Menú
Beneficios de la leche de magnesia
Beneficios de la leche de magnesia
TODO VENTAJAS

Beneficios de la leche de magnesia

El uso de leche de magnesia es cada vez más frecuente por la cantidad de beneficios que posee, no solo como cosmético.

La leche de magnesia es un producto que no solo se utiliza en beneficios cosméticos, sino que sirve también para calmar dolores de estómago, funciona como un potente laxante y atiende a otras necesidades cutáneas. Pero, sobre todo, ayuda a mantener unos buenos niveles de vitaminas y minerales esenciales, ya que su composición permite utilizarla en las dietas con tan solo una cucharada al día.

Propiedades de la leche de magnesia

Este producto es similar a la leche, ya que su color es blanquecino y su textura líquida tiende a ser un poco más viscosa. Pese a ello, el sabor dista mucho de los lácteos, aunque también posee grandes propiedades nutritivas en cuanto a su contenido de vitaminas y minerales tan beneficiosos para el bienestar físico y mental.

Primeramente, nos encontramos con un alto contenido en vitamina A que ayuda a mejorar la apariencia y la propia regeneración de la piel, entre otras muchas propiedades regenerativas y de desarrollo. Seguidamente, la vitamina B también tiene un porcentaje en su composición, por lo que beneficia a la hora de prevenir posibles enfermedades y de controlar el cáncer de colon. También está la vitamina C entre sus componentes, por lo que se asegura un sistema antioxidante natural.

Es muy buena para la piel, por lo que puedes hacer mascarillas con ellaEs muy buena para la piel, por lo que puedes hacer mascarillas con ella

Finalmente, el fósforo es uno de sus principales minerales. Gracias a él, el desarrollo del aprendizaje y un mantenimiento de la memoria están más asegurados. Este componente nutritivo es el que se puede encontrar en otros alimentos propios de la dieta sana y saludable diaria, tales como el queso, el sésamo, el maíz, los piñones, el arroz, las avellanas, las almendras, los pistachos, el salmón o el hígado de algunos animales.

Beneficios internos

Para empezar, la leche de magnesia tiene unas propiedades curativas que son buenas para tratar los gases intestinales. Con una cucharada al día y tras las comidas, este producto alivia los ardores producidos por las comidas más copiosas. Por la misma razón, permite que la digestión se haga mejor, ya que evita que los ácidos propios del estómago nos causen dolor.

Ayuda a tu sistema digestivoAyuda a tu sistema digestivo

Además, siguiendo con el proceso digestivo, la leche de magnesia cuenta entre sus beneficios más destacados el hecho de funcionar como un potente laxante. Por lo tanto, cubriría las necesidades básicas para mantener a raya la hinchazón de barriga y no acumular grasas. Así que, con solo un poco al día, este líquido puede ayudarnos a mejorar nuestro sistema digestivo.

Perfecta para las dietas

Puesto que la leche de magnesia se compone principalmente de hidróxido de magnesio, que es su nombre más técnico, este producto es perfecto para sumar a las dietas. Pero no solo por eso es beneficioso, sino que también ayuda el hecho de no contener apenas carbohidratos ni grasas trans propias de otros alimentos precocinados.

En todo caso, al poseer una textura parecida a la de la leche y de poseer un sabor algo dulce, aunque no mucho, puede añadirse como condimento a ciertas comidas y bebidas. Lo más común es añadirlo en los batidos naturales, ya que evita tener que utilizar azúcar u otros productos endulzantes y que entrarían en conflicto con la propia dieta o las comidas sanas y saludables.

Propiedades curativas

Por lo que respecta a sus beneficios externos, la piel es una de sus principales favorecidas y en la que mejor se notan sus efectos curativos. Pero no solo por sus propiedades estéticas, que ayudan a mantener una piel sana y limpia, sino también por el desarrollo de una mejora a la hora de curar heridas y herpes faciales, aliviar el dolor de las rozaduras e irritaciones producidas por la propia piel -como en el caso de los bebés con el pliegue de los pañales- o el hecho de prevenir manchas producidas por quemaduras o cicatrices.

Uno de los mayores beneficios de la leche de magnesia es que ayuda a cicatrizar de manera limpia las heridas, por lo que evita que se queden algunas marcas como las cicatrices más pequeñas o menos notables. A su vez, se puede utilizar para aliviar y mejorar la situación los herpes faciales de nariz y los que salen en la zona de los labios.

Cura heridas y herpesCura heridas y herpes

La leche de magnesia es ideal también para tratar las manchas que se quedan en el rostro tras episodios graves de acné, las marcas características que se traslucen sobre la piel de las personas diabéticas y las estrías que aparecen en la zona del abdomen, el pecho y los flancos tras el parto. Aplicadas con cuidado y de manera conveniente, puede servir para eliminar o disimular estas molestas cicatrices. A pesar de ello, para este tipo de casos es mejor consultar con un especialista, ya que la leche de magnesia tiende a resecar un poco, por lo que puede no ser conveniente para todos.

El mejor tratamiento facial

En el ámbito de la cosmética, la leche de magnesia funciona como un perfecto limpiador natural de la piel. Mediante una mascarilla realizada a base de este componente y consiguiendo una textura más espesa para que se adhiera bien a la piel durante el tratamiento facial, este producto ayuda a que el cutis reluzca y se eliminen los restos de grasa sobrante que segrega la propia piel de manera totalmente natural.

Pero, eso sí, a la hora de realizar este tipo de tratamientos caseros o profesionales, lo mejor es que solo se haga sobre las pieles más grasas ya que tiende a resecar un poco el cutis. Por lo tanto, al finalizar la mascarilla es conveniente que se aplique una crema hidratante poco agresiva, para que el rostro vuelva a recuperarse. A su vez, este tipo de tratamientos son compatibles con aquellos que buscan una solución al acné.

Además, la leche de magnesia cuenta con unas propiedades muy buenas a la hora de cerrar los poros. Aunque no los tapa del todo, sí que consigue que estos disminuyan su tamaño, evitando así que penetren más agentes externos y el sudo o la grasa segregada por la propia piel, ayudando a que la piel permanezca durante más tiempo limpia y sin manchas, puntos negros, granitos o espinillas.

Te puede interesar