Menú
Cómo maquillarse para comer en familia en Navidad
Cómo maquillarse para comer en familia en Navidad
MAQUILLAJE NAVIDEÑO

Cómo maquillarse para comer en familia en Navidad

Si quieres ser la envidia en las comidas de Navidad, sigue estos consejos para lograr un maquillaje discreto que potenciará tus rasgos.

En Navidad se presentan las reuniones de empresa, amigos y familiares más importantes y de las que se llevan meses preparando su comida o cena. Y para ir perfecta a cada una de ellas, el maquillaje debe estar adecuado a la necesidad de cada acto en concreto. En este caso, el maquillarse para la comida de Navidad en familia debe ser natural y poco recargado, para no desentonar con la intimidad del evento.

Una sesión de maquillaje infalible

Como ocurre en cada ocasión en la que haya que maquillarse, nuestro rostro debe estar preparado convenientemente. Para ello, es importante eliminar los restos de suciedad adheridos a nuestra piel durante la jornada anterior. Lo mejor es hacerlo por la noche con tónicos, limpiadores, exfoliantes...  

Limpieza de rostroLimpiez de rostro

Cada uno puede escoger entre su rutina de belleza que mejor le funcione. Aunque es imprescindible que antes de maquillarse se vuelva a repasar el rostro, para terminar de limpiar bien la piel y dejar una base perfecta. Además, una buena hidratación debe hacerse antes de acostarse y como prevención al maquillaje que aplicaremos a continuación.  

Para empezar, la base que utilicemos de diario será la ideal para un maquillaje natural, ya que nos devolverá una piel lisa y sin imperfecciones. Las que mejor funcionan para el caso son aquellas que contienen una fórmula líquida y que están libres de brillos gracias a su efecto mate.  

Base líquidaBase líquida

Por otro lado, el corrector es un utensilio de maquillaje que podemos aplicar antes o después de esta base, y que nos servirá para la misma finalidad: eliminar las imperfecciones. En este caso, lo aplicaremos sobre la base de los ojos para eliminar la tonalidad violácea de las ojeras y sobre las zonas que queramos disimular más. Es más, al ser una comida de Navidad, la luz natural incidirá más sobre los puntitos o las manchas que tengamos, por lo que el corrector se convierte en un infalible.  

A continuación, aplicaremos los polvos traslucidos para terminar de eliminar los brillos de la piel, dar color a nuestro cutis e igualar el maquillaje. Mientras que, si nos decantamos por los bronceadores, estos nos ayudarán a contornear mejor la forma de nuestro rostro. El iluminador, en conjunto con este último, nos permitirá resaltar aquellas zonas que prefiramos destacar mientras que se ocultan las otras con el polvo oscuro.  

En cuanto a la zona de los ojos, el lápiz, el rizador y la máscara de pestañas deben ser discretos. Es decir, que para maquillarse para la comida de Navidad en familia es preferible seleccionar unas sombras neutras y claras, para reservar las que tengan un efecto cremoso o las de acabado metalizado para la noche. Y lo mismo ocurre con los labios, que se perfilarán para que el color aguante más durante la comida, pero mejor si es en un rosa chicle o nude.  

Finalmente, un ligero toque de rubor en las mejillas de manera natural, es decir, sin rosas fuertes sino más bien melocotón, terrosos o rosas muy claros para simular un color propio. Así pues, este maquillaje debe ser, muy sencillo pero cuidado para que parezca lo más natural posible.

Colorete discretoColorete discreto

Los colores de la Navidad

Es importante mantener la sintonía clásica de colores oscuros para la noche y claros para el día, ya que así podemos mantener siempre una cierta relación entre la ropa de fiesta y la de comidas familiares, respectivamente. En este caso, apostar por un maquillaje sencillo y sin demasiado colorido fuerte es la mejor estrategia de belleza.  

Entre las tonalidades claras, las que tienen un acabado nude o pertenecen a la familia de los terrosos son las que mejor acompañarán a tus estilismos a la hora de maquillarse el rostro. Además, acompañado de un vestuario práctico para una comida en familia, estos completarán el look perfecto.  

Eso sí, entre todas las variedades que hay, hay que saber escoger siempre entre aquellas que mejor nos sienten, dependiendo de nuestro tono de piel. Por ejemplo, los cutis más claros pueden elegir entre los acabados terrosos o los dorados claros, mientras que a los rostros más oscuros les sentarán mejor los tonos melocotón o los rosas pastel como colorido. Esto sirve tanto para las sobras de ojos como para los labios y las mejillas.

Maquillaje doradoMaquillaje dorado

Maquillaje sin muchos efectos

Descartaremos los ahumados más llamativos y oscuros, por lo que se pueden crear degradados más sencillos con las sombras claras para los ojos. Es importante maquillarse los párpados móviles con la tonalidad escogida sobre la parte central y juntar con otra de acabado más claro, como un poco de blanco, gris perla o dorado por la parte alta del ojo.  

Se aplicarán en poca cantidad y con trazos muy ligeros, con cuidado de que no queden manchas de color ni las franjas con las que hemos marcado los colores sobre los ojos. Tampoco hay que intentar abarcar todo el párpado, sino solo el centro y difuminar en las partes externas para que no se note el corte de color y se funda con nuestro color natural.  

Con el lápiz de ojos intentaremos lo menos posible. Para ello pintaremos una línea muy fina sobre la base de las pestañas, principalmente las de arriba para agrandar la mirada y que no se nos vea un ojo muy recargado, sino limpio y menos maquillado. Añadiremos un poco de amplitud con el rizador y la máscara de pestañas negra.  

Raya del ojo finaRaya del ojo fina

Los labios se delinearán de manera sencilla, sin marcar de manera excesiva el arco de cupido, que es el pliegue superior del labio que da forma a la boca. El relleno lo haremos con un efecto mate, ya que el acabado gloss es preferible para maquillajes más elaborados y menos naturales, además de que tiende a irse con la comida, por lo que estaríamos retocando cada dos por tres la boca para mantener el efecto de los labios siempre perfectos.  

Por último, las mejillas se pintan hacia adentro o hacia afuera, dependiendo de la forma de nuestro rostro. Si es alargado lo haremos marcando el pómulo en su parte externa y pintando hacia adentro, mientras que los rostros más redondeados los marcaremos desde dentro hacia afuera. Y siempre con trazos rectos y firmes, para que acabe pareciendo un efecto natural.  

Artículos recomendados

Comentarios