Menú
Los enemigos de tu piel: evita envejecer prematuramente

FACTORES NEGATIVOS

Los enemigos de tu piel: evita envejecer prematuramente

Fumar, beber, trasnochar y exponerse al sol son algunos de los factores negativos que más influyen sobre nuestra piel.

Los enemigos de tu pielCuida tu piel

Los productos estéticos no son milagrosos. Ayudan a matener la piel sana, brillante y joven, pero algunos hábitos de vida o falta de higiene hacen que tu piel se estropee. Desde Bekia Belleza te explicamos cuáles son esos factores que deberías evitar o tener en cuenta si no quiere aparentar algunos años más de los que tienes.

Tabaco, alcohol y trasnochar: los enemigos de tu piel

Sin duda alguna, si el tabaco y el alcohol perjudican a nuestro organismo, también son desaconsejables para la salud de nuestra piel. Fumar promueve la aparición de arrugas prematuras y resta luminosidad a tu piel y 'las copas' la inflaman y aceleran el proceso de envejecimiento.

Por su parte, alcohol y tabaco se asocian habitualmente con el mundo de la noche. Pues trasnochar también es perjudicial para tu piel porque cuando duermes se produce la renovación celular, por lo que si reduces tus horas de sueño, ese proceso irá má lento, con todos los efectos negativos que ello conlleva.

Brochas para maquillarBrochas de maquillaje
No obstante, si piel sufre tanto de noche como de día. Así, el sol es uno de los peores enemigos de la piel. Siempre tienes que aplicarte crema protectora, y más aún si tu intención es tomar el sol para broncearte. Y es que corres el riesgo de que los rayos ultravioletas quemen tu piel y aparezcan granos, manchas, irritaciones y con el paso de los años puedes llegar a sufrir incluso cáncer de piel.

Exfoliar sí, pero sin excederse

Junto a estos factores externos, -a los que habría que añadir que es necesario hacer ejercicio para favorecer el flujo de sangre por el cuerpo-, es necesario que sigas unos hábitos de limpieza con sus productos de belleza.

Así, la exfoliación, tal y como ya te contamos, es una cuidado imprescindible y necesario para tu piel. Ahora bien, si limpias tus poros más de dos veces a la semana puede terminar siendo contraproducente llegando a irritarse.

Y, por último, una cuestión higiénica: las brochas y esponjas que utilizamos para maquillarnos deben estar siempre limpias. Del mismo modo que eliminamos el cabello que se acumula en los cepillos y peines, es necesario que cada cierta tiempo -dos o tres semanas- laves los utensilios de maquillaje. Así evitarás la aparición de molestos y antiestéticos granitos y espinillas o, algo mucho peor, una alergia.

Te puede interesar