Menú
Mi hija quiere maquillarse el día de su Comunión
Mi hija quiere maquillarse el día de su Comunión

MAKEUP PARA NIÑAS

Mi hija quiere maquillarse el día de su Comunión

Aunque las niñas no deberían ir maquilladas debido a su temprana edad, hay algunos trucos que sí pueden hacerse para ese día tan señalado.

Se acercan los dos meses del año en los que se realizan prácticamente todas las Primeras Comuniones en España, y el nerviosismo de los padres comienza a aumentar poco a poco. Hay muchos preparativos, muchas cosas por organizar y por ultimar, y muchos invitados a los que contentar. Todo debe estar más que pensado: el vestido de la niña o el traje del niño, los regalos de los invitados, el restaurante donde celebrar la comida, el menú que se servirá... Una Comunión es, casi, como una Boda en miniatura. O un Bautizo a gran escala, depende de cómo quiera mirarse.

A esto hay que sumarle que los niños suelen estar en una edad que comienza a ser complicada. Y quieren estar perfectos para ese gran día; si bien es cierto que unos más que otros, todos suelen mostrarse muy emocionados ante un día en el que ellos serán los absolutos protagonistas. Es aquí cuando llegan algunos de los problemas de la Comunión. Hoy os vamos a hablar especialmente de uno. ¿Qué hacemos si nuestra hija quiere usar maquillaje para su Primera Comunión? ¿Debemos dejarla, o debemos prohibírselo? ¿Sería una irresponsabilidad por nuestra parte dejar que se maquillara, o sería peor no dejarla hacer lo que quiere?

Como todo lo que está relacionado con la maternidad y la paternidad, en estos temas hay que ser muy cuidadoso. Y es que depende mucho de la situación el tomar una actitud u otra ante esto. Por ejemplo, si nuestra hija lo que quiere es usar máscara de pestañas y algún labial discreto, no debería haber ningún inconveniente; no obstante, si ella quiere ir a la Comunión como si de una boda se tratara, lo mejor que podemos hacer es recordarle con suavidad su edad.

En estos temas hay que ser muy cuidadoso teniendo en cuenta la edad de la niñaEn estos temas hay que ser muy cuidadoso teniendo en cuenta la edad de la niña

Una niña no debería ir maquillada a su Comunión, pero podría hacerlo si quisiera

Debemos partir de la base de que una niña, en condiciones normales, no debería usar maquillaje el día de su Primera Comunión, sobre todo por tema de edad. Su piel aún es muy joven, no tiene ninguna "imperfección" que deba corregir, y no hay necesidad real de usar maquillaje para lucir perfecta ese día. A nivel social, además, el maquillaje no está bien visto en niños; se cree que es algo que solo deben usar los adultos y, en cierta medida, es lógico.

Si es por corregir cualquier tipo de imperfección, no merece la pena, como ya hemos visto. A menos que sea un caso especial, en el que la niña haya sufrido algún tipo de daño en la piel y sea ella misma la que quiera taparlo ese día en particular, la base de maquillaje estaría totalmente contraindicada. Las bases de maquillaje, por muy ligeras que sean, acaban tapando los poros de la piel y provocando suciedad en esta; y sí, luego podría limpiarse, pero estamos hablando de una niña que probablemente quiera pasar la tarde corriendo y jugando con sus amigos. No va a estar a gusto con la cara llena de base de maquillaje que, al sudar, comenzará a moverse, a dejarle el rostro pegajoso y a verse claramente.

La base de maquillaje, así como otros productos que se usan en todo el rostro, no están para nada recomendados para niños, sobre todo en ocasiones en las que van a querer jugar. En la Comunión estarán sus familiares, sus amigos, y ella querrá estar de un lado para otro; puede que incluso el vestido que tanto le gustaba llegue a molestarle, ¿cómo no lo va a hacer el rostro lleno de maquillaje? Si no acertamos con la base, además, podremos dejar su piel tirante o resentida, y teniendo en cuenta lo joven que es, no merece la pena.

Las sombras de ojos deben ser de colores crema o beigeLas sombras de ojos deben ser de colores crema o beige

No obstante, si lo que la niña quiere es llevar un poco de sombra de ojos, siempre podemos darle el gusto usando un color beige, vainilla, crema o marrón, un tono muy parecido a su piel, haciéndolo apenas perceptible. De esta forma, ella se sentirá maquillada como las mujeres (o los hombres, puesto que el maquillaje no es solo cosa de mujeres) a las que tanto ha visto en televisión, o en casa; pero, realmente, este maquillaje apenas será perceptible. Consiste en encontrar una especie de equilibrio entre lo que ella quiere y lo que realmente le conviene. Tratad de usar sombras sin glitter, que se mantengan todas dentro de lo neutro y que sean lo menos visibles posibles; si vuestra hija quiere algo de brillo, siempre colores crema o melocotón, lo más discretos posibles. Y productos de la mejor calidad posible, puesto que su piel es sensible.

Si quiere algún tipo de máscara de pestañas para sentir ella que tiene los ojos más grandes, probad con máscaras de pestañas con aplicadores pequeños, y transparentes dentro de la medida de lo posible. En caso contrario, probad con tonos marrones, pero intentad huir de los negros; estos darán una sensación muy artificial a su rostro, y no es más que una niña.

En el caso de los labiales, lo mejor que podéis hacer es evitar que vuestra hija los use. Y si por un casual se empeñara, lo mejor es buscar un labial que sea un cacao y, al mismo tiempo, aporte un toque de color. Un color discreto, a ser posible; recordad que son solo niñas.

El equilibrio es la clave

En un principio, lo ideal sería que las niñas no llevaran ningún tipo de maquillaje durante su Comunión. Pero si veis que ponen mucho empeño, podéis seguir los consejos que os hemos dado anteriormente. Probablemente, a base de ver en televisión o en su propia casa a mujeres maquillándose, habrán aprendido que eso es "algo que hacen los mayores". Y si bien el maquillaje no tiene nada de perjudicial, lo cierto es que no está socialmente aceptado que una niña se maquille. Durante la niñez, los más pequeños no deben estar dándole vueltas a nada relacionado con su físico; deberían estar jugando, disfrutando de esa etapa que acaba tan pronto.

Podéis dejar a vuestra hija maquillarse sola, siempre con supervisiónPodéis dejar a vuestra hija maquillarse sola, siempre con supervisión

También podéis tomarlo todo de otra manera, y podéis dejar que vuestra hija se maquille tal y como quiera, controlando vosotros las mezclas de colores y demás. Podéis dejar que disfrute de ese día, que se sienta como una princesa, y que se divierta como nunca. Siempre cuidando vosotros los detalles para que, de esa forma, no se arrepienta el día de mañana de las fotografías de su Comunión. Hagáis lo que hagáis, tratad de hacer comprender a vuestra hija que el maquillaje no es un producto obligatorio; que es una forma de arte más, y que puede ser muy divertido, pero que ella siempre será bonita sin él.

Te puede interesar