Menú
Parafina: qué es y para qué sirve
COMPUESTO HIDRATANTE

Parafina: qué es y para qué sirve

La parafina es un compuesto con propiedades altamente hidratantes, muy utilizado en tratamientos de belleza. Descubre qué es y para que sirve la parafina.

En los últimos años, es cada vez más frecuente el uso de parafina en tratamientos de belleza gracias a sus propiedades hidratantes. La propiedad hidratante es la más valorada de la parafina, aunque su uso está muy extendido a otros ámbitos, como por ejemplo al de la fisioterapia, donde se usa como agente terapéutico y calmante. Si todavía no has oído hablar de la parafina, a continuación te explicamos qué es y para qué sirve este compuesto.

¿Qué es la parafina?

La parafina fue descubierta por Carl Reichenbach en el siglo XIX, más concretamente en el año 1830. La parafina es principalmente una mezcla de hidrocarburos derivados del petróleo y del carbón, en menor cantidad. En las refinerías se destilan estos hidrocarburos a altas temperaturas obteniendo aceites pesados. Tras su enfriamiento a 0 grados la parafina se cristaliza y es separada mediante un proceso de filtración o centrifugación. Por último la parafina se purifica, para posteriormente mandar el producto resultante a los laboratorios para su uso en cosmética, aunque también se usa para tratar afecciones como dolores musculares, contracturas, artrosis o tendinitis, entre otros. Además, la parafina también se utiliza en la fabricación de velas o en la industria alimentaria.

La parafina no huele ni tampoco tiene sabor. Al ser una sustancia inodora, cuenta con la ventaja de se le puede añadir algún aroma para que su percepción sea más agradable. Como hemos dicho anteriormente su uso es muy frecuente en el sector de la estética por contener propiedades altamente hidratantes. La parafina se utiliza en estado líquido, pues su eficacia radica en el calor húmedo que transmite al cuerpo al estar fundida. La parafina se puede adquirir en gel o en bloques para su posterior calentamiento.

Utiliza la parafina ya que tiene propiedades hidratantes que siempre se agradecenUtiliza la parafina ya que tiene propiedades hidratantes que siempre se agradecen

¿Para qué sirve la parafina?

Son muchas las ventajas de la parafina, pero sin duda una de las más importantes es su poder hidratante y regenerador, por eso, es muy habitual su uso en el ámbito de la estética para aportar firmeza y suavidad a las pieles secas, agrietadas o descamadas. La mejor época para su aplicación coincide con los cambios bruscos de temperatura que hacen que la piel pierda líquidos más fácilmente, y tenga un aspecto castigado y deshidratado. Los tratamientos de parafina están especialmente indicados para pies y manos, aunque también se puede utilizar en muñecas, codos, hombros, tobillos, rodillas, muslos e incluso en el rostro, aunque es muy importante que el tratamiento de parafina como mascarilla facial te lo realice solo un profesional. Su alto poder hidratante se debe a que humecta la piel a niveles muy profundos. Además, la parafina genera una fina capa sobre la piel que evita la pérdida de líquidos, manteniendo la dermis suave e hidratada durante más tiempo. Muchos tratamientos de manicura y pedicura incluyen el uso de parafina por los beneficios mencionados anteriormente.

Otro uso de la parafina es para adelgazar. Y te preguntarás ¿cómo que para adelgazar? Sí, has leído bien, la parafina actúa quemando la grasa localizada en glúteos, abdomen, piernas o caderas a través del calor. Para realizar este tipo de tratamientos reductores, se aplica la parafina líquida a una temperatura cálida en la zona a tratar, realizando un masaje para activar la circulación. A continuación, se ponen sobre la zona unas mantas térmicas que estimulan la eliminación de toxinas y la transpiración. Posteriormente se procede a retirar la parafina para inmediatamente después aplicar frío y provocar una vasoconstricción. El tratamiento finaliza con la aplicación de una crema reductora.

Por otra parte, la parafina también tiene numerosas ventajas para la salud. Además de para embellecer e hidratar nuestra piel o para reducir la grasa localizada, la parafina también es utilizada a la hora de tratar dolores, en diferentes tratamientos de fisioterapia y rehabilitación. Los baños de parafina acompañados de un masaje, activan la circulación sanguínea, ya que el calor actúa como vasodilatador, y relajan los músculos reduciendo el dolor y las molestias de las personas que padecen afecciones reumáticas, entre otras.

¿Sabías que la parafina tiene propiedades para adelgazar?¿Sabías que la parafina tiene propiedades para adelgazar?

Es importante que sepas, que existen algunas contraindicaciones que debes tener en cuenta antes de realizarte un tratamiento de parafina. Si eres una persona que padece diabetes, tienes veras varicosas, es decir varices, o algún tipo de corte o herida en la piel, no es recomendable que te hagas este tipo de tratamiento. Aunque son recomendables para todo tipo de pieles, también debes tener extrema precaución con los tratamientos de parafina en la cara. Los tratamientos en esta zona, solo deben ser llevados a cabo por un profesional, que determinará si las condiciones de la piel son las idóneas para llevar a cabo dicho tratamiento.

¿Cómo se usa la parafina?

Es muy fácil encontrar diferentes tratamientos de parafina en centros estéticos, y aunque también existe la posibilidad de realizarlos de forma doméstica, desde aquí te recomendamos que la mejor opción es que te dejes asesorar por un profesional.

Antes de emplear la parafina, hay que calentarla para que se vuelva líquida. Para ello, existen los calentadores o bañeras de parafina. Estos utensilios están especialmente diseñados para el calor en el interior, sin que pase al exterior. La parafina debe ser calentada en este tipo de aparatos a una temperatura elevada de entre 45 y 55 grados. Para aplicar la parafina, es muy importante que la zona que se vaya a tratar esté limpia y desinfectada.

La parafina se usa normalmente en su forma líquida para fomentar la hidratación y sus cualidades sobre la pielLa parafina se usa normalmente en su forma líquida para fomentar la hidratación y sus cualidades sobre la piel

Después, a la hora de utilizar la parafina, existen dos opciones: se puede introducir directamente la zona a tratar dentro de la bañera o calentador de parafina que hemos mencionado anteriormente, o aplicar el producto mediante una brocha o pincel las veces que sea necesario hasta obtener una capa de un espesor adecuado. El modo de aplicación dependerá en función del tipo de tratamiento que se vaya a realizar.

Ahora que ya conoces qué es, para qué sirve la parafina y todos los beneficios que aporta. Así que si tu piel está deshidratada y castigada, tienes algún dolor muscular o incluso te apetece deshacerte de esa grasa tan molesta de tus muslos, no dudes en acercarte a tu centro de belleza habitual y reservar un tratamiento de parafina.

Te puede interesar