Menú
Tratamientos con parafina: la estrella de la manicura

CUIDADO DE MANOS

Tratamientos con parafina: la estrella de la manicura

Descubre cómo realizar un tratamiento de parafina para tus manos paso a paso y conoce los secretos y propiedades de esta sustancia idolatrada en estética.

Tratamiento de manos con parafina Tratamiento de manos con parafina

La estrella de la hidratación, sobretodo en manicuras, es la parafina. Pero, ¿sabías que es un derivado del petróleo y que también se utiliza en productos alimenticios? Conoce todos los secretos de este producto al tiempo que descubres como realizar un tratamiento de parafina para tus manos paso a paso. Te sorprenderán los resultados.

La parafina es un derivado del petróleo cuyo uso principal a lo largo de la historia ha sido la fabricación de velas. La industria alimentaria y la cosmética también han hecho un hueco a esta sustancia entre sus creaciones. No obstante, es en los tratamientos estéticos y fisioterapéuticos donde la parafina se ha convertido en la reina por excelencia.

La parafina, indispensable en estética

Sus propiedades hacen de ella un ingrediente con un peso cada vez mayor en las cremas hidratantes, dotándolas de una textura similar a la de la vaselina. La parafina se utiliza también en tratamientos reductores, principalmente en caderas y piernas. Aunque se puede utilizar en cualquier parte del cuerpo, a excepción del rostro, en la que los tratamientos con parafina deben ser realizados por un profesional.

En los tratamientos estéticos la parafina se utiliza en estado líquido. Esta sustancia actúa creando una capa que impide que la humedad de la piel se evapore, de forma que aumenta el flujo sanguíneo y se rejuvenece la piel. Ahora bien, la parafina también cuenta con detractores que rechazan su uso al afirmar que tapona los poros impidiendo la transpiración de la piel.

Tratamiento corporal con parafina Tratamiento corporal con parafina

Sin embargo, los resultados obtenidos hasta ahora parecen inclinarse del lado positivo. Se trata de un tratamiento ideal para pieles secas y climas fríos, así como para personas que sufren artritis. No es apropiado en cambio si la piel presenta heridas o llagas, así como si la persona sufre varices o diabetes.

Parafina en tus manos: paso a paso

Los resultados del tratamiento con parafina son visibles desde el primer momento. Así que ya va siendo hora, levanta el castigo a tus manos y dales los mimos que se merecen. Devuélveles la tersura y luminosidad que creías perdida. Aquí te indicamos como realizar un tratamiento de parafina paso a paso. Tú elijes entre acudir a un profesional o someterte al tratamiento en casa, el procedimiento es el mismo en ambos casos.

Limpiar y desinfectar las manos es el primer paso a seguir. A continuación, se aplica un masaje con crema en la superficie a tratar hasta que la piel la absorba por completo. Una vez estén hidratadas las manos se procede a sumergirlas de forma lenta y gradual en la parafina derretida para ello. Es importante comprobar la temperatura de la parafina antes de sumergir las manos en ella.

Los dedos deben estar lo más separados posibles durante la inmersión en la parafina. Este proceso debe repetirse varias veces hasta conseguir que una capa de un espesor considerable recubra las manos como si de unos guantes se tratase.

Crema con parafina Cosméticos que contienen parafina

A continuación se procede a cubrir las manos con plástico y colocar toallas que las envuelvan. Debe evitarse el movimiento en este proceso para evitar que la parafina se desquebraje, ya que el tratamiento no funcionaría si esto sucede. Tras unos 15 minutos (aproximadamente) se procede a retirar la parafina de forma cuidadosa. Y listo... ya puedes apreciar los resultados por ti misma.

Tratamientos innovadores con parafina

El tratamiento de manos con parafina arriba indicado es el más común en centros de belleza y entre las asiduas al Do It Yourself. Ahora bien, no es el único. Existen tratamientos con la parafina como protagonista pero en los que la sustancia se aplica en las manos de forma indirecta. Así, no resulta extraño encontrar centros en los que en lugar de sumergir las manos en esta sustancia, se aplica la parafina con un pincel o incluso se cubren las manos con vendas empapadas en parafina.

Entre las últimas novedades se encuentra también un tratamiento frío con parafina, la alternativa perfecta para aquellas personas que no soportan el calor y las temperaturas algo elevadas. Los resultados, en este caso, siguen siendo notables.

Te puede interesar