Menú
Manicura francesa: uñas cuidadas y naturales

PASO A PASO

Manicura francesa: uñas cuidadas y naturales

La manicura francesa es la forma más natural de lucir unas uñas cuidadas y sofisticadas.

Manicura francesa, paso a pasoManicura francesa, paso a paso
El aspecto de las manos dice mucho de una persona. Y es que unas manos hidratadas con unas uñas limpias y cuidadas dan sensación de higiene y limpieza. Por eso hoy en Bekia Belleza te queremos dar las claves para hacerte la manicura francesa.

Nos tenemos que remontar hasta el siglo XVII para encontrar los orígenes de la manicura francesa, una técnica que se popularizó las primeras décadas del siglo XX dada su simplicidad y el aspecto de limpieza y elegancia que ofrece el resultado.

Utensilios necesario para la manicura francesa

Así, si has decidido que no quieres optar por colocarte uñas de gel o porcelana o por maquillar tus uñas con llamativos esmaltes o apostar por el 'nail art', te vamos a contar cómo hacerte la manicura francesa en tu propia casa de una manera muy sencilla. Los utensilios que necesitas son:

- Esmalte transparente para proteger las uñas.

- Esmalte blanco, a poder ser uno especial para este tipo de manicura.

- Esmalte de porcelana para hacer la manicura francesa.

- Pegatinas con forma de media luna (las venden en cualquier supermercado o centro de estética).

Manicura francesa, paso a paso

Ahora que tenemos todo los necesario, es el momento de preparar correctamente nuestras uñas para hacernos la manicura francesa: elimina cualquier resto de esmalte anterior, corta y lima las uñas con la largura deseada y, utilizando un palito de naranja, retira las cutículas.

Manicura francesaManicura francesa

Una vez realizados estos pasos previos, extiende el esmalte transparente sobre tus uñas para protegerlas y además fomentar un poco más la duración de la manicura. A continuación, y después de esperar unos minutos hasta que esté completamente seco el pintauñas, coloca las pegatinas en la punta de las uñas, en el filo de la línea blanca.

Con mucho pulso, paciencia y sin prisas, 'pinta' con el esmalte blanco la punta de las uñas (extiende únicamente una capa). Déjalo secar por completo y retira las peganitas. Y, para terminar, aplica el esmalte de porcelana por toda la uña; también sólo una capa.

Te puede interesar