Menú
Prevenir y curar las llagas en la boca

REMEDIOS CASEROS

Prevenir y curar las llagas en la boca

Las llagas o aftas se asocian a la falta de higiene bucal, pero también se deben al estrés, la falta de vitaminas, los cambios hormonales o la dieta.

Es muy importante cuidar la higiene bucal para prevenir la aparición de llagas Es muy importante cuidar la higiene bucal para prevenir la aparición de llagas

Las llagas en la boca son como una especie de quemaduras con el centro blanquecino y un borde rojo que es la parte que más molestias produce. Son más comunes de lo que creemos y también se conocen con el nombre de aftas. Aparecen de repente en la boca y producen molestias que escuecen durante varios días y afectan a la belleza de boca y labios.

Aunque por su dolor, en muchos casos suele causar preocupación en quien las padece, las llagas en la boca desaparecen a los días sin dejar ni rastro, ni manchas, ni marcas.

Muchas veces, las llagas o aftas se asocian a los herpes o infecciones en la boca pero esto no es así, ya que aunque aparecen de forma parecida a los herpes, los motivos no son los mismos.

¿Por qué salen llagas en la boca?

Las llagas que aparecen en la boca o labios se asocian de manera general a la falta de higiene bucal pero, aunque puede ser uno de los motivos, hay muchos más desencadenantes que las producen. Como por ejemplo lesiones bucales tras ir al dentista, el estrés, la falta de vitaminas (concretamente hierro, vitaminas B y ácido fólico), los cambios hormonales y la alergia a alimentos.

Su aparición también se debe a infecciones virales que afectan a la boca y se manifiestan en forma de llagas o aftas como mecanismo de defensa del organismo. Las defensas bajas son también uno de los desencadenantes más comunes.

Apariencia de una llaga bucal en el interior del labio Apariencia de una llaga bucal en el interior del labio

Además las mujeres son más propensas a la aparición de estas llagas sobre todo en los periodos de menstruación y durante el embarazo, ya que suelen tener tendencia a padecer anemia y alteraciones bucales como estas molestas heridas.

En definitiva, la higiene bucal es imprescindible pero no es el único motivo por el cual aparecen estas molestas llagas. Aunque también hay que tener cuidado porque aunque una limpieza bucal es esencial para la prevención de estas heridas, hacerlo de manera agresiva también es un desencadenante de la aparición de las llagas.

Consejos para prevenir las llagas en la boca

Para prevenir la aparición de las molestas llagas lo esencial es llevar una dieta saludable. Sobre todo aquellos alimentos ricos en vitaminas e hierro ya que la falta de estos son una de las grades causas de la aparición de las llagas. Por tanto, conviene tomar alimentos ricos en proteínas tanto vegetales como animales.

La vitamina B2 es esencial para la prevención llagas y para la salud y belleza de cualquier mujer puesto que la falta de esta vitamina produce grietas en las comisuras de los labios y otras afecciones de la piel. Esta vitamina se puede encontrar en diversos alimentos pero sobre todo en la leche. Así que el consumo de leche debe estar muy presente en la dieta ideal para prevenir estas heridas bucales.

Apuesta por los enjuagues bucales para evitar la aparición de llagas Apuesta por los enjuagues bucales para evitar la aparición de llagas

También es conveniente incorporar a la dieta saludable las carnes rojas y blancas, el pescado, los lácteos y los huevos. Por otro lado, el ácido fólico, también esencial para prevenir las llagas, y este se puede encontrar en verduras de hoja verde, lentejas, habas y guisantes.

Además de una dieta saludable y rica en los alimentos anteriormente citados, que es necesaria tanto para la prevención de enfermedades como para mantener y cuidar la belleza, también es esencial una buena hidratación ya que para evitar estas llagas o heridas las paredes de la boca deben estar hidratadas en todo momento.

No hay que olvidar tampoco tener cuidado con los alimentos que se consumen, ya que no es recomendable llevarse a la boca alimentos muy calientes y duros.

También es básico mantener la higiene, no llevarse objetos a la boca, puesto que pueden estar infectados o provocar heridas. Y mantener la boca desinfectada con enjuagues de colutorio que ayudan a evitar virus y bacterias.

Cómo curar las llagas en la boca

En la gran mayoría de los casos, las llagas o heridas bucales desaparecen de forma espontánea y por si solas después de unos días, es decir, se curan sin el uso de ningún tratamiento y sin dejar marcas en la boca o los labios. Por lo general, el dolor va disminuyendo progresivamente en unos días y como mucho a las dos semanas no queda ni rastro de estas heridas.

Las llagas en la boca y labios pueden curarse con aloe vera Las llagas en la boca y labios pueden curarse con aloe vera

Sin embargo, si aparece una llaga muy dolorosa o muy visible, se puede recurrir a una serie de remedios que aceleran el proceso de cura de las llagas o aftas. Alguno de ellos son los enjuagues con agua, sal y bicarbonato, aplicar sobre las llagas una mezcla de agua y agua oxigenada con un algodón, y enjuagues bucales suaves con cualquier colutorio que se comercializa.

Otro de los remedios que puedes utilizar para disminuir el dolor que producen las llagas en la boca, es poner de manera directa la pulpa de una hoja de aloe vera.

El aloe vera, aparte de ser una planta ligada desde la antigüedad a la conservación de la belleza natural, es una planta con muchas propiedades; entre ellas, la cicatrización y reconstrucción de heridas.

Además aunque no está muy extendido, el uso del aloe vera en la boca aporta muchas soluciones a las llagas, herpes, grietas en los labios, úlceras bucales, inflamaciones e irritaciones debidas al uso de dentaduras postizas y ortodoncias e incluso tras la extracción de un diente o muela.

La aplicación del aloe vera se recomienza que se realice 15 minutos después de cepillarse los dientes puesto que el dentífrico y el flúor pueden anular el efecto de la misma. Se debe mantener durante cinco o diez minutos y tras esto el dolor disminuye.

Si esto no sucede así, y además si las llagas salen de manera habitual a pesar de seguir las pautas de prevención, lo más conveniente es acudir a un médico.

Te puede interesar