Menú
Cómo colocar un peluquín paso a paso
Cómo colocar un peluquín paso a paso
LUCE PELAZO

Cómo colocar un peluquín paso a paso

Las prótesis capilares cada día están más de moda, te contamos cómo colocarlas para hacerlas imperceptibles.

Hoy en día, la alopecia o calvicie, es decir, la pérdida anormal del cabello o la ausencia de pelo, es un problema que afecta a mucha población. Sobre todo, es más común en hombres que en mujeres. Sin embargo, es un problema al que se le puede poner solución, incluso sin recurrir a los injertos de pelo. Un método muy fácil es "disimular" la calvicie con peluquines o pelucas. Desde Bekia, te demostramos pasa a paso como colocar estos complementos para que no tengas ninguna excusa en no saberlo usarlos.

Escoger el tipo de peluquín

Existen tres tipos principales de peluquín, al igual que de pelucas: de encaje completo, de encaje parcial o frontal y el que no tiene encaje.

El peluquín de encaje completo está hecho de una malla de cabello cosido de manera precisa y exacta. Su ventaja es que es más fácil de peinar, ya que se puede dividir en cualquier parte. También es un tipo de peluquín que respira mejor.

El de encaje parcial o frontal está hecho con una malla de encaje en la parte delantera en vez de en toda la circunferencia del peluquín. Son más económicos que el anterior de encaje completo. Te brinda un aspecto natural sobre la frente y está hecho de materiales más duraderos.

El peluquín sin encaje esta hecho de materiales de menos calidad y menos realistas, como malla de nailon. Este tipo es más duradero y mucho más económico que los anteriores. La desventaja es que no se ven tan realistas como los anteriores.

Prepara tu cabello

Antes de colocar el peluquín, tendrás que tener en cuenta que necesitas arreglar tu pelo para que el aspecto final sea natural y no se note que llevas puesto nada. Da igual si tienes el pelo corto o largo, siempre hay que hacer algún retoque para que no se cuelen los pelos fuera del peluquín. Un cabello corto simplemente puede peinarse adecuadamente y sujetarse lejos de la línea de la cabeza para que no quede fuera del peluquín. Además, puedes utilizar una banda elástica o algún accesorio similar para ayudarte a mantener los pelos agarrados y sujetos.

También tienes que preparar tu piel

La piel también es importante para mantener bien sujeto un peluquín. Por eso, tendrás que eliminar excesos de grasa o de impurezas en la piel, proteger la piel de irritaciones y ayudar a que el pegamento o la cinta adhesiva del peluquín se adhiera mejor. Para ello, limpia la zona de la frente y de los lados por lo que vaya a ir pegado el peluquín con una almohadilla de algodón empapada en un poco de alcohol. Después aplica un protector de cuero cabelludo de nuevo en las zonas en las que se va a pegar el peluquín. Incluso si no tienes cabello, es aconsejable hacerlo.

Colócate un casquillo

Puedes usar un casquillo de peluca de red o un casquillo de peluca de nailon color piel. El casquillo de red respira un poco mejor, mientras que el casquillo color piel iguala el color de tu cuero cabelludo debajo de la peluca. Para aplicarlo, estira suavemente el casquillo sobre tu cabeza. Alínealo perfectamente con la línea del cabello y asegúrate de que todo tu cabello quede debajo de este. Si tienes el pelo largo o corto, es necesario que utilices un casquillo debajo de tu peluca. Si no tienes cabello, este paso es opcional.

Aplica el pegamento o la cinta adhesiva

Podrás utilizar cualquiera de los dos para colocar el peluquín. Si utilizas pegamento, moja con un pincel en el pegamento y aplícalo alrededor de la línea del cabello. Hay que dejarlo secar hasta que no esté húmedo o pegajoso. Con la cinta adhesiva, coloca tiras a lo largo de la línea del cabello y fíjalas sobre tu piel. Deja un espacio entre cada una. No hay que dejarla secar.

No tienes que aplicar el pegamento o la cinta a toda la línea de tu cuero cabelludo, pero asegúrate de colocar un poco en la parte superior de tu frente y sobre tus sienes. Estas son las áreas importantes para brindarle un aspecto natural a tu peluca. Luego, puedes elegir cualquier otra área que creas que necesite pegamento.

Prepara el peluquín

Antes de colocarlo, tienes que asegurarte de que los cabellos del peluquín no queden atrapados en el pegamento o la cinta adhesiva. Asegúrate de colocar una pinza lo más cerca al borde posible.

Si estás utilizando un peluquín de encaje completo o medio, corta el encaje para que coincida con la línea del cabello. Ten cuidado en no cortar demasiado e interrumpir la línea de cabello natural de la peluca.

Existen varios métodos de colocación del peluquínExisten varios métodos de colocación del peluquín

Coloca el peluquín sobre tu cabeza

Para colocarlo adecuadamente, mantén tu dedo sobre el área del peluquín que ubicarás al centro de tu frente. Colócale sobre tu cabeza y suavemente extiéndelo sobre tu cuero cabelludo centrando el dedo sobre tu frente. Después de esto, coloca suavemente el resto del peluquín sobre tu cabeza. Asegúrate de mantener los lados lejos del pegamento tanto como sea posible para que no se pegue antes de que estés listo.

Asegura el peluquín

Independientemente del tipo de adhesivo que utilices, necesitas asegurar que el peluquín quede bien sujeto a tu cabeza. Una vez que esté colocado donde deseas, utiliza un peine de dientes finos para presionar suavemente bajo los bordes delanteros del peluquín. Si estás usando uno con encaje, asegúrate de que las áreas de encaje estén suaves contra tu cabeza formando una línea de cabello natural. Una vez que la mitad delantera de tu peluca esté asegurada, espera 15 minutos para que se fije. Luego, sigue los mismos pasos del frente en la parte de atrás. Espera 15 minutos más antes de estilizarla para asegurarte de que la peluca está asegurada.

Una vez que esté en su lugar, verifica si existe algún residuo de pegamento visible debajo del peluquín. Si lo hay, retíralo frotando suavemente las áreas con una almohadilla de algodón empapado en alcohol. Esta almohadilla podrás utilizarla también para mojar el área de tu piel y conseguir separar la peluca en el caso de que no hayas logrado colocarle correctamente a la primera. Así podrás reorientarlo y volvértelo a poner.

Por último, solo te queda peinar el peluquín o estilizarlo como más te guste. Juega con él como si fuera tu propio pelo y consigue el efecto que desees.

Artículos recomendados

Comentarios