Menú
Los tintes de pelo en mousse o en espuma

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

Los tintes de pelo en mousse o en espuma

En la aplicación de los tintes en mousse no tienes que hacer secciones en el pelo, pero sí tienes que tener cuidado en aplicártelo como si fuese una espuma de pelo o champú.

La ventaja de la espuma es que no goteaLa ventaja de la espuma es que no gotea
Últimamente no paramos de escuchar hablar de los tintes espuma y de cómo realzan la belleza de nuestro cabello. Los tintes en mousse son productos de coloración del cabello que se caracterizan, además de por su presentación, por su textura en espuma, a diferencia de lo que ocurre con los tintes de "toda la vida" que son líquidos.

Cómo se aplican

Antes de empezar a usar cualquier tipo de tinte fuera de tu centro de belleza (sea líquido o en espuma), tienes que hacerte el test de sensibilidad tal y como se te indica en las instrucciones de los productos, para comprobar que no eres alérgica a ellos. Normalmente, te tendrás que aplicar la muestra y dejarla actuar 48 horas antes de poder teñirte.

Una vez hecho este test, hay que hacer la mezcla del producto. Para ello, tienes que uniformarte con la camiseta más vieja y a la que menos aprecio tengas, por lo que pudiera pasar y, si quieres, ponte una toalla vieja sobre los hombros, como en las peluquerías. Después, pasamos a abrir el bote de tinte, que contiene lo siguiente: polvo colorante, loción reveladora, acondicionador, guantes e instrucciones de uso. Nos ponemos los guantes, bien los que trae el tinte, bien otros de "cirujano" que tengamos por casa y comenzamos con la mezcla, echando en un bote (que suele venir ya con el propio tinte) la loción reveladora. Se le añade el polvo colorante, se tapa y se comienza a agitar, unas cuarenta veces, enérgicamente. Hay otros tintes de este tipo en los que simplemente añades a la loción reveladora el colorante y le das la vuelta dos veces, quedando ya convertida esa mezcla en textura mousse.

Obtenida ya la espuma, y sólo para prevenir, nos pondremos vaselina sobre la piel de la cara más cercana al cabello (frente, orejas..) por si nos pasáramos al aplicarlo de la línea del pelo y se nos olvidara después limpiarlo de forma adecuada.

Luego empiezas a coger poquito a poco la espuma y te la aplicas, primero en las raíces, y vas bajando a las puntas. Es en este paso donde se observa la gran diferencia de este tipo de tintes con los convencionales, ya que en éstos últimos tienes que distribuir por tu cabello el producto líquido previamente mezclado con el aplicador que trae, primero en la raíz, extendiéndolo con una brocha y haciendo secciones en el pelo para llegar de una manera adecuada tanto a raíces como a medios y puntas. En la aplicación de los tintes en mousse no tienes que hacer secciones en el pelo, pero sí tienes que tener cuidado en aplicártelo como si fuese una espuma de pelo o champú, de manera que no quede ninguna parte de tu cabello sin mezcla.

Los tines en espuma ofrecen menos variedad de coloresLos tines en espuma ofrecen menos variedad de colores

Una vez que tengas el tinte entero aplicado, esperas de 30 a 45 minutos según lo que indique el producto antes de proceder a lavarte el pelo. Cuando haya transcurrido ese tiempo, te lavas el cabello con un champú normal, pero añadiendo el acondicionador especial que viene en el bote del tinte. Y, ¡voilà! Cuando te lo hayas secado, ya estarás lista para mostrar al mundo la belleza de tu melena.

Ventajas e inconvenientes

Las más obvias ventajas de los tintes espuma es que son sumamente fácil de usar, incluso para teñirnos solas en casa. Además, por su textura, no gotea y por lo tanto no tendremos los problemas de limpieza habituales que quedan en el baño al aplicarte los tintes líquidos. También porque no gotea, durante el tiempo de espera con el tinte antes del aclarado, podremos movernos por casa con total libertad, siempre que no apoyemos la cabeza en ninguna parte.

A parte de estas ventajas, hay que decir que los restos de los tintes espuma son mucho más fáciles de limpiar de nuestra piel que los de los tintes convencionales y que su olor suave es mucho más agradabale.

Con respecto a los inconvenientes de este tipo de tintes, hay que tener en cuenta a la hora de elegir el tono que vayamos a comprar que el color que marca el bote del tinte no es el real, sino que es uno o incluso dos tonos más oscuro en la realidad con respecto al tono que se indica en el bote. Con lo cual, si quieres teñirte de un color claro, piensa siempre en comprar un tono más claro que el que realmente deseas y, si tienes dudas, consulta en la sección de belleza de la tienda.

Además, hay que destacar la poca variedad de colores que tienen algunas marcas en los tintes con este tipo de textura; aunque este es un problema que se va solucionando con el paso de los días, ya que poco a poco van saliendo más gamas de colores.

Se aplica como si fuese una espuma de pelo o champú, no mechón por mechónSe aplica como si fuese una espuma de pelo o champú, no mechón por mechón

Otro inconveniente de estos tintes es que si tienes el pelo muy largo, es probable que no te llegue simplemente con una unidad, sino que necesitarás dos (dependiendo también, obviamente de la cobertura que quieras conseguir con la coloración: si sólo quieres teñir las raíces, no te hará falta este segundo bote).

Precio y marcas que los comercializan

Todas os estaréis haciendo la pregunta de si estos tintes son o no más caros que los normales. Pues sí, aunque la diferencia es poca. La mayoría de los tintes que no son en mousse de marcas comerciales habituales cuestan alrededor de cuatro euros, dependiendo de la tienda donde los compres. Sin embargo, los tintes espuma rondan entre los seis y los nueve euros, en esas mismas marcas.

Hoy en día puedes encontrar este formato de tinte en la mayoría de las marcas destinadas a comercializar productos de coloración del cabello. Así, existen tintes en mousse o espuma en marcas como L'Oreal, Garnier o Schwarzkopf.

Te puede interesar