Menú
Cómo aplicar la cera para el pelo
Cómo aplicar la cera para el pelo
CUIDA TU PELO

Cómo aplicar la cera para el pelo

Hay muchas maneras y formas de aplicar correctamente la cera en tu cabello. Descubre cuál es la correcta para que no ensucie tu pelo y lo deje grasiento.

Dar volumen, movimiento, textura y brillo a la vez es posible si sabemos utilizar uno de los productos estrella. La cera era utilizada para dar forma a los cabellos de dandy y los de estilo aristocrático desde hace mucho tiempo, pero ahora existen productos de diversas variedades adaptadas a cada necesidad, persona y pelo.

Existen diferentes formas para aplicar correctamente la cera capilar sin que quede el pelo graso Existen diferentes formas para aplicar correctamente la cera capilar sin que quede el pelo graso

Utilidades básicas para nuestro cabello

Para conseguir que el peinado elegido perdure y se acentúe, la cera para cabello ayuda a dar forma. Entre otras cosas, permite que los recogidos no tengan mechones fuera de su sitio, que el pelo rizado potencie sus rizos y que el efecto despeinado masculino consiga ser más duradero a lo largo del día. Estas son solo unas previas ventajas de este producto.

Al contrario que ocurre con los fijadores de pelo, la cera para el cabello permite que la sensación sea más natural y el pelo quede menos acartonado. Es muy fácil de utilizar si se sabe hacer un buen uso de ella, aunque esta no sirve para fijar peinados, sino para darles forma.

Cómo aplicar correctamente la cera

La cantidad de cera que necesitamos depende de varios factores. Entre ellos, del largo del cabello, ya que uno corto no necesita apenas, frente a uno más largo; de si el pelo es fino o grueso, utilizando más estos segundos; y también del uso que se quiera hacer de ella. No es lo mismo querer dar brillo o fijar un par de mechones, que buscar un efecto de peinado dinámico y con más volumen.

Con la cera puedes conseguir un efecto mojado en tu peinado Con la cera puedes conseguir un efecto mojado en tu peinado

Por lo tanto, la cantidad que en general se utiliza es a penas un pellizco. Este cantidad será suficiente, ya que su consistencia permite que se extienda con facilidad. Además, de utilizar una cantidad mayor, nuestro pelo sufriría y el efecto sería de pelo sucio y graso.

Con ese pellizco de cera procedemos a calentarlo amasándolo con las dos manos. Podemos frotar el producto por las palmas y así luego extenderlo mejor. Una vez lo tengamos extendido por ambas manos, esparcimos la cera a través de todo el cabello. Luego ya podremos enfatizar más o menos en una determinada zona, pero antes hay que repartir bien todo el producto para que no se nos queden zonas brillantes y otras lacias.

El pelo debe estar ya preparado. Es decir, tiene que ser en seco para que la cera no dañe la raíz del cabello en caso de estar húmedo o mojado. También se recomienda tener el pelo limpio, para que luego no se arrastre la suciedad o la grasa natural del cabello a través de la cera. En caso de tener el pelo sucio, el único efecto que conseguiríamos es el de un cabello muy graso.

Para eliminar la cera al terminar la jornada lo mejor es lavar el pelo: mojar con abundante agua y utilizar jabón. Así arrastraremos los restos del producto porque no es bueno dejárselo puesto más de un día. Tampoco se recomienda cepillar en caso de querer deshacernos de ella, ya que lo único que estaríamos consiguiendo es que se esparciera todavía más a lo largo del cabello.

La mejor manera de eliminar los restos de cera es lavando el pelo en profundidad La mejor manera de eliminar los restos de cera es lavando el pelo en profundidad

Los cabellos que tienen una longitud más larga pueden hacer uso de la cera de manera prácticamente diaria. En cambio, el pelo corto no admite este producto tantas veces, ya que terminaría por dañar el cuero cabelludo al no permitir que crezca fuerte, eliminando así su brillo, fortaleza y vitalidad.

Elige según tu pelo

Además de seleccionar dependiendo de lo que queramos conseguir con ella, su utilidad y el tipo de cabello que tengamos, cabe decir que existen de distintos componentes. El más barato y reconocido es el de carácter industrial, que procede del petróleo, aunque es el menos recomendado para utilizar de manera cotidiana ya que tiende a dañar más el pelo. En cambio, existen los de procedencia natural, como la cera de abeja, vegetal y de carnauba, que devuelven el brillo y la vitalidad a nuestro pelo. Aunque tampoco es bueno abusar de ella.

Luego aparecen los tipos de cera. Las hay para cabello largo o corto, pelo fino o grueso, destinados a bigotes y barbas, cueros cabelludos o faciales... Hay un sinfín de posibilidades que nos ayuda a escoger el tipo de peinado y estética que más nos guste y nos favorezca.

Con la cera podrás conseguir distintos peinados muy favorecedores Con la cera podrás conseguir distintos peinados muy favorecedores

Antes la cera era más dura y solo los profesionales sabían cómo hacerlo, pero ahora existen diversas ceras que permiten utilizarla desde casa, aunque hay que saber manipularlas correctamente para que no nos estropee el cabello. Para ello hay que ir con cuidado en el exceso de producto, en la veces que nos la vayamos a aplicar y en retirar los restos después de haber terminado con ella.

Artículos recomendados

Comentarios