Menú
Excesos navideños: recupera tu figura tras la Navidad

ALIMENTACIÓN Y DEPORTE

Excesos navideños: recupera tu figura tras la Navidad

Es el momento de definir los objetivos para comenzar unos hábitos de vida saludables como son una mejor alimentación y la práctica de deporte.

Después de las fiestas navideñas siempre se coge algún kiloDespués de las fiestas navideñas siempre se coge algún kilo

La Navidad es tiempo de excesos y la entrada del nuevo año el momento de hacer propósitos. Esta combinación hace que sean muchos los que deciden que en enero empezarán a cuidarse con unos hábitos de vida más saludables y que los excesos se convertirán en cosas del año que llegó a su fin. Pero una cosa es planteárselo y otra llevarlo a cabo con éxito. ¿Cómo se consigue?

En el post de hoy vamos a ver algunos de los pasos a seguir y consejos a tener en cuenta si queremos recuperar la figura tras los excesos de las fiestas de Navidad. Una alimentación adecuada y el introducir el deporte en nuestra rutina son cuestiones básicas y que analizaremos en detalle.

Define tu objetivo

Casi todos nos planteamos que una vez ha pasado la Navidad vamos a cuidarnos y a recuperar la figura. Y no sólo por el susto que podemos llevarnos al subir a la báscula, sino también porque los excesos pueden hacer mella en nuestro estómago y provocar que no nos sintamos bien tras las fiestas. Es el empujón que necesitamos para ponernos las pilas.

Pero tan importante es decidir hacerlo como llegar a definir con exactitud nuestro objetivo: ¿queremos cuidarnos? ¿perder peso? ¿llevar una vida más saludable? ¿buscamos recuperar la figura que teníamos antes de Navidad? En realidad la mayor parte de la gente lo que pretende es perder algunos kilos más.

Tras los excesos navideños hay que cambiar de hábitos en eneroTras los excesos navideños hay que cambiar de hábitos en enero

En función de la cantidad de kilos de los que queramos deshacernos debemos tomar unas actuaciones u otras. En el caso de que sean pocos (menos de cinco) podemos plantearnos hacerlo por nuestra cuenta, introduciendo el deporte en nuestra rutina y mejorando la alimentación. En caso de que sean más puede ser interesante recurrir a un especialista.

Un nutricionista nos elaborará los menús adecuados para perder peso de la forma más saludable y, lo que es más importante, nos dará una serie de pautas para no recuperarlo y aprender a comer sano. También es interesante consultar con un entrenador deportivo que nos aconseje respecto a qué ejercicios elegir y cuáles nos pueden beneficiar más para alcanzar nuestro objetivo.

Si flaquea la fuerza de voluntad

En este sentido, el hecho de contar con alguien que nos apoye, instruya y al mismo tiempo nos vaya haciendo un seguimiento de la evolución es importante. Especialmente en el caso de que no cuentes con fuerza de voluntad suficiente para alcanzar el objetivo que te has marcado de recuperar la figura.

El principal problema que hay que sortear a la hora de ponerse a plan es tener la fuerza de voluntad suficiente para no comer aquello que más nos apetece -que suele contener grasas e hidratos de carbono- así como vencer la pereza para hacer deporte. Si no te sientes capaz de hacerlo en solitario es posible que flaquees pronto y tras unos días de buena alimentación y ejercicio acabes por abandonar.

Contar con alguien que te acompañe es de gran ayudaContar con alguien que te acompañe es de gran ayuda

Para evitar estas rendiciones nada como apoyarte en alguien. Ese alguien puede ser un profesional que te instruya en qué hacer para recuperar la figura o puede ser también alguien cercano como un amigo o un familiar. A la hora de hacer dieta es más fácil llevarla a cabo si tu pareja o los familiares con los que convives llevan la misma rutina de alimentación que tú. Al ser varios seréis más fuertes a la hora de evitar tentaciones, además.

Lo mismo ocurre con la práctica de ejercicio. Si lo practicas en solitario puede ser que te sientas tentado de abandonar y que te inventes mil excusas para no ir al gimnasio. Las cosas cambian si vas con un amigo o con tu pareja. Te será más difícil decir que no y escaquearte. La constancia es fundamental para conseguir el objetivo que nos hemos marcado, sea cual sea.

Mejorar la alimentación

Comer bien es algo fundamental si queremos mejorar nuestra figura y lo cierto es que la mayoría sabemos qué tipo de comidas podemos tomar y cuales no si queremos perder peso. No hace falta decir que las grasas y los hidratos nos engordan, así que si lo que queremos es bajar peso hay que renunciar a dulces, salsas, comidas grasientas y fritos. Y también en los posible sustituir los refrescos azucarados y el alcohol por agua. Lo ideal es beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día.

Sin embargo, en buena parte de las ocasiones el problema no está en qué se come, si no en la rutina de alimentación que tenemos. Así el picar en exceso o no comer durante horas y llegar famélico a la cena y darse un atracón son algunas de las prácticas más peligrosas al tiempo que más frecuentes. En ocasiones basta cambiar estos hábitos para empezar a notar cómo perdemos peso.

Hay que renunciar a aquello que no es saludable y mejorar la alimentaciónHay que renunciar a aquello que no es saludable y mejorar la alimentación

Así es importante realizar cinco comidas al día, para evitar ese hambre voraz que nos hace devorar todo lo que encontremos al sentarnos a la mesa. A media mañana y media tarde olvidarse de los bollos o patatas fritas de la máquina de la oficina o de la cafetería. Una pieza de fruta, un zumo o un poco de embutido (el pavo y el jamón cocido son los que menos grasa tienen) nos servirán para saciar al estómago sin sumar muchas calorías. Y puestos a evitar excesos es mejor evitarlos a la hora de la cena, ya que no nos dará tiempo a quemar todas esas calorías antes de acostarnos.

Introducir la fruta en nuestra alimentación es importante, al igual que las verduras. Las primeras las podemos tomar, además de a media mañana y media tarde, como postre. Y las verduras son una guarnición mucho más saludable y menos calórica que unas patatas fritas -no hay que renunciar a este producto, ya que puedes optar por cocerlas o asarlas y verás como te ayuda a perder peso.

Introduce el deporte en tu vida

Cuando empiezas a practicar deporte se puede volver aburrido, cansado y poco estimulante. Sin embargo según vas convirtiéndolo en parte de tu rutina te darás cuenta de que te gusta y que, además, ayuda a que te sientas mejor con tu cuerpo. Te sentirás en mejor forma y además perderás algo de peso.

El contacto con el deporte ha de ser paulatino. No es buena idea el primer día ir a correr 20 kilómetros, porque probablemente acabes extasiado y con agujetas, con lo que al día siguiente no volverás a ponerte las deportivas. Empieza con carreras más pequeñas, distancias más cortas y márcate como objetivo ir incrementándolas según avancen los meses.

Introduce el deporte en tu vidaIntroduce el deporte en tu vida

Si decides acudir al gimnasio ocurre lo mismo. No has de forzar el primer día, es mejor consultar con un preparador físico que te dará una tabla con ejercicios más sencillos y que irá incrementando el esfuerzo y la dificultad según te vayas acostumbrando a hacer ejercicio.

El deporte no es lo tuyo y tienes fobia a los gimnasios. En ese caso puedes practicar otra clase de ejercicios, desde los que puedes realizar en casa con apoyo de videos o por tu cuenta. O simplemente puedes salir a caminar o ir a nadar, dos de los ejercicios físicos más completos que existen.

Te puede interesar