Menú
Cuidados básicos a partir de los 50

CUIDATE

Cuidados básicos a partir de los 50

A partir de los 50 el cuerpo de la mujer tiende a cambiar. ¿Qué cuidados tiene que llevar una mujer para mantenerse perfecta?

¿Qué cuidados hay que tener a los 50? ¿Qué cuidados hay que tener a los 50?

Uno de los mayores cambios físicos que se dan en la vida de la mujer es a partir de los 50 años. El cuerpo empieza a experimentar una serie de cambios clave para los cuales debemos estar preparadas si queremos continuar con una buena calidad de vida.

Por qué cuidarse

Hay que tomar conciencia de que a partir de los 50 años de edad, nuestro cuerpo va a sufrir una serie de cambios irremediables. Nuestro organismo se ralentiza y empieza a demandarnos cosas que hasta ahora no había hecho. Si no escuchamos a nuestro cuerpo y no empezamos a poner atención en seguir una rutina de cuidados, estamos poniéndonos en la cuerda floja, aumentando el riesgo de sufrir enfermedades y acelerando los procesos degenerativos de la edad.

Durante los 50 el cuerpo de la mujer experimenta unos cambios muy brucos: la perdida de masa ósea y como consecuencia, la osteoporosis asociada a la menopausia, aumento o disminución de peso, aparición o aumento de problemas visuales y cambios en la piel y el cabello. A parte de los cambios generales, es muy frecuente que a esta edad se empiecen a desarrollar cambios específicos para los que deberéis acudir a vuestro médico el cual os informará de los tratamientos a seguir.

Los hábitos que debe llevar una mujer de 50 añosLos hábitos que debe llevar una mujer de 50 años

Qué hacer para cuidarse: cuidados y hábitos saludables

Los hábitos de vida saludables son esenciales para que nuestro cuerpo acompañe a nuestra edad. Estos cuidados se deben llevar a cabo durante toda nuestra vida, pero muy especialmente a partir de los 50 años, deberemos poner más atención. Hacer ejercicio, llevar una dieta sana y rica, no fumar, no beber...son los hábitos más comunes a tener en cuenta pero a partir de los 50 empezareis a notar que estas simples tareas puede verse alteradas.

Hacer ejercicio: los huesos, la piel, se empiezan a debilitar por lo que probablemente haya que cambiar la rutina de ejercicios que hasta ahora se tenía. Será mejor caminar que correr. Una buena manera de crear el hábito de hacer ejercicio es elaborar una tabla y proponerse hacerla todos los días a la misma hora.

Dieta equilibrada: El cuerpo de un adulto con 50 años, consume menos energía que el de una persona de 30 años. Si queremos evitar un gran aumento de peso, debemos tener esto en cuenta. La osteoporosis es uno de los síntomas más propios de esta edad y para combatirla debemos proporcionar a nuestro cuerpo aportes extra de calcio y vitamina D además de los tratamientos que nuestro doctor nos aconseje.

Las mujeres especialmente sufren más los cambios físicos que se dan a esta edad. Se sufren cambios en la piel , como por ejemplo las temidas arrugas, o en el pelo, el cual va perdiendo fuerza, se vuelve más fino y las uñas, las cuales se vuelven más frágiles y crecen más lentamente. Ante estos cambios, lo que debemos hacer es saber envejecer de la mejor manera posible. Las arrugas formarán parte de nosotros.

Si no vences a tus enemigas, únete a ellas: las arrugasSi no vences a tus enemigas, únete a ellas: las arrugas

Para hacer frente a las arrugas hay diferentes técnicas de cirugía que os ayudarán a parecer más jóvenes pero sin duda la mejor manera de no tener arrugas es prevenirlas y eso se consigue una vez más, llevando hábitos de vida saludable y unos simples cuidados diarios.

Existen también infinidad de cremas faciales y corporales. Las cremas anti-arrugas pueden ayudar a mantener la piel más hidratada y hacer de efecto preventivo. Además hay cremas específicas de cada edad. También, a parte de las cremas, existen tratamientos específicos sin cirugía que pueden ayudar a mejorar nuestra apariencia.

En cuanto a las uñas y el pelo, es muy importante otra vez la alimentación, aun más si cabe en estas edades. Nuestro cuerpo será el reflejo de lo que comemos.

También existen tratamientos que ayudan a que nuestras uñas luzcan fuertes y a evitar pérdidas repentinas de cabello.

Algunos cambios serán inevitables pero en nuestra mano está el ponerles freno cuanto antes. Disfrutar de la vida es el premio.

Te puede interesar