Menú
Eyeliner: cómo hacer el delineado para torpes
Eyeliner: cómo hacer el delineado para torpes

ADIÓS A TUS PROBLEMAS

Eyeliner: cómo hacer el delineado para torpes

El mundo del maquillaje no es tan sencillo como parece y el eyeliner es algo que se le resiste a muchas personas, sobre todo si eres principiante o algo torpe.

El mundo del maquillaje no es tan sencillo como parece, ya que hay determinadas tareas que son difíciles de llevar a cabo como encontrar el color exacto de tu base de maquillaje, pintarte las uñas a ti misma o conseguir un buen delineado. Y es que un buen eyeliner define la mirada, agrandándola e incluso puede cambiar la forma de nuestros ojos, pero para muchas personas no es una tarea sencilla.

Hacerte un buen delineado puede convertirse en un verdadero desafío y más si estás empezando a practicarlo. Y es que trazar una fina línea sobre tus párpados a tan solo unos milímetros de tus ojos con una herramienta puntiaguda puede resultar incluso estresante. Precisamente eso es lo que hay que evitar, pues hacerte el eyeliner no tiene que ser algo que te suponga un desafío o te de miedo porque es un gran aliado para destacar tu mirada a diario.

La clave de un buen eyeliner está en la prácticaLa clave de un buen eyeliner está en la práctica

Ahora bien, si eres de las que les cuesta conseguir hacer un eyeliner perfecto por culpa de tu mal pulso o tu inexperiencia, aquí podrás descubrir algunos trucos para que hacerte la raya del ojo deje de ser un problema. Y es que no es agradable que después de haber estado un buen rato delante del espejo haciéndote tu mejor look, estropees tu trabajo por culpa del eyeliner. Lo más importante es que tengas en cuenta que la clave está en la práctica para ser capaz de dominar este producto de maquillaje, pero hay algunos trucos populares que te ayudarán a definir mejor el trazo.

Trucos para aplicar el eyeliner

El truco del celo

Este truco es muy útil para quienes se hacen por primera vez el eyeliner porque da una seguridad total aunque el trazo no sea continuo y firme. El truco del celo consiste en poner una tira de celo o algún materia similar en el lagrimal externo siguiendo la línea de las pestañas inferiores. Así, podemos hacer el delineado sobre el adhesivo sin preocuparnos por mancharnos, pues al retirar el trozo de cinta, el eyeliner quedará impecable. Hay quienes utilizan dos tiras de celo para delimitar también el grosor del trazo. Como alternativa similar, otro truco muy conocido es el de utilizar una tarjeta de crédito para marcar la línea que empieza desde las pestañas inferiores y que determina el acabado del eyeliner.

El truco de la cuchara

Este truco también es muy conocido y permite conseguir un trazo profesional. Y es que con el mango de la cuchara podrás guiarte a la hora de dibujar el rabillo del delineado colocándolo sobre la parte final de la línea de las pestañas inferiores. Por otro lado, la parte redondeada de la cuchara ayuda a definir el grosor y la curvatura que le das al delineado. Una vez delimitado el trazo del eyeliner, el siguiente y último paso es rellenarlo. La cuchara también te permitirá conseguir un trazo profesional a la hora de aplicar el eyeliner.

El lápiz como guía

Otro de los métodos para evitar desastres cuando somos inexpertos con el eyeliner es dibujar el trazo con el lápiz de primeras. Así, una vez lo tengamos seguro podemos repasarlo con el delineador en formato líquido. Si lo prefieres, también puedes difuminar con una brocha el delineado del lápiz para conseguir un acabado más sutil y disimulado.

Usa un lápiz o pincel para hacer una marca sobre la que usar el eyelinerUsa un lápiz o pincel para hacer una marca sobre la que usar el eyeliner

Liner designer

Es un accesorio creado por los mismos creadores de la famosa esponja beauty bender que nos ayuda a dibujar el delineado con el trazo correcto indiferentemente del estilo que elijas. Lo único que tienes que hacer es calentar el producto frotándolo entre las palmas de las manos durante 10 o 15 segundos para que se pegue fácilmente a la piel. Coloca el lado plano del accesorio coincidiendo con el extremo externo de tus pestañas inferiores para definir el trazo del eyeliner. Otra opción es que utilices el lado largo y curvo para delinear las pestañas de la parte de abajo o el lado más corto para conseguir un delineado discreto.

El truco de la toallita

Lo necesario para llevar a cabo este truco es un eyeliner en líquido y un par de toallitas. Y recuerda que no es maña, es truco. Coge una toallita desmaquillante, dóblala y pásala despacio por la parte inferior de la punta del producto. La tinta se arrastrará dejando un efecto estelar muy preciso.

El truco de los tres puntos

Este truco es genial para conseguir el deseado delineado de ojo de gata perfecto. Lo primero que tienes que hacer es pintar un punto muy pequeño en la esquina exterior del ojo. A continuación, dibuja otro punto en el lugar en el que quieras que termine el rabillo del ojo, justo en el punto al que llegaría y el tercer punto tienes que dibujarlo en el párpado superior a ras de pestañas, justo en el lugar en el que quieres que el rabillo del ojo deje de ser el rabillo y se convierta en la línea que le sigue.

El truco de los tres puntos es perfecto para conseguir un delineado de gataEl truco de los tres puntos es perfecto para conseguir un delineado de gata

Una vez tengas los tres puntos dibujados vas a poder apreciar que forman una especie de triángulo invisible, justo del triángulo del que vamos a sacar nuestro delineado de ojos. Primero, une el punto de la esquina del ojo con el punto que marca dónde termina el rabillo y, después, une este último con el del párpado. Por último, colorea el interior con el eyeliner y si ves que te queda demasiado grueso o irregular puedes corregirlo con un poco de corrector y un pincel pequeñito para repasar el borde. Recuerda que necesitarás practicar varias veces para perfeccionar la técnica.

Tipos de delineado de ojos

Muchas personas son incapaces de hacerse el delineado de ojo con un lápiz de punta blanda y optan por el eyeliner en líquido en formato rotulador con la punta muy fina. Esto hace que se deslice mejor sobre el párpado, que te sea más cómodo a la hora de sujetarlo y manejarlo y que delinear y dibujar la forma del ojo sea más fácil que con uno de punta gruesa. Lo importante es tomártelo con calma y no ser demasiado perfeccionista al principio. Ten claro el tipo de forma que quieres dibujar para no dudar a la hora de trazar la línea y que sea lo más simétrica posible.

Como ves, puedes hacer todo tipo de delineados, ya sean alargados, finos, más gruesos, desde la mitad del ojo, con rabillo o sin rabillo... La clave es descubrir qué forma te sienta mejor e ir cambiado según tus preferencias. Tienes que tomarte el maquillaje como algo divertido y para nada obsesivo.

El eyeliner no debe ser algo que te provoque angustia pues tiene formas variadas y divertidasEl eyeliner no debe ser algo que te provoque angustia pues tiene formas variadas y divertidas

Una vez ya descubiertos todos los trucos para hacerte el delineado de ojos, es importante que sepas qué tipos de delineados existen:

  • Trazo muy fino y pegado a la línea de las pestañas para definir y agrandar tus ojos de manera sutil que acabe con un rabillo pequeño. Es ideal para el día a día.
  • Trazo más grueso para un look más atrevido e ideal para aquellas personas que no sean tan precisas ni cuidadosas.
  • Trazo alargado para prolongar tus ojos con el mínimo esfuerzo. Ideal para principiantes.
  • Solo definir, para aquellos cuyos ojos ya son grandes de por sí y no quieren potenciarlos más.

Una vez ya elegido tu tipo de delineado de ojos ideal, no puedes olvidar la máscara de pestañas para dar un volumen único e inigualable a tu mirada. Lo propio es que la apliques desde la raíz hacia los extremos dando tantas capas como sean necesarias hasta conseguir el efecto deseado.

Te puede interesar