Menú
Pieles atópicas: combate los síntomas

CUIDADO DE LA PIEL

Pieles atópicas: combate los síntomas

Picores, escozor, inflamación... ¿Harta de luchar contra la dermatitis atópica? Te presentamos los mejores consejos para combatir sus síntomas y te descubrimos las causas de esta dolencia.

Rostro con dermatitis atópica La dermatitis atópica también puede afectar al rostro
Con la llegada del verano los síntomas de las pieles atópicas tienden a acentuarse. El calor y las altas temperaturas favorecen la aparición de las molestias más comunes entre aquellos que sufren esta afección en la piel. Aquí te revelaremos las mejores prácticas para suavizar y evitar los síntomas, te detallaremos las causas y te explicaremos todos los detalles sobre esta enfermedad. Toma nota.

¿Qué son las pieles atópicas?

Se trata de una enfermedad de la piel que, pese a ser más frecuente en los recién nacidos o niños de corta edad, se da también en adultos. Las personas que sufren dermatitis atópica suelen tener antecedentes alérgicos, pero también influyen en esta dolencia los factores externos.

Es una enfermedad crónica. Las personas que tienen pieles atópicas viven periodos de brotes y otros en los que la enfermedad no se manifiesta. En sus momentos álgidos los síntomas van desde enrojecimiento de la piel hasta heridas y ampollas, incluyendo inflamación y descamación de la piel.

Causas y síntomas de las pieles atópicas

Esta dolencia afecta a personas genéticamente predispuestas para ello. Los factores alérgenos y ambientales también influyen en el desarrollo de esta enfermedad. Elementos del entorno como ácaros, animales y polen afectan a los afectados por dermatitis atópica. Otra de las causas determinantes es el tabaco. Ser fumador pasivo afecta negativamente a los afectados por esta enfermedad.

La hidratación previene los síntomas de la piel atópica La hidratación previene los síntomas de la piel atópica

La principal característica de esta enfermedad es el picor incesante que provoca en las zonas afectadas. Las partes del cuerpo en las que la dermatitis atópica se manifiesta con mayor intensidad suelen ser rodillas, codos y tobillos. El rascado excesivo de las zonas afectadas puede provocar problemas crónicos. La superficie adopta un grosor mayor que el del resto de la piel y adquiere la textura del cuero.

El enrojecimiento de la piel, inflamación, erupciones cutáneas, supuración, ampollas, heridas, sequedad, descamación de la piel... La lista de síntomas de esta enfermedad es interminable y todos ellos resultan muy molestos para los afectados. Por ello, el tratamiento y la prevención resultan vitales.

Tratamiento para la dermatitis atópica

Una visita al dermatólogo te ayudará a saber cuál es la solución perfecta para cada uno de tus síntomas en función de la intensidad de los mismos. Los tratamientos habituales incluyen pomadas que contienen corticoides. Tras los brotes, las cremas emolientes ayudarán a devolver a la piel la hidratación perdida.

La sequedad acompaña siempre a las personas con pieles atópicas. Por ello es importante mantener siempre la piel hidratada y utilizar los productos apropiados para ello. De lo contrario, la piel se vuelve tirante y adquiere una textura áspera.

Consejos para el cuidado de las pieles atópicas

Afortunadamente son muchas las medidas que los afectados pueden tomar para evitar los brotes y minimizar los síntomas. La hidratación de la piel, como ya hemos comentado, es fundamental. Pero no basta con utilizar cremas o leche corporal, deben ser las apropiadas. Presta atención a las características de los productos cosméticos e higiénicos que adquieres. Evita los geles con perfumes y busca aquellos que tengan un ph 5.5. Opta por la ducha y olvídate de darte un baño.

La ducha es mejor que el baño frente a la dermatitis atópica La ducha dee sustituir al baño para prevenir la dermatitis atópica

Tu indumentaria también es importante. Los tejidos de algodón y lino son tus grandes aliados. Huye, por el contrario, de las prendas sintéticas y la lana. Los cambios bruscos de temperatura tampoco te ayudarán. El frío y el calor excesivo pueden agravar los síntomas de las pieles atópicas.

La alimentación apropiada también contribuye a minimizar los problemas ocasionados por este tipo de dermatitis. El consumo habitual de fruta, verdura, cereales y avena puede reducir las afecciones de las pieles atópicas. El alcohol, el azúcar y la leche son alimentos de los que no debes abusar.

Por último, los factores ambientales también son determinantes en el desarrollo de esta enfermedad. En este caso la solución no siempre está en tu mano. Sin embargo, sí puedes huir de ambientes cargados por el humo del tabaco y en los que se acumule mucho polvo. La solución está en tu mano, declárale la guerra a la dermatitis atópica.

Te puede interesar