Menú
9 cosas que debes tener en cuenta antes de hacerte un tatuaje
9 cosas que debes tener en cuenta antes de hacerte un tatuaje
TATTOOS

9 cosas que debes tener en cuenta antes de hacerte un tatuaje

Si estás pensando en hacerte un tatuaje, debes de pensar bien la decisión y conocer cómo es el procedimiento y materiales que se utilizan.

Los tatuajes están cada vez más normalizados en nuestra sociedad, y ya no se estigmatiza a las personas que los llevan. Además, desde el más pequeñito hasta los diseños más complejos, mucha gente se anima a adornar su piel de esta manera. Quizá lleves tiempo pensando en si dar el paso y hacerte ese primer (o único) tatuaje, o puede que ya tengas uno, pero no habías reparado en alguna información que te hubiera resultado de utilidad. Sin embargo, un tatuaje es una decisión importante, durará toda la vida, y por ello debemos pensar bien en si queremos hacerlo o no, y qué tipo de diseño. Te ayudamos, por ello, a tomar esta decisión con información que te pueda servir, aunque no dudes en consultar con todas las personas y profesionales que necesites: personas que se han tatuado, dermatólogos, diferentes tatuadores, etc. Si no estás preparado o preparada, puedes esperar, y si no, ¡adelante! La decisión es tuya y tu cuerpo también.

1. La composición de la tinta

Es interesante saber qué sustancias conforman la tinta de los tatuajes porque va a ser un material que llevemos siempre debajo de la piel. En realidad, la composición de la tinta depende del color que estemos utilizando, y la mayoría de ellos se elaboran a partir de compuestos derivados de metales, por lo que un color podría causarnos alergias y otros no. Por ejemplo, el color negro es el que menos reacciones provoca, ya que no está hecho a partir de ningún metal, sino del carbón, y a veces también contiene fenol. El rojo está hecho a base de mercurio, el azul de cobalto, el amarillo de cadmio, el verde de cromo, etc.

Dentro de los colores, algunos podrían causarnos alergia y otros noDentro de los colores, algunos podrían causarnos alergia y otros no

Los dermatólogos recomiendan tomar una foto o un registro de los frascos de tinta utilizados, donde se puedan apreciar todos los datos (marca, lote, registro sanitario, fabricante, etc.) para guardarlo. La tinta puede provocar una reacción alérgica mucho tiempo después de haber hecho el tattoo, así que podemos acudir al dermatólogo con estos datos para ver dónde radica el problema.

2. ¿Cuál es el procedimiento para grabar el tatuaje?

Para hacer el tatuaje, una aguja perfora la piel a una velocidad de entre 50 y 3000 veces por minuto, y cada vez que entra y sale deja una gota de tinta en la dermis. La dermis es una capa de piel que se encuentra justo debajo de la epidermis, la más externa. La aguaje penetra a un milímetro de la piel, aproximadamente, y en esa zona las gotas de tinta no pueden ser diluidas. Así, el tatuador o tatuadora va repasando todo el contorno del dibujo con la aguja, e introduciendo la tinta gota a gota.

3. Piénsalo bien

Aunque los tatuajes se pueden eliminar o tapar con otros, debemos pensar que es una decisión para toda la vida. La razón es que la eliminación es costosa y agresiva para la piel, y taparlo puede ser una dificultad dependiendo del diseño. No lo tomes como un impulso, dedícate bastante tiempo a pensarlo. Tampoco pienses en que tenga que ser un diseño con un significado importante, si sólo quieres hacerte un tattoo porque te parece bonito, adelante. Es tu cuerpo y tu decisión. Si no estás seguro o segura de qué quieres hacerte, puedes escoger algo pequeñito, que también será más fácil de tapar en el futuro.

Piénsalo bien antes de hacerte un tatuaje relacionado con una situación temporal de tu vidaPiénsalo bien antes de hacerte un tatuaje relacionado con una situación temporal de tu vida

Un consejo clásico es tener cuidado con la temporalidad de los elementos de tu vida. Es decir, tu familia, tus hijos, tu mascota, etc., siempre van a estar ahí, en persona o en tu corazón, pero hay otras que no sabes si querrás llevar siempre grabadas en tu piel.

4. El lugar dónde hacértelo, ¿dónde duele más?

Habrás oído que hay zonas del cuerpo donde el tatuaje duele más, y es cierto. Si es tu primer tatuaje, es bueno elegir un área menos dolorosa para ver qué tolerancia tienes al dolor, pero si eres una persona valiente, elige el que quieras. No obstante, tu tatuador o tatuadora te aconsejará qué zonas son las más recomendables. Las costillas y pecho, la ingle, el tobillo, los pies las rodillas, la parte trasera de las rodillas, las manos y los codos son zonas bastante dolorosas, sobre todo la parte trasera de las rodillas, así que deberíamos descartarlas en un primer tatuaje.

5. ¿En negro o de colores?

Las razones de hacer un tatuaje con colores o no son varias: una, el propio diseño que queremos tatuarnos, dependiendo de cómo quede mejor, podremos hacerlo en negro, azul o coloreado. Por otro lado, también tenemos que tener en cuenta si es posible que podamos desarrollar alguna reacción cutánea a colores como el rojo el blanco, los más susceptibles de hacerlo. Por último, está bien saber que si en algún momento quisiéramos eliminar el tatuaje por tecnología láser, el negro y el rojos son colores que se quitan más fácilmente. El resto, en cambio, es muy complicado.

6. La época del año

Debemos evitar hacernos el tatuaje en verano, aunque no tomes el sol asiduamente. Con el calor, tendemos a quitarnos ropa y es probable que llevemos al aire la zona del tatuaje. Si le da el sol, se dificulta el proceso de cicatrización y además estaremos más expuestos a la infección de la herida, e incluso de contagio de enfermedades como hepatitis C o el Sida, según informa la Academia Espanñola de Dermatología y Venereología. No obstante, aunque esté en una zona que no vayas a enseñar, el calor nos hace sudar, y el sudor también dificulta la cicatrización de la herida.

Evita hacerte los tatuajes en verano Evita hacerte los tatuajes en verano

7. Conoce el sitio donde te lo vas a hacer

El estudio de tatuajes donde vayas a hacerte el tuyo debe ser un lugar homologado y que cumpla las normas de higiene y sanidad. Conoce antes los precios que manejan, y si es demasiado barato o por alguna razón no te da confianza, es mejor que lo descartes. Es mejor ahorrar un poco más y no escatimar, al fin y al cabo el tattoo nos va a durar toda la vida. Si conoces a gente que se haya tatuado en diferentes lugares, pregunta e infórmate para ver cuáles te parecen idóneos.

8. Vas a necesitar cuidados para que sane

Debes tener en cuenta que un tatuaje es una herida que hacemos en la piel. Más bien, son miles de microheridas que nos hacen y que irán curando poco a poco. Por eso, no debemos pensar que a los pocos días podremos lucirlo, sino que irá curando y creando costra. Nuestro tatuador o tatuadora nos dará, además, una serie de indicaciones para lavar y cuidar la zona posteriormente, con jabones especiales y cremas para tatuajes. Será un tiempo, después podremos disfrutar del tatuaje por el que tanto hemos esperado.

9. ¿Tienes algún problema de piel?

Debes consultar con un dermatólogo o dermatóloga acerca de la posibilidad de hacerte un tatuaje si tienes problemas, como por ejemplo psoriasis o eczema. Sin embargo, es probable que si tienes algún trastorno en la piel no puedas tatuarte.

Te puede interesar