Menú
Consigue un vientre plano con los abdominales hipopresivos

LUCE VIENTRE

Consigue un vientre plano con los abdominales hipopresivos

Existen varias formas de hacer abdominales hipopresivos. La técnica se aprende y mejora con la práctica diaria.

Hay muchas clases de abdominalesHay muchas clases de abdominales

La salud es un elemento muy importante para el bien de todos, y sentirse bien con uno mismo ayudará a que sea mucho más fácil sentirse mejor. Hacer deporte y estar en forma también ayuda, pero ¿qué estamos haciendo realmente en el interior del cuerpo cuando realizamos según que ejercicios? Pues bien, en ocasiones, hacer según que rutinas nos puedes llegar a perjudicar más que a mejorar a la larga.

Todo el mundo desea un cuerpo esbelto y un vientre completamente plano, y lo principal para ello puede parecer tan simple como realizar abdominales, sin más. Pues es un ¡ERROR!, bueno, un fallo a medias. Quizá los que tradicionalmente son conocidos, perjudican más que benefician si los realizamos de manera diaria y constante y para ello es necesario alternarlos a menudo con los hipopresivos, esa novedad que surge a raíz de "nuevos" deportes como el pilates y el yoga y que parece imposible que surtan efecto por su realización tan simple y sencilla.

Bebe líquido antes de empezar con el ejercicioBebe líquido antes de empezar con el ejercicio

¿Que son los abdominales hipopresivos?

Simplemente, y a grosso modo, son un método más para fortalecer los abdominales, un poco más sencillos y relajados y que entre sus muchas virtudes está la recuperación tras el parto. Reducen la cintura, mejoran la postura corporal y ayudan a la extensión de las vértebras.

Su creador fue el fisioterapeuta de origen belga Macel Caufriez a finales de la década de los ochenta, y en un principio sólo buscaban ser una buena herramienta para la recuperación del vientre de las mamás después del embarazo. Después de descubrir que ciertos ejercicios que realizaba en su clase, como los abdominales tradicionales, no ayudaban demasiado e incluso perjudicaban el suelo pélvico después de dar a luz, y que acentuaban otros problemas como la incontinencia urinaria, inventó los abdominales hipopresivos que resultaron ser un gran método, sobre todo en las recientes mamás.

¿Cómo se realizan?

Existen unas pautas previas antes de realizar este deporte en sí y tener un vientre plano con este tipo de ejercicios. Se recomienda haber ido al baño una media hora antes de su realización, si es posible, no realizarlos antes de la irse a la cama. Si pueden hacerse este tipo de ejercicios por las mañanas, mucho mejor que por la tarde o noche y, por supuesto, no hacerlos después de las comidas, mejor en ayunas. Es muy importante haber tomado líquidos antes de comenzar con estos ejercicios abdominales.

Una vez que están claras estas pautas iniciales, comenzamos con el ejercicio en sí. Existen varias formas de realizarlos, y de hecho, se recomienda comenzar por la más sencilla e ir evolucionando conforme se vaya familiarizando con este tipo de abdominales.

La forma más sencilla es tumbarse boca arribaLa forma más sencilla es tumbarse boca arriba

La primera opción, consiste en tumbar todo el cuerpo en el suelo. La posición correcta es boca arriba, con la nuca pegada al suelo, es decir, el mentón se mete hacia dentro y como si alguien tirara de la coronilla se alarga poco a poco toda la zona del cuello; al mismo tiempo el coxis se alarga y se aprecia una introducción de la pelvis hacia dentro y la zona lumbar toca el suelo por completo. La posición de las piernas consiste en doblar las rodillas, como en los abdominales tradicionales. Una vez conseguido esto, comienza la hipopresión. Se respira tres veces, y a la tercera aguantamos la respiración al mismo tiempo que se contrae el vientre hacia dentro y se aguanta esta posición unos 12 segundos. La contracción que se ejerce es como si le sacaras todo el aire a una bolsa y no solo se contrae el abdomen, también toda la zona del suelo pélvico que es la más afectada a la hora del parto. Al final, cuando se termina, es muy importante primero soltar el abdomen y después el aire.

Aunque esta es la opción más básica, existen otras posiciones que pueden favorecer más a una zona que a otra. Por ello, existe también una conocida postura de Yoga llamada "Uddiyana Bandha", que consiste en realizarlos, en este caso, de pie. La postura correcta consiste en separar los pies unos 40 centímetro con las rodillas ligeramente flexionadas, arquear la espalda, creando un triángulo entre la espalda y las piernas, y realizar los ejercicios hipopresivos de la misma forma que se ha explicado en el párrafo anterior. Esta postura, lo que va a favorecer mayoritariamente, es la zona pélvica, la faja interna que sujeta todos los órganos y que es muy importante tener en cuenta para que éstos no caigan y provoquen dificultades con los años.

Otra opción es ponerse en 'modo gato'Otra opción es ponerse en 'modo gato'

Finalmente, como tercera opción, existen los hipopresivos tipo "Gato", que se realizan poniéndose a cuatro patas, como un gato, creando una posición perfectamente alineada entre la espalda recta, los brazos y las piernas. En este caso, aunque el ejercicio básico es el mismo, al contraer la tercera respiración seguiremos intentando coger aire pero sin que éste entre realmente, es decir, quieres respirar pero realmente no entra aire en tu cuerpo. Ésto provoca una presión muy fuerte en el centro de la clavícula, provocada por la contracción en vacío. Esto sería una ronda completa de 'Abdominales Hipopresivos'.

Mantenimiento

Al principio puede resultar difícil coger el ritmo, pero es muy recomendable comenzar con unas diez repeticiones al día y conforme se coja fluidez ir aumentando. Sin embargo, en el caso de los abdominales "Uddiyana Bandha", se debe comenzar con tres repeticiones diarias y de ahí ir en aumento, ya que son algo más perjudiciales con el tema de las lumbares. También hay que ir aumentando el tiempo de contracción poco a poco. Se comienza aguantando la respiración entre 10 - 12 segundos, pero cuanto mayor sea el tiempo, mejor resultados se obtendrían.

En ocasiones, mantenerse en forma puede resultar difícil, la continuidad y la fuerza de voluntad es algo muy complicado de mantener. Por ello es muy importante elegir el tipo de deporte que mejor vaya con tu forma de ser, comenzar desde lo más liviano y seguir desde ahí hacia arriba. La salud es muy importante, y ésta no tiene precio.

Te puede interesar