Menú
Cuidados para la piel bronceada: cómo protegerse ante el sol
Cuidados para la piel bronceada: cómo protegerse ante el sol

PROTECCIÓN

Cuidados para la piel bronceada: cómo protegerse ante el sol

A menudo nos exponemos al sol a la ligera sin pensar que a largo plazo puede tener consecuencias. Ciuda tu piel de quemaduras y melanomas e hidrátala siempre.

Corre el rumor, de que la piel morena, precisamente por su tono, apenas necesita cuidados con respecto al sol. Esto es completamente erróneo y muy peligroso. Es cierto que precisamente por este tipo de color, la dermis tiene una protección natural más fuerte que las que son más claras, pero aún así es muy importante protegerla con cremas de factor solar de un mínimo de 15, para evitar melanomas, quemaduras y, sobre todo, manchas que después pueden traer mayores quebraderos de cabeza.

Cuida tu piel cuando te expongas al solCuida tu piel cuando te expongas al sol

Antes de nada, ¿cómo es la piel bronceada? ¿Qué cuidados específicos puede necesitar? Bien, la piel morena u oscura, suelen ser, por lo general, pieles muy sensibles; por lo que normalmente les produce alergia o reacción los productos cosméticos que hay en su mayoría en el mercado. Es por ello que deben usar siempre aquellos que son a base de ingredientes naturales, mucho mejor si llevan aloe vera. Incluso lo mejor sería usar remedios caseros con productos que se pueden tener en casa y que no lleven absolutamente nada químico en sus componentes.

También pueden ser pieles secas, pero que por sus brillos, a simple vista, parezcan grasas. Esto puede llevar a confusión a la hora de elegir cremas hidratantes, limpiadores, maquillajes, etc. Lo que puede aumentar esa sequedad y volver la piel muy sensible.

Además suelen ser grasas, aunque no lo parezca, por lo que a parte de usar productos naturales, deben estar libre de aceites y a base de gel. Es una dermis que, aunque con apariencia de estar poco hidratada, pueden tener muchos problemas de acné.

Si te expones mucho al sol sin protección pueden salirte rojecesSi te expones mucho al sol sin protección pueden salirte rojeces

Cuidados anteriores a la exposición solar

La piel bronceada debe tener el mismo cuidado y procedimiento que las pieles claras y, además, es muy importante seguir estas normas antes de cada exposición solar, ya sea para tomar el sol o solo pasear bajo él.

Lo primero y esencial es usar protección solar. Para este tipo de piel, lo más común es utilizarla de al menos SPF15, y siempre mantenerse muy hidratados bebiendo abundante agua. Ya que suele ser un tipo de piel bastante sensible, es muy recomendable que todos los productos que se utilicen para uso cosmético sean lo más naturales posibles. Libres de aceites y con bases vegetales. También es muy importante el uso de gorras, sombreros o viseras en épocas de mucho calor.

Después de la exposición solar

Es básico hidratarlas muy bien y usar siempre "after sun", o en su defectos cremas humectantes de aloe vera en gel 100% naturales, es un producto muy bueno y recomendado para cualquier piel en este tipo de situaciones, tanto las que son claras si han recibido demasiado rayos y está enrojecida, para calmar las quemaduras; como para una piel morena, que aportará la hidratación justa que necesita después de recibir los rayos del sol y que además, al ser normalmente muy sensibles, aportará una sensación de calma bastante agradable.

La crema hidratante, imprescindible para tu pielLa crema hidratante, imprescindible para tu piel

Cuidados durante el verano

La mejor forma de mantener la piel morena bien hidratada, equilibrada y perfecta durante el verano es ser muy cuidadoso/a con el tipo de productos de cosmética que se usa. Usar siempre protección solar, es algo muy importante de recordar, por lo general, la gente con piel bronceada suele cree que no la necesita y eso es totalmente incierto. También hay que tener muy en cuenta el uso de gorras, sombreros, pamelas, etc. Precisamente porque la zona del rostro es la más delicada de todas y necesita una atención mucho más personalizada y cuidadosa que el resto del cuerpo.

Aunque la tonalidad de la piel sea más oscura, también hay que evitar las horas de mayor exposición del sol en la época de verano; éstas son desde las 12 hasta las 16 de la tarde, momento en el que éste está mucho más alto y los rayos penetran más. Este horario suele ser el momento en el que la mayoría de las personas aprovechan para exponerse, ya que al dar los rayos de una forma más directa el bronceado será más rápido, pero en lo que no piensan es en el peligro al que están poniendo su cuerpo.

Evita los problemas de salud con sencillos pasosEvita los problemas de salud con sencillos pasos

El sol está considerado como la estrella más peligrosa en cuanto a la piel se refiere, cuidarse de él debería ser la principal preocupación cada vez que la gente sale a la calle; da igual la ropa que se pongan o el peinado que se lleve, es siempre muy importante cubrir muy bien el cuerpo de la mayor protección solar posible, ya sea de una forma textil o en crema. Recibir sus rayos pueden ser la mayor fuente de vitamina natural que se puede recibir, pero a la misma vez crea melanomas que en muchas ocasiones pueden ser irreversibles y un problema muy preocupante de salud.

Que las personas con una piel bronceada es mucho más confiada que las más claras, eso es una realidad, pero que ambas están expuestas a los mismos peligros, también; por ello es muy importante salir, ir a la playa o la piscina, disfrutar mucho del verano, pero siempre con precaución, siempre con mucha precaución y cuidado.

Te puede interesar