Menú
¿Dónde aplicar el perfume?
¿Dónde aplicar el perfume?

LA MEJOR FORMA

¿Dónde aplicar el perfume?

A la hora de aplicarnos un perfume debemos tener en cuenta dónde aplicarlo así como considerar si nos puede suponer algún efecto secundario.

A través de los sentidos sabemos que hay muchas características que pueden definir a una persona positiva o negativamente. Si pensamos en el olfato, la primera que nos viene a la mente es el olor corporal. Aunque la higiene regular es lo más importante, contamos con cantidad de productos con tal de oler mejor. El más destacado entre todos estos es el perfume.

Existen multitud de marcas con gran variedad de olores y formas. Una vez hayamos escogido el perfume que más nos guste debemos tener en cuenta dos factores sumamente importantes: ¿puede esta colonia causarme algún efecto secundario en la piel? y, ¿dónde es conveniente aplicármela?

Componentes de los perfumes que pueden afectar a la piel

Cuando nos aplicamos el perfume en nuestro cuerpo debemos tener presente que la piel es el órgano más grande que lo compone y que debemos protegerlo como tal. Algunas marcas de colonias y perfumes utilizan componentes químicos que pueden ser altamente dañinos para nuestra salud, tanto a corto como a largo plazo.

Hay ciertos elementos que pueden generar problemas cutáneosHay ciertos elementos que pueden generar problemas cutáneos

Comprar siempre marcas fiables y, para curarnos en salud, hipoalergénicas, hará que los efectos secundarios de este producto sean menores o inexistentes. Algunas marcas de colonias contienen un componente tóxico que, si se usa en exceso, puede bloquear las glándulas sudoríferas de nuestra piel y provocar trastornos hormonales en nuestro cuerpo puesto que si utilizamos un perfume en la zona donde se encuentran estas glándulas podemos obstruir el sudor y este tendrá que salir por otro sitio, quizás menos conveniente. No solo será incómodo para ti, sino que también estarás dañando tu salud a largo plazo.

Otro ingrediente peligroso en algunos perfumes es el que en unión con otros componentes químicos puede crear problemas genéticos en uno mismo o aumentar los problemas en la reproducción, sobre todo en las mujeres.

Alergia cutánea, el problema más habitual

Un problema bastante general es la alergia cutánea según determinado perfume. Normalmente estas alergias suelen suponer: enrojecimiento de la zona donde hemos aplicado la colonia, la aparición de pequeñas manchas rojas por todo el cuerpo con el consecutivo picor de las mismas y, en casos más extremos, el hinchazón de la cara o garganta, por el cual debemos acudir inmediatamente a nuestro médico.

La alergia cutánea es el problema más comúnLa alergia cutánea es el problema más común

Algunos de estos ingredientes en la composición de una colonia que pueden causar alergias tópicas son el Eugenol, Benzyl alcohol y el Isoeugenol, entre otros muchos más. Si has sufrido alguna reacción alérgica a un perfume lo ideal sería que consultases con tu dermatólogo cuál es mejor para ti y hacerte unos test de alergias para saber cuáles puedes usar y cuáles no.

Aspirar en exceso el aroma que producen colonias y perfumes puede crearnos dolores de cabeza, migrañas intensas e incluso problemas en las vías respiratorias. Por otro lado, hay zonas de nuestro cuerpo en las cuales no deberemos aplicar nunca perfume, puesto que nos podrían generar problemas inmediatos por los cuales deberíamos acudir a las urgencias médicas lo antes posible.

Zonas del cuerpo en las que hay que aplicar perfume

Como acabamos de decir hay zonas del cuerpo en las cuales es peligroso echarse perfume, pero hay otras muchas en que no lo es. Hay muchas maneras diferentes de perfumarse. La mayoría de las mujeres lo que hacen es aplicarse unas gotitas del líquido en la parte interior de las muñecas para después frotarlas entre sí. Si queremos podemos utilizar estas muñecas humedecidas por el perfume y pasarlas por ambos lados de nuestro cuello para repartir el aroma.

Sobre la cabeza

Para los perfumes que vienen con pulverizador podemos aplicárnoslo a ambos lados de nuestro cuello o bien, cerrando bien los ojos y la boca, pulverizar a unos 20 centímetros por encima de nuestras cabezas, puesto que por la fuerza de la gravedad el perfume nos caerá encima repartidamente por nuestro cuerpo y el olor del mismo en nosotros será más intenso y duradero.

Si decides utilizar esta forma de aplicarte el perfume con pulverizador debes hacerlo en un espacio abierto y con ventilación. Intenta no respirar el fuerte olor de la colonia directamente y no abras los ojos ni la boca hasta que el perfume deje de estar en el aire.

Lo más recomendable es aplicar con cierta distancia el perfumeLo más recomendable es aplicar con cierta distancia el perfume

No es recomendable utilizar el perfume en cualquier otra parte de tu cuerpo, ya que existen una gran variedad de productos y de aroma más específicos para ciertas partes como, por ejemplo, el pelo, las axilas y el pubis.

Zonas en las que no se recomienda aplicar perfume

Cuando nos apliquemos el perfume en el cuello y estemos tan cerca del rostro debemos tener cuidado de que no entre en contacto con nuestros ojos, nuestra nariz o nuestra boca, puesto que los componentes químicos que lo componen podrían irritarnos de forma grave.

Sobre la cara

Si una pequeña cantidad de perfume entra en contacto con nuestros ojos, nariz o boca debemos enjuagarlos bien con abundante agua para que cese el escozor. No obstante, si la irritación no desaparece deberemos acudir al médico.

Las axilas

Otras zonas donde no debemos aplicarnos el perfume es, por ejemplo, en las axilas, ya que podemos bloquear las glándulas sudoríficas como hemos mencionado más arriba y eso nos podría irritar la piel y crear infecciones cutáneas. El perfume no es un aroma ideado para cubrir el sudor, sino para aportarnos una fragancia general en nuestro cuerpo aplicado de forma prudente y en pocas cantidades. Porque a nadie le gusta el que huele a sudado o el que huele demasiado a perfume.

No te apliques perfume en las axilas, la cara o los genitalesNo te apliques perfume en las axilas, la cara o los genitales

En los genitales

Por último, no aplicaremos el perfume en la zona púbica ni en los genitales, porque además de crear irritación momentánea, pueden aparecernos granitos o rozaduras por los ingredientes que conforman el perfume, como el alcohol.

Así pues, aplicaremos el perfume moderadamente y solamente en el cuello o la parte interior de las muñecas. Si nos atrevemos a pasárnoslo por encima de la cabeza, prestaremos mucha atención al contacto con los ojos, nariz y boca y lo haremos en una zona bien aireada con tal de no coger dolor de cabeza por el fuerte aroma del perfume.

Te puede interesar