Menú
Mascarilla de almendras: el secreto de una piel joven y tersa

TRATAMIENTOS CASEROS

Mascarilla de almendras: el secreto de una piel joven y tersa

En Bekia Belleza te presentamos algunas mascarillas de almendras que podrás elaborar cómodamente desde casa para que presumas de piel suave y bonita este verano.

Usos de las almendras en mascarillas Usos de las almendras en mascarillas

Las almendras son frutos que contienen un alto contenido en vitaminas A, B y E así como proteínas y minerales por lo que tienen una gran capacidad nutritiva. Uno de los efectos que las almendras tienen sobre nuestro cuerpo es, precisamente, que la nutren y proporcionan elasticidad, dejándola suave e hidratada.

En Bekia Belleza te hemos contado cuáles son las propiedades del aceite de almendras, tan recurrido en los productos cosméticos. Pero más allá del aceite, se pueden realizar mascarillas caseras con almendras que nos ayudarán a tener una piel más tersa, cuidada y joven.

Mascarilla de almendras para el cuidado general del rostro

Tanto si nuestra piel requiere o no un cuidado específico, es conveniente seguir algún tratamiento que nos ayude a mantener nuestra piel cuidada e hidratada. Para ello, existe una mascarilla casera muy fácil de hacer que contiene almendras como componente base.

Esta mascarilla deberá aplicarse haciendo un leve masaje durante tres minutos sobre el rostro. Pasado este tiempo, retirar con abundante agua. Para hacerla solo necesitas almendras crudas y sin tostar y una cucharada de yogur. Su elaboración consiste en machacar las almendras para después mezclarlas con el yogur. Si tienes la piel grasa deja las almendras reducidas en partículas más grandes y si tienes la piel la piel sensible, procura dejar los granitos muy finos.

Mascarilla casera de almendras para combatir las arrugas

Esta mascarilla resulta muy efectiva y es una buena alternativa para aquellas que prefiráis apostar por tratamientos naturales sin compuestos químicos en lo que a cuidado corporal se refiere.

Mascarilla para el rostro Mascarilla para el rostro
A continuación te presentamos un tratamiento para combatir y prevenir las arrugas faciales que puedes elaborar con cosas que, normalmente, tenemos a mano. Y es que para su realización necesitamos: dos cucharadas de almendras pulverizadas, una yema de huevo, una cucharada de miel y una cucharada de agua caliente.

¿Cómo se prepara? En primer lugar, bate y mezcla las almendras con la yema de huevo y la cucharada de miel. Después, una vez que se haya formado una pasta homogénea, añade agua caliente y continúa batiendo hasta que vuelva a convertirse en una pasta uniforme y suave.

Cuando esté hecha, aplícala sobre el rostro formando una capa gruesa y manteniéndola durante 30 minutos. De nuevo, retírala con abundante agua realizando un suave masaje para beneficiarte de la acción exfoliante del polvo de almendras.

Una variante de esta mascarilla consiste en mezclar almendras molidas, tres cucharadas de miel de abaje y tres hojas de menta. El primer paso para elaborarla consiste en moler las hojas de menta para extraer el jugo y mezclarla con miel. Cuando la mezcla se vuelva espesa, aplícala en el rostro. Para ello puedes ayudarte de una espátula. Esta mascarilla hay que retirarla cuando notes que se haya secado y endurecido.

Te puede interesar