Menú
Alopecia femenina: mitos y realidades
Alopecia femenina: mitos y realidades
CAÍDA DEL CABELLO

Alopecia femenina: mitos y realidades

Hay muchas muejeres que sufren alopecia femenina sin embargo no todo lo que escuchamos sobre ella es verdad.

La calvicie ya no es sólo cosa de hombres. Por mucho que el mito diga que ellos son los que pierden el pelo hasta llegar a quedarse calvos la alopecia cada vez distingue menos en tema de sexos y las mujeres sufren los mismos problemas que los hombres a la hora de afrontar la caída del cabello. La alopecia femenina existe y presenta una serie de diferencias frente a la masculina.

Para empezar por el hecho de que está más estigmatizada por la creencia de que sólo los hombres pueden llegar a quedarse calvos. Ellas también, aunque en un número de casos infinitamente menor que hace que quienes padecen alopecia femenina se sientan en ocasiones discriminadas o vistas como algún tipo de caso extraño.

No en vano la melena es un símbolo de feminidad, tanto en épocas pasadas como presentes. Antiguamente a una mujer se la castigaba cortándole el pelo. O era un bien preciado al que algunas renunciaban a cambio de unas monedas. Entonces ninguna se hubiera preocupado por esos pelos que se quedan en la almohada por las mañanas o en el desagüe de la ducha al lavar el cabello. Hoy nos dan auténticos quebraderos de cabeza.

Hoy en día es habitual preocuparse por esos cabellos que dejamos en la almohada o  el desagüeHoy en día es habitual preocuparse por esos cabellos que dejamos en la almohada o el desagüe

La alopecia femenina

La caída de pelo es algo normal, habitual y que ha existido siempre. El cabello se cae porque hay nuevo cabello que nace. Es un proceso continuo, como el del crecimiento de las uñas. El problema es cuando se cae más pelo del que vuelve a nacer. En ese caso es cuando se pierde densidad y pueden aparecer pequeñas calvas o entradas que denotan que algo está pasando.

Los motivos por los que se produce la alopecia femenina son de lo más diverso, desde el uso de productos inadecuados o que por una utilización excesiva dañan el cuero cabelludo hasta el estrés, uno de los grandes males de la sociedad actual. La genética, al igual que en el caso de los hombres, también juega un papel fundamental en la salud del pelo, como los cambios hormonales que sirven para explicar alopecias puntuales.

Y no estamos libres de sufrir la caída del cabello en casi ningún momento de nuestra vida. A partir de la adolescencia y los primeros cambios hormonales podemos empezar a detectar cambios en el cabello. Aunque es verdad que es en torno a los 30 años cuando se suelen detectar las alopecias. Esto se debe a dos factores: la maternidad, que afecta al cabello, y el crecimiento personal que puede derivar en un estrés que debilita el cabello. A partir de ahí nos pueden acompañar durante el resto de nuestra vida, con más presiones y la futura menopausia.

Pero lo que está claro es que hoy en día se nos cae más el pelo que antaño. Y la cosa no tiene visos de ir a mejor. Hay estudios de las empresas del sector que apuntan a que la mitad de las mujeres sufrirá alopecia femenina en algún momento de su vida. Como comentamos esto puede ser algo puntual, relacionado con un cambio en el estilo de vida, un determinado tratamiento o asociado a un embarazo.

Es posible que suframos caída del cabello desde la adolescenciaEs posible que suframos caída del cabello desde la adolescencia

Tipos de alopecia

Cuando se trata de una alopecia temporal se conoce como difusa pero no es problemática porque, como decimos, es temporal. El pelo que se cae se regenera con el nuevo que nace. Puede tardar más o menos tiempo en hacerlo, pero es una situación que se reconducirá y en la mayor parte de los casos por si sola. Cuando de verdad existe algo por lo que preocuparse es cuando la caída de pelo se prolonga durante más tiempo del debido y empieza a resultar evidente la pérdida de cabello.

La alopecia androgénica es la derivada de desarreglos hormonales, pero también puede estar relacionada con el estrés o una mala alimentación. En este caso lo que se observa es que el cabello pierde salud. No sólo se cae, sino que también se vuelve frágil, más fino y clarea, dando lugar a calveras en la parte superior de la cabeza, justo donde nos hacemos la raya del pelo.

En estos casos con solucionar los problemas que producen la alopecia bastaría para frenarla y quizás un tratamiento que fortalezca el pelo se puede recuperar su antiguo aspecto de un modo más rápido. El mayor problema de la alopecia femenina, al igual que ocurre con la masculina, es cuando no se sabe porqué se produce ni qué se puede hacer para frenarla. En ese caso hablamos de alopecia aerata.

Cómo recuperar la salud capilar

Se trata de una alopecia cada vez más común entre las mujeres y que tendemos a asociar con el estilo de vida que llevamos, aunque cambios de conducta no siempre significan una recuperación de la salud capilar. No se sabe cuáles son su causas pero tampoco qué hacer para ponerle remedio a la situación. No se han encontrado tratamientos, sean farmacológicos, cosméticos e incluso quirúrgicos que puedan poner freno a la caída del cabello y permitan la recuperación del mismo.

Cuando el pelo se cae por falta de nutrientes a veces basta con mejorar la alimentación, tomar algún aporte vitamínico específico, utilizar tratamientos capilares específicos que fortalezcan el cabello o incluso alguno de los remedios caseros que todas conocemos. Cuando eso no funciona nos podemos poner en manos de clínicas especializadas que llevan años investigando todo lo que tiene que ver con la caída del pelo y la recuperación capilar.

Podemos acudir a centros estéticos donde hagan implantes capilares aunque su precio no es asequible para todosPodemos acudir a centros estéticos donde hagan implantes capilares aunque su precio no es asequible para todos

Es cierto que no siempre garantizan que tengan éxito, en parte porque raramente se sabe qué es lo que está provocando la alopecia, pero también es verdad que cada vez se conoce más y se obtienen mejores resultados. Su precio no es asequible para todos los bolsillos, por lo que es recomendable pensárselo dos veces y analizar las posibilidades de éxito antes de dejarse llevar por el entusiasmo y creer que todo puede solucionarse.

En eso los hombres nos llevan ventaja. Durante siglos se ha estudiado la calvicie masculina y se han probado toda clase de fórmulas y propuestas imaginativas sin que hasta el momento se haya dado con la solución mágica que frene la caída del cabello.

Te puede interesar