Menú
5 consejos para rejuvenecer el cutis
5 consejos para rejuvenecer el cutis
UNA PIEL SANA

5 consejos para rejuvenecer el cutis

Todas las técnicas y fórmulas que necesitas saber para lucir un cutis perfecto este verano.

El secreto de la juventud eterna es algo que ha intrigado a la sociedad desde hace siglos y, a día de hoy, sigue haciéndolo. Cada vez es más fácil mantener el rostro joven, aparentar menos años de los que se tiene y presentar un cutis propio de 10 0 15 años antes. Sin embargo se suele tratar de fórmulas y técnicas costosas. Hay operaciones quirúrgicas y tratamientos de belleza muy efectivos, pero también muy caros.

No están al alcance de cualquier mujer que quiera quitarse algunos años de más y, de paso, mejorar el aspecto de su rostro.

Sin embargo, la sabiduría popular ha avanzado mucho en lo que a trucos de belleza se refiere y hay algunas cosas que se pueden hacer sin dejarse el dinero en cosméticos costosos ni mucho menos pasar por quirófano.

En Bekia hemos indagado cuáles son esas cosas que se pueden hacer, incluir dentro de la rutina de belleza y del estilo de vida y conseguir buenos resultados casi sin darse cuenta. Estos son los cinco consejos clave para rejuvenecer el cutis y que el paso de los años no se note en tu rostro.

Es importante tener una buena hidratación de la pielEs importante tener una buena hidratación de la piel

Buena hidratación

Es uno de los grandes secretos de belleza de cualquier mujer. Es importante tener una buena hidratación de la piel con 20 o 30 años, pero según vamos acumulando décadas se vuelve cada vez más importante, hasta ser fundamental. De ahí que sea interesante introducirla en nuestra rutina diaria, para que no nos cueste esfuerzo hacerlo y para que, cuando lleguemos a los 40 o 50 años, nuestro cutis esté en buenas condiciones.

¿En qué consiste hidratar el rostro? En aportarle toda la que se necesita y eso se consigue a través de la crema hidratante que debemos usar a diario. Pero no sólo se trata de aplicarla, sino que eso ha de hacerse sobre un rostro limpio, para un mejor funcionamiento. Ambas acciones deben coordinarse y realizar a diario, tanto a primera hora de la mañana como a última, antes de acostarse y después de retirar el maquillaje.

Existen multitud de cosméticos hoy en día en el mercado que se adaptan a las necesidades de cualquier tipo de cutis, de ahí la importancia de elegir el producto que mejor se adapte a tus necesidades. Prueba cuantos sean necesarios hasta conseguir los que mejor le van a tus cutis. Y aunque no siempre lo tenemos en cuenta es importante recordar que el agua es una forma de hidratarnos, tanto por dentro como por fuera. No olvides beber dos litros al día.

Dieta antioxidante

Siempre hablamos de que lo que comemos repercute en nuestra aspecto exterior y no, no me estoy refiriendo a tener más o menos peso. Lo que comemos y bebemos se refleja en nuestro rostro. Los productos más grasientos favorecen la aparición de espinillas y si lo que buscamos es una piel rejuvenecida lo que debemos hacer es tomar productos antioxidantes.

Los arándanos son el alimento con el poder antioxidante más elevado, así que si lo que quieres es rejuvenecer el rostro es interesante que lo incorpores a tu dieta. El té verde tiene tiene un fuerte poder antioxidante, por lo que es muy recomendable su consumo. Además, al igual que el resto de infusiones, al tomarlo estamos bebiendo agua.

Lo que comemos repercute en nuestra aspecto exteriorLo que comemos repercute en nuestra aspecto exterior

Mascarillas caseras

Los alimentos pueden ayudarnos a mantener joven nuestro rostro cuando los incluimos dentro de nuestra dieta. Pero no sólo eso. También podemos aprovechar sus beneficios para utilizarlos dentro de nuestros tratamientos de belleza. Si te fijas en los componentes de los cosméticos antienvejecimiento descubrirás que muchos de ellos aprovechan las frutas.

No hace falta que te compres esos tratamientos de belleza, puedes hacerlos tú misma en casa. Las mascarillas caseras son igual de beneficiosas, a veces más, que las que se venden en los centros de belleza, así que por qué no elaborarlas en casa. La piña, la calabaza o la papaya son algunos de los alimentos con enzimas que favorecen el rejuvenecimiento.

Lo mismo ocurre con la miel o el aguacate, en este caso productos más grasos que favorecen que el cutis recupere la elasticidad que se pierde con el paso del tiempo. Por lo general basta con mezclar estos productos con yogur natural para extenderlo sin mayor problema por el rostro. También se les puede añadir avena para conseguir un efecto exfoliante al aplicar y retirar la mascarilla.

Tratamiento con hielo

Y hablando de tratamiento casero, ¿sabías que el hielo puede hacer que la piel de tu rostro parezca más joven? Es uno de esos remedios que se puede poner en práctica y que no cuesta dinero. Basta aprovechar los cubitos de hielo que todos solemos tener en el congelador. Es una práctica muy extendida en Asia y que se ha ido introduciendo en los últimos años en los países occidentales. Consiste, básicamente, en aplicar el hielo sobre el rostro para tonificar y rejuvenecer la piel.

Se puede aplicar todos los días, aunque vaya por delante que quizás durante el invierno no es de lo más apetecible. Antes de empezar limpia el rostro correctamente, saca el hielo del congelador y colócalo sobre un paño limpio, como si fueras a aplicarlo en una lesión. Colócalo sobre las distintas partes de la cara, pero nunca has de poner el hielo en contacto directo con la piel, porque resultaría demasiado agresivo. Realiza movimientos circulares -igual que cuando te aplicas crema hidratante- durante 15 minutos y pasando por toda la cara. Después seca y aplica tu hidratante.

No hay nada que envejezca más el rostro que una piel excesivamente bronceadaNo hay nada que envejezca más el rostro que una piel excesivamente bronceada

Evitar tomar el sol directamente y sin protección

El primer consejo era uno de aplicación a cualquier edad y con el último pasa algo parecido. No hay nada que envejezca más el rostro que una piel excesivamente bronceada. Hay que tener en cuenta que si tomas mucho el sol favoreces la aparición de arrugas, lo que delatará tu edad, cuando no te suma aún más años a la cuenta.

Por eso es recomendable no tomar en exceso el sol y hacerlo siempre, siempre con precaución. Nunca salgas de casa, ni siquiera en verano, sin protector solar -numerosas cremas hidratantes y maquillajes lo traen incorporado. Aplica no sólo crema con un elevado nivel de protección, sino que puedes evitar que el sol te dé directamente en la cara tapándola o usando sombreros. Usa un factor de protección elevado, nunca por debajo de 30. De hecho lo más recomendable es usar una crema solar específica para el rostro, diferente a la que usas para el resto del cuerpo. No te olvides de aplicarla también en el cuello, cuya piel es muy sensible y sufre un envejecimiento prematuro.

Te puede interesar