.

Imprescindible en todo bolso

Su forma, la aplicación y el recipiente donde se alojan los polvos bronceadores son las ventajas perfectas que hacen de este maquillaje el sistema más cómodo y fácil de transportar para llevar siempre encima. Al ser compacto es más difícil de romper, así como de usar, ya que el pincel utilizado solo recoge aquello que se necesita.

Aunque forma una película protectora frente a los rayos del sol, no deberían usarse este tipo de maquillaje, sino los polvos bronceadores. Ya sea para dar color o matizar la piel, este tipo de bases son las más económicas y fáciles de utilizar en cualquier parte y a cualquier hora. La escusa del maquillaje ya es cosa de otro tiempo.

Si lo que buscas es un tez luminosa y radiante, la mejor opción para mantenerse perfecta es este tipo de maquillaje en polvo, ya que proporciona un tono dorado sin necesidad de tomar el sol, pero también resalta el moreno que algunas consiguen coger. Por eso se dice que es el amigo más fiel de una mujer.

Cada piel tiene su colorCada piel tiene su color

Cada piel tiene su color

La ligereza en su fabricación y los pigmentos atomizados dan el brillo justo y necesario para que el matiz quede uniforme, sin manchas de color o zonas sin resaltar. Existen de diversas maneras diferentes, pero hay que andar con cuidado porque si se tiene una piel clara y se pone más de dos tonos por encima de la natural, el efecto pierde esa sencillez característica y da la apariencia de un mal quemado -como el que dejan las toallitas bronceadoras, que dejan un rastro de manchas anaranjadas-.

Por lo tanto, si se tiene una piel más bronceada y oscura, la mejor opción son las tonalidades achocolatas y con matices más cálidos que los que posean un tez más blanca. Si se tiene una pigmentación intermedia y olivácea es mejor decantarse por los polvos cobre o de color terroso, ya que son los colores adecuados, nunca más oscuro ni más claro. Finalmente, las que tengan un perfil más claro elegirán un color melocotón o rasa palo, para que no quede exagerado ni se note que es un moreno falso.

Antes de conocer como prepararnos para el día con este cómodo maquillaje hay que atender a un par de premisas, las cuales no deben pasarse por alto si se quiere mantener una tez perfecta, bronceada y uniforme. La cara tiende a coger más color en las zonas de los pómulos, la frente y la nariz, pero eso tiene fácil solución si se siguen los pasos que mostramos a continuación.

Es importante aplicar la cantidad precisaEs importante aplicar la cantidad precisa

Cuidado con no pasarse

La brocha que debe utilizarse para una aplicación más uniforme y natural debe ser amplia, con el pelo largo, suave y abundante. De esta manera conseguiremos que los polvos se difuminen por todo el rostro de manera igual. Pero no queda ahí, también hay que saber cuál es la manera correcta de administrar el color.

Los polvos bronceadores, al igual que el formato maquillaje, deben seguir dos pasos imprescindibles: primero recoger con la brocha la cantidad de polvo necesario, pero antes hay que soplar para eliminar el exceso de maquillaje del pincel y así matizar solo lo imprescindible. A partir de aquí, la manera de continuar es sencilla pero necesita de su práctica para saber hacerlo mejor con el tiempo.

Luego se hará un movimiento de batido sobre los pómulos, de fuera hacia adentro. Después, se pasará el pincel hacia la barbilla y volverá al pómulo, para terminar por la frente. Este gesto se repetirá de arriba a abajo, y viceversa. Al final se puede comprobar que, el movimiento realizado, tiene una forma de 3.

La ventaja de su ligereza

Los polvos bronceadores tienen la ventaja de dejar respirar a la piel, al contrario que pasa con la base líquida de maquillaje. El más famoso en la actualidad son los polvos de terracota, que cuentan con una diversidad de colores y matices de diferentes tonalidades y acabados. Así nadie se puede quedar sin su matiz preferido.

La ventaja de su ligerezaLa ventaja de su ligereza

Las innovaciones que se han conseguido en la tecnología del maquillaje tienen relación con los efectos. A ellos se deben los colores en dorado, coral, beige y rosa palo, que aportan una pigmentación más natural al rostro. Lo mejor de todo es la combinación con acabado degradado, para abarcar a más tipos de pieles.

Los corales y los rosas son los que dan un matiz de luz, pero sin añadir brillos innecesarios a la piel. Más bien ayudan a matizar y dar la sensación de maquillaje natural. Mientras, los tonos poco irisados permiten una mezcla más fácil de los colores -que suelen aparecer de dos en dos en cada polvera-.

Desde su creación hace 20 años, los polvos bronceadores han sido de gran ayuda para la gran mayoría de las mujeres, ya que permite utilizarlos de manera sencilla durante los meses de verano, cosa que otro tipo de bases serían más perjudiciales para mantener la tez uniforme y perfecta en cada momento. Los primeros polvos dejaban manchas anaranjadas y no conseguían ese efecto natural que podemos disfrutar hoy en día, pero el paso del tiempo y los avances en materia de maquillaje dan sus frutos y nos permiten seguir disfrutando del calor con buena cara.

Te puede interesar