• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
Familia Real Británica: La exagerada polémica con las vacaciones de la Reina Camilla
CONSEJOS

Cómo lavar las sábanas para que tu piel esté más sana

Cómo lavar las sábanas para que tu piel esté más sana
Brais Besteiro
Última actualización: 13 Enero 2023
¡Comenta!
Diversos estudios demuestran que en nuestras sábanas y nuestras camas hay en ocasiones muchos más suciedad que en cualquier otra parte de tu casas (también que le inodoro).

La pandemia por el Coronavirus ha hecho que cambien mucho nuestro hábitos de limpieza en todos los aspectos. El descubrir la facilidad con la que se pueden transmitir las enfermedades o las veces al día que estamos en contacto con objetos sucios y contaminados nos ha concienciado de cierta manera a incrementar, mejorar o cambiar nuestra forma de cuidarnos en todos los aspectos. También a la hora de cuidar nuestra piel. Según un estudio realizado por CeraVe e IPSOS tras el confinamiento en 23 países y con más de 10.100 encuestados, el 64% ha cambiado sus rutinas de skincare al darle mayor importancia al cuidado de la piel, tanto en el rostro como en el resto del cuerpo.

Esto ha hecho que, quien más o quien menos, haya añadido a su neceser personal algún producto para la piel: un limpiador, un sérum, una crema hidratante, una mascarilla.... La forma de cubrir las necesidad de cada uno son también muy diferentes. Según la mencionada encuesta, la gran mayoría ha recurrido a internet para saber más sobre cuidado de la piel y ha tomado consejos de otras personas para qué comprarse o qué tratamientos hacerse. Un número inferior a recurrido a expertos para analizar su propia piel.

Sea como fuere y si se ha incluido el cuidado de la piel de la cara en nuestro día a día, al menos una vez al día nos realizaremos una limpieza con algún jabón adecuado para nuestra piel (lo recomendable es que se haga una por la mañana y otra por la noche). Una limpieza muy necesaria para eliminar suciedad de todo tipo de nuestros rostros, bien aquella que se acumula a lo largo del día -contaminación, sudor, maquillaje...- o bien mientras dormimos, momento en el que nuestra piel también se ensucia (de ellos hablaremos más abajo).

¿Cada cuánto se deben cambiar las sábanas?

En cambio, hay otro aspecto que no forma parte directamente de nuestra skin routine y en cambio tiene casi tanta importancia como cualquiera de los pasos anteriores. Se trata de la limpieza de nuestras sábanas. Aunque pueda parecer una obviedad, no todo el mundo tiene las mismas costumbres sobre cada cuánto tiempo cambiar la ropa de nuestras camas. Según un estudio de la empresa de muebles Hammons, 1 de cada 3 británicos confiesa lavar sus sábanas una vez al año. En Estados Unidos, según recoge Bussines Insiders, los hombres solteros de entre 18 y 25 años solo lo hacen unas cuatro veces.

Lo que hay en nuestras sábanas puede empeorar nuestro cutisLo que hay en nuestras sábanas puede empeorar nuestro cutis

Así, a bote pronto, a muchos les parecerá un dato totalmente aberrante -sinceramente lo esperamos, la verdad- porque hay ciertas costumbres de higiene y cuidado del hogar que se transmiten de generación en generación. En cambio, casi nadie es consciente realmente de todo lo que se encuentra en la ropa de nuestras sobre la que cada noche reposamos y arropamos. Porque no es que las sábanas estén 'sucias' con lo que esta palabra comúnmente se usa -normalmente no tiene lamparones como puede tener un mantel-, sino que está contaminadas. Así es, la ropa de nuestra cama contiene todo tiempo de microorganismos que pueden ser ya no solo dañinos para nuestra piel, sino para nuestro organismo.

Según una investigación realizada por Anthony Pinon, Jessica Gachet, Virginie Alexandre, Sandra Decherf, Michèle Vialette de la Unidad Microbiológica del Institut Pasteur de Lille, Francia, esto pudieron comprobar que se encuentran diferentes bacterias en la ropa de los hospitales, tanto en la cama como en los trajes de los trabajadores. Algo realmente preocupante porque los hospitales habrían de ser los sitios más limpios y esterilizados del mundo, especialmente por el riesto que cualquier microorganismo podría causar en cualquiera de los pacientes. Y lo preocupante es una de sus conclusiones: " Las especies microbianas eran en su mayoría bacterias que se encuentran comúnmente en el medio ambiente o en la piel humana, como estafilococos o micrococos ", lo que demuestra que no es algo que ocurra por ser un lugar lleno de personas enfermas, ya que la gran mayoría se encontraría también nuestras casas.

¿Qué hay en nuestras sábanas?

Estudios han demostrado también que una persona pierde cada minuto entre 30.000 y 40.000 células muertas. Echando un cálculo rápido y suponiendo que todo el mundo duermo 8 horas al día, durante este descanso tan reparador se perderían -más o menos- unos 16 millones 800 mil células muertas. Un nada discreto número de tejido muerto que va a terminar concretamente a nuestras sábanas. ¡Y eso solo en una noche! Luego cada uno que vaya haciendo su propio cálculo en función de los días que esté en su cama con las mismas sábanas.

Y este dato el primer riesgo que nos presenta es la posibilidad de atraer los ácaros, unos pequeños insectos microscópicos que se encuentran en el polvo y podrían estar alimentándose precisamente de estas células muertas. Este tipo de 'bichitos' pueden llegar a ocasionar otros problemas más importantes como alergias.

Las sábanas deben cambiarse al menos una vez a la semanaLas sábanas deben cambiarse al menos una vez a la semana

A esto se sumaría también que durante las horas que estas durmiendo nuestro rostro reposa todo el tiempo sobre un tejido, permitiendo que durante todas esas horas nuestra piel vuelva a ensuciarse y, al mismo tiempo, ensuciar las sábanas. Siendo casi un ciclo sin fin. Y es que el tejido se puede encontrar no solo esas células muertas, sino pelos que perdemos, restos de sudor o incluso suciedad de restos de maquillaje o que pueda encontrarse en nuestra piel o ropa con la que durmamos.

Sin duda el mayor de los problemas es que el factor tiempo, si bien juega a nuestro favor si se trata del descanso, permite que nuestra piel esté más tiempo ensuciándose y dando lugar a otro tipo de problemas como la suciedad de la misma y que acabará derivando, en el mejor de los casos, a obstrucción de poros, acné... y en el peor, a otros problema cutáneos y hasta alergias.

Consejos sobre cómo lavar tus sábanas

Por ello, los expertos dermatólogo tiene una serie de consejos para no descuidar la higiene de nuestra cama ya que es, junto con el lugar de trabajo, el lugar en el que más tiempo pasamos.

  • El primero y más importante, ser constante en el cambiado de las sábanas. Lo más recomendable es que se haga al menos una vez por semana. Si fuera posible, es mejor hacerlo más veces porque, cuanto menos tiempo, menos acumulación de suciedad. Y aunque sea un engorro cambiar más veces todos las sábanas de la cama, si que proponen que al menos se cambie la funda de la almohada, la que sin duda está más en contacto con la piel, además de dar lugar a problemas cutáneos o problemas más graves al encontrarse las vías respiratorias.
  • También se recomienda que todos los días la cama se ventile el mayor tiempo posible. Esto ayudará a eliminar cierta humedad queda pueda haber en las sábanas, evitando así también que sea un lugar más propenso para generar la vida.
  • Esto también es necesario para que el colchón se airee, ya que todo esto no solo ocurre en las sábana. Para mantener el colchón limpió lo recomendables es aspirarlo una vez al mes, además de cambiarlo de forma estacional, bien dándole la vuelta o al menos girándolo, para no estar durmiendo siempre sobre el mismo lado. Para hace esta tarea más relajada, la opción más sencilla es comprar una funda para colchones, así teniendo simplemente que echarla a lavar junto con las sábanas.
  • A la hora de lavar las sábanas también hay una serie de consejos. Teniendo en cuenta que puede haber ácaros, es necesario que la ropa pase por proceso de desinfección. Para ello, debería lavarse con agua caliente entre los 40 y los 60 grados. Como muchos materiales no permiten lavar a estas temperaturas, la otra opción es echar un chorrito de vinagre de limpieza junto con el jabón de lavado porque tiene propiedades desinfectantes.
  • Otra recomendación de los dermatólogos es que, a la hora de comprar jabones, detergente y suavizante, se procure que sean lo más naturales posibles o, al menos, con el menor número de químicos. Al final, estos mismos químicos quedarán en nuestras sábanas y luego nuestro rostro estará en contacto con ellas durante muchas horas.
Las sábanas deben lavarse entre 40 y 60 gradosLas sábanas deben lavarse entre 40 y 60 grados

Es importante tener en cuenta que esto es una serie de consejos a tener en cuenta, pero en caso de dudas o cuestiones más concretas, acudir a un médico especialista.

Artículos recomendados