Menú
Errores en los moños: cómo evitarlos
Errores en los moños: cómo evitarlos

PELO RECOGIDO

Errores en los moños: cómo evitarlos

Hay moños y moños. Pero para hacerse cualquiera de ellos, hay ciertas premisas que hay que tener en cuenta para evitar errores.

Los moños son uno de los peinados a los que más recurrimos a la hora de hacernos algo diferente en el pelo. Los hay sofisticados y pensados para momentos especiales y otros que son más informales y nos pueden sacar de más de un apuro antes de ir a trabajar o para improvisar un look para una cita para la que no tenemos tiempo a prepararnos.

En la temporada de verano solemos recurrir aún con mayor frecuencia a este tipo de peinado, que nos permite también sobrellevar el calor y mantener la melena alejada del sudor y la humedad. Sin embargo, y aunque pueda parecer fácil, no siempre lo resulta. Hay una serie de factores a tener en cuenta que te vamos a contar para que, tanto en verano, como todo el año, tu moño esté perfecto.

Errores en moños sofisticados

Los moños más sofisticados se caracterizan por estar mucho más trabajados y de ahí el buen resultado final, pero también debes tener todo muy medido para evitar errores:

Hay infinidad de tipos de moños que se adaptan a todo tipo de looksHay infinidad de tipos de moños que se adaptan a todo tipo de looks
  • Un error habitual es no invertir el tiempo suficiente a la hora de hacer el peinado. Ya sea con una melena más corta o más larga hay que cepillar el pelo y colocarlo con cuidado. En caso de no hacerlo puede resultar que el peinado se nos 'caiga' al poco tiempo, el error más garrafal que podemos cometer.
  • Se necesita invertir en tiempo y en horquillas para conseguir un buen moño. Así que antes de empezar a preparar el pelo asegúrate de tener un buen puñado de estas a mano. De no ser así puede que no sean bastantes y acaben por ser insuficientes para sujetar el pelo, encontrándonos en la situación comentada anteriormente.
  • Y no hay nada peor que un moño que se deshace. Otro de los motivos que pueden llevar a ello es que no se haya fijado correctamente. Hoy día existen multitud de productos para el peinado que nos ayudarán a mantenerlo a raya sin que un sólo pelo se salga de su sitio. No escatimes en gel, gomina o laca. Son imprescindibles para que los mechones no se desprendan y pueden darte un efecto mojado, seco o más o menos rígido.

El pelo recién lavado, un error

Existe la creencia popular de que el pelo cuando está extremadamente limpio, es decir recién lavado, no está en las mejores condiciones para hacer un moño. Al estar limpio, especialmente si tienes el pelo fino, resulta más difícil conseguir que se fije el peinado y no se mueva el cabello de manera involuntaria.

Lavarse el pelo justo antes de hacerse un moño es un grave errorLavarse el pelo justo antes de hacerse un moño es un grave error

Es un error lavar el pelo para hacerse este tipo de peinados. Es recomendable por ello lavarse el pelo el día antes a hacer un moño. También podemos 'ensuciarlo', rociando los mechones con laca antes de trabajarlos. Incluso hay quien usa tubos para que ondular el pelo y conseguir que tenga más cuerpo a la hora de fijarlo.

En ocasiones los rizos se dejan para el acabado final dejando un par de ellos en la parte delantera de la cabeza para enmarcar la cara. Basta hacerlo en el último momento con un rizador de pelo o unas tenacillas y aguantarán durante horas. Si lo que buscáis es la comodidad y que el cabello no se os vaya hacia la cara recurrir a este tipo de florituras es innecesario porque los manosearemos y acabaremos por eliminar la posible honda y escondiéndolos detrás de las orejas.

Un exceso de adornos: menos siempre es más

El pelo puede cambiar mucho de una a otra persona. Hay quienes lo tienen fino y otras grueso. Esto, así como el hecho del largo de la melena, influye en el peso que ha de soportar el propio moño. Se trata de un factor a tener en cuenta a la hora fijar el peinado y plantearse la posibilidad de incluir algún tipo de accesorio al peinado.

El moño de bailarina es el más rápido de hacerEl moño de bailarina es el más rápido de hacer

En el mercado existe una amplia colección de adornos para la melena y algunos de estos pueden añadirse a nuestros moños. Un error que podemos cometer es excedernos a la hora de adornar el moño con horquillas más elaboradas, tiaras o engarces. Pueden suponer un peso extra al peinado que acabará por estropearlo si no es capaz de sujetarlo, pero también pueden llegar a quitar el protagonismo al propio peinado y dejarlo en un segundo plano frente a tanto accesorio.

Lo que es y no es un moño

Hace unos años los moños eran un peinado reservado para las grandes ocasiones tales como bodas o estilismo muy sobrios que nos recordaban incluso a estilos militares porque era al que recurrían las mujeres de profesiones relacionadas con la seguridad o la educación. Sin embargo, en los últimos tiempos han proliferado toda una serie de recogidos informales que se consideran moño, aunque en el sentido estricto de la palabra no lo sean.

Moños informales

Me refiero a esos que se consideran, como decía anteriormente, como moños informales y que habitualmente no precisan ni de horquillas ni de ningún tipo de fijador. Se trata de los típicos recogidos que una puede hacerse en apenas 20 segundos y con una goma para el pelo, sin siquiera utilizar un peine para domar el cabello. Ni mencionar siquiera esos supuestos moños que se fijan con un lápiz.

Moño de bailarina

Hay moños fáciles de hacer y que se pueden improvisar en casa en poco tiempo y pocos materiales, sin necesidad de recurrir a complicaciones ni a recogidos despeinados. Quizás uno de los más clásicos y utilizados es el típico moño de bailarina, que puede hacerse incluso con algún complemento que ayude a fijar la forma redonda y a dar volumen.

Te puede interesar