Menú
Cómo maquillarse para ocultar una cicatriz
Cómo maquillarse para ocultar una cicatriz

TRUCOS DE BELLEZA

Cómo maquillarse para ocultar una cicatriz

A veces es difícil ocultar esas pequeñas marcas o cicatrices en el rostro. Aquí te dejamos algunos consejos para maquillarte estas zonas y lucir un rostro perfecto.

El maquillaje puede ser fácil o complicado, depende de la habilidad de cada uno y del efecto que se busque. También los rasgos faciales de cada uno implican el grado de dificultad de su aplicación. Pero la cosa se vuelve más especial si se trata de ocultar una cicatriz, además de querer aportarle al rostro un aspecto más natural, sin que se note que tratamos de ocultar la marca.

Pasos previos

En el caso de querer tapar una cicatriz que todavía es una herida abierta, lo mejor es evitar aplicar cualquier tipo de maquillaje. Podría suceder que se infectara y entonces sería peor. Por eso debemos estar seguros de que todavía podemos ocultar la marca o no.

Para presentar un rostro iluminado y fresco, sin rastro de imperfecciones en la piel, lo mejor es saber aplicar correctamente el maquillaje. El truco consiste en conocer los puntos fuertes del rostro a través de nuestros rasgos. A estos habrá que darles luminosidad para que resalten, aunque también debemos oscurecer un poco las zonas que menos queramos que destaquen, para que así potencien a su vez las partes iluminadas.

Lo primero que hay que hacer es limpiar bien el rostro antes de maquillar y aplicar una crema hidratante o pre baseLo primero que hay que hacer es limpiar bien el rostro antes de maquillar y aplicar una crema hidratante o pre base

No debemos extender mucha cantidad de maquillaje, ya sea en la base, en los polvos, para las sombras o en el caso del colorete. Si lo que buscamos es un acabado natural, debemos apostar por los tonos más relajados y una cantidad menos abundante, para que no acabemos con el rostro recargado.

Limpiar antes de maquillar

Antes de aplicar cualquier tipo de maquillaje, siempre aparece la importancia de lucir una piel convenientemente limpia y cuidada. Lo primordial es utilizar un desmaquillante de calidad, para que la piel no sufra más de lo necesario, así como evitar rojeces o alergias. También hay que aplicar una crema hidratante o una pre base que refresque la cara, sin que esta tenga una textura muy líquida para que el maquillaje se acople bien después.

La importancia del corrector

El corrector podemos echarlo antes o después de la base, aunque dependerá también del tipo de cicatriz. Si esta es pequeña y tiene un tono más claro podemos esperar a aplicar el corrector, mientras que si es más grande o llamativa por su tonalidad, debemos disimularla antes y disimular después con la base de maquillaje habitual.

El corrector debemos aplicarlo a lo largo de la cicatriz, pero sobre todo hacer más hincapié en los bordes. Aplicando un poco en el límite de la marca, después iremos extendiendo el contenido por el centro de la cicatriz y también hacia afuera, para luego igualar más fácilmente la zona y que no se quede una marca del lugar de la cicatriz.

Elegir una base de un tono parecido al tuyo es muy importante para conseguir uniformidad en la pielElegir una base de un tono parecido al tuyo es muy importante para conseguir uniformidad en la piel

Podemos aplicar un corrector de color verde específico para estos casos sobre las manchas o imperfecciones que tengan un aspecto más rojo, como el acné o las cicatrices más recientes creadas por quemaduras, por ejemplo. En cambio, si son marcas oscuras podemos optar por una base de maquillaje con un tono más claro, para restar color y conseguir que luego se iguale al del resto de la cara.

Para el resto de cicatrices más comunes puedes aplicar un poco de corrector, como el que utilizamos para las ojeras. Eso sí, al ser de un tono más claro no hay que excederse con la cantidad, sino provocaríamos que la atención se centrara en ese foco. Este puedes extenderlo con los dedos, para que cree un efecto más natural sobre la cicatriz.

Escoger la base perfecta

La base de maquillaje no tiene ningún misterio, ya que se debe escoger una base de tono parecido al tuyo. Eso sí debe ser de una textura líquida, para que luego no quede un aspecto rugoso, y sí más natural a tu cutis. Con ayuda de una brocha específica para el uso, extenderemos de manera igual la crema por todo el rostro, haciendo que la cicatriz quede oculta bajo una fina capa de esta base.

Los polvos para disimular

Debemos aplicar unos polvos que cuenten con una tonalidad más oscura que la tuya, para que el juego de luces y sombras que vayamos a crear en el rostro cree un resultado más natural. Este se consigue aplicando los polvos en las zonas estratégicas -pómulos, frente y barbilla-, donde queramos dar más profundidad y con los que contornearemos nuestro rostro.

Los polvos deben distribuirse en zonas estratégicas como los pómulos, la frente y la barbillaLos polvos deben distribuirse en zonas estratégicas como los pómulos, la frente y la barbilla

Este polvo debe estar sobre la cicatriz también, pero debes aplicarlos de manera que no quede una mancha compacta, sino como una extensión más del maquillaje. Para ello debemos tener otra brocha específica para este tipo de maquillaje.

Lo mejor es escoger entre paletas beige o crema, que tienen toda una infinidad de acabados que se pueden adaptar a ti. Estos son perfectos para todo tipo de piel, desde las más claras a las más oscuras. También son ideales para mantener la luminosidad y resaltar nuestros rasgos de manera más sofisticada.

Un colorete discreto

Finalmente, podemos aplicar un poco de colorete sobre la zona de los pómulos, resaltando un poco la barbilla, el puente de la nariz y la frente, pero sin mucho color. Si la cicatriz está en alguna de estas partes, lo mejor es seleccionar una tonalidad de blush clara, sin necesidad de que sea muy rosa o roja.

Productos específicos

Si quieres eliminar de manera permanente la cicatriz, puede que haya una solución más adecuada. Hay cremas faciales que te permiten disimular este tipo de marcas, aunque son bastante caras y su efecto tarda algo de tiempo. Siempre y cuando se pueda aplicar a tu situación y al tipo de cicatriz que tengas, un experto te puede ayudar a encontrar el tipo de crema que más se adecúe a ti.

En el caso de la incidencia de los rayos en tu piel, la cicatriz debería estar siempre protegida por una crema solar específica o de nivel medio, para que no se agrave el problema. El propio maquillaje ayuda a que el sol no incida tanto en la cicatriz, protegiéndola de manera superficial para el día a día.

Te puede interesar