Menú
Beneficios de la parafina en la piel
Beneficios de la parafina en la piel

TODO BENEFICIOS

Beneficios de la parafina en la piel

La parafina es una cera utilizada en la cosmética que tiene múltiples beneficios para la piel. Bien sea en un centro de estética o bien sea en tu casa, hidrata tu piel con ella.

El mundo de la estética es siempre cambiante; cada cierto tiempo surgen nuevas técnicas de belleza con nuevos beneficios para nuestra piel y nuestro cuerpo en general. Desde hace una década hay un método que se ha extendido por todos los salones de belleza y se ha convertido en uno de los más utilizados para hidratar la piel: estamos hablando de la parafina.

¿Qué es la parafina?

La parafina que se usa en el mundo de la cosmética es una cera fabricada a base de la destilación de petróleo. Se usa generalmente en velas, productos para pulir o en lápices de colores, pero también es muy habitual para fabricar productos resistentes al agua y humedad. La parafina se usa también en lociones y cremas faciales, ya que ayuda a aplicar mejor el producto.

La parafina tiene numerosos usos en el mundo de la cosméticaLa parafina tiene numerosos usos en el mundo de la cosmética

Los químicos inventaron la parafina a mitad del siglo XIX porque buscaban un método para separar los elementos de cera del petróleo. Aunque en un principio se utilizaba sólo en la industria de las velas y los cirios, a la que aportó grandes beneficios, el origen de la parafina en cosmética se remonta a los años 50 y se utilizaba como método paliativo de la artritis. Unas décadas después la parafina se había convertido en una habitual de los centros de belleza, utilizado por las esteticienes para hidratar y reconstruir la piel reseca de sus clientas. Es de color blanco o rosado y ella misma no produce ningún olor. Se derrite cuando alcanza los 37º y su punto de ebullición se produce cuando llega a los 370º. Es un producto con el que tendremos que tener extremo cuidado si decidimos usarlo por nuestra cuenta.

¿Qué beneficios aporta a la piel?

La parafina se utiliza en salones de belleza, muchas veces como complemento a una manicura, ya que entre sus propiedades se encuentran la hidratación y la capacidad de suavizar la superficie de la piel, ya que retira las células muertas. También ayuda a mejorar la circulación y a abrir los poros. Por lo tanto, aquellas personas que quieran nutrir su piel porque la tienen muy seca o reparar el tejido de las uñas y las cutículas encontrarán en la parafina una gran aliada. La gente a la que se le agrietan las manos en invierno y el frío les penetra en la piel, convirtiéndose incluso en dolor, podrán combatir los efectos de las altas temperaturas con los tratamientos de parafina.

La parafina tiene numerosos usos en el mundo de la cosméticaLa parafina tiene numerosos usos en el mundo de la cosmética

Aparte de los beneficios que aporta a la piel, la parafina también tiene numerosas ventajas para la salud. Las personas con artritis, osteoartritis, fibromialgia y otras enfermedades reumáticas encontrarán un alivio en la aplicación de la parafina en piel: esta aumentará la presión sanguínea y relajará los músculos. El calor del material aplicado de forma suave, masajeándolo, reduce el dolor. Las molestias en los huesos y en los músculos, como las tendinitis, también pueden aliviarse con la parafina.

Es un tratamiento que aumenta la presión sanguínea y relaja los músculosEs un tratamiento que aumenta la presión sanguínea y relaja los músculos

Si este es tu caso y buscas paliar tus síntomas de una manera no agresiva es recomendable probar la parafina. Es un producto seguro en general, sólo hay que tener cuidado con no quemarse. Para las personas diabéticas, con una mala circulación, manos o pies adormecidos y heridas abiertas en las zonas a nutrir no es recomendable utilizar la parafina.

La parafina también puede causar algún efecto secundario tras haber sido aplicada. En pieles demasiado sensibles puede provocar rojeces y sarpullidos, ya que al ser un derivado del petróleo contiene elementos químicos que pueden ser perjudiciales para ciertas pieles propensas a la alergia en estos casos. Si tienes varices o hipertensión no deberías de probar el tratamiento, ya que también puede resultar perjudicial.

Hay que ir con cuidado con la parafina ya que es un producto resbaladizo. Bajo ningún concepto se podrá ingerir porque se trata de un producto químico muy difícil de digerir; de tragarla, aunque sea una pequeña porción, hay que acudir enseguida al médico puesto que es posible que desarrollen graves consecuencias.

¿Cómo se puede aplicar?

Es muy fácil encontrar tratamientos de parafina, ya que se llevan a cabo en la mayoría de los centros de belleza. La parafina se encuentra dentro de un recipiente circular; dentro se depositan las manos o los pies varias veces, cubriéndolos de varias capas de este material. La temperatura en la piel será alta pero en ningún caso deberá de quemar. Al acabar de aplicar la parafina se envuelve la zonas con plástico y una toalla, ya que al principio la parafina no se mantiene pegada a la piel por sí sola. Es por eso que la dejaremos envuelta entre 15 minutos y media hora mientras se endurece y sus propiedades hacen efecto. Cuando se enfría la parafina es cuando se quita suavemente, retirando con ella las células muertas. Muchas profesionales acompañan al tratamiento con un masaje reparador.

Lo puedes haacer tu misma en casa o, si lo prefieres, acudir a un centro de estéticaLo puedes haacer tu misma en casa o, si lo prefieres, acudir a un centro de estética

Así mismo también puedes aplicarte tú misma la parafina en casa si prefieres. Para ello se venden productos específicos para que la usuaria pueda hacerlo sin recurrir a un profesional. Puedes derretir la parafina en una olla. Una vez hecho tienes que esperar a que esté suficientemente tibia para que no te quemes al aplicártela. Puedes ayudarte usando un termómetro. Antes de introducir las parte de tu cuerpo que quieres hidratar (las manos o los pies, normalmente) quítate toda la joyería y límpiate bien la zona con agua y jabón. Mete varias veces la zona dentro del recipiente hasta envolverlas con varias capas de parafina. Permanece así durante una media hora y luego retíralas suavemente. Tú puedes reutilizar la parafina para futuras sesiones, en el caso de realizarse el tratamiento en un salón la parafina se habrá de cambiar para cada clienta.

Ahora que ya conoces un poco mejor los tratamientos de la parafina y sus beneficios, ¿Por qué no acudes a tu centro de belleza de confianza para probarla? Tu piel lucirá como nueva para este verano y si en tu caso, le das una oportunidad para paliar las molestias de huesos o músculos seguro que hará que te sientas un poco mejor.

Te puede interesar