Menú
Ágatha Ruiz de la Prada

Ágatha Ruiz de la Prada

Sus fragancias son inimitables, tanto por sus aromas frescos y juveniles como por sus frascos tan peculiares. Las formas de los corazones más especiales hacen que la firma Agatha Ruiz de la Prada traspase fronteras de la mano de su creadora, que hace de cada perfume el ideal del Amor ?por el nombre de su colección 'Love Love Love'-.

Corazones, nubes, flores, estrellas y un sinfín de formas geométricas, coloridas y divertidas son las claves de una marca que ha sido todo un referente de armonía, felicidad y atrevimiento en nuestro país. Abanderando a la movida madrileña como punto de partida, la firma se ha ganado el respeto de más de medio mundo, teniendo a artistas de todo tipo y rango de edad entre sus clientes más habituales. Los blancos y los negros dejan de tener sentido en la ropa y dejan paso a los verdaderos protagonistas: los colores.

Una diseñadora de alta cuna

Agatha Ruiz de la Prada no es solo el nombre de una diseñadora de éxito en España, sino que también procede de la baronesa y marquesa Ageda Isabel Ruiz de la Prada y de Sentmenat. Desde sus inicios en el diseño de su propia marca, esta madrileña con ascendencia catalana se define a sí misma por sus propias creaciones. Para ella, la ropa ha de ser cómoda y feliz, tanto para quien la viste como para quien la ve. Es a partir de estos preceptos que Agatha Ruiz de la Prada se forma en torno a todo un emporio de moda, complementos y accesorios para el hogar, e incluso la papelería, para crear una firma fiel a su creadora.

Su primera tienda se abrió en 1981 en el centro de Madrid, aunque más que una boutique, lo que Agatha había abierto era su propio taller-estudio para seguir perfeccionando y encontrar su esencia máxima. Ese mismo año, la ciudad Condal se llenó de sus primeros desfiles y fue así como se consiguió hacer eco entre los diseñadores noveles y con más futuro del momento. La movida estaba en pleno auge y ella se atrevió a formar parte de la estética del colectivo madrileño.

Con sus primeros trabajos en la moda, los trajes estampados con pinturas y su apariencia de cuadro vestido -en colaboración con el artista Enrique Vega-, la diseñadora se lanzó a un mundo donde el arte y el diseño estaban unidos por una misma tela. En ese mismo taller donde comenzó su andanza con la apertura de su propia firma, Agatha Ruiz de la Prada decidió volcarse en su propio punto de vista sobre la felicidad, la alegría y la comodidad que ella intuía en la moda. Fue así como los corazones más famosos del diseño se comenzaron a expandir.

Arte y moda como estilo de vida

En el año 1986 viajó a Francia y realizó su primer desfile a nivel colectivo, dándole la idea del diseño de complementos. Poco después, Agatha se lanzó a la creación de sábanas con sus estampados más característicos, además de participar en una exposición homenaje sobre el diseñador español Balenciaga. Dos años más tarde, sus diseños ya se veían en las pasarelas de Cibeles y Milán, con un libro donde volcaba sus impresiones y el por qué de su estilo con 'La Moda Cómoda'. Antes del cambio de década, su firma se decide por expandir su nombre y, tras un desfile en Berlín, Agatha Ruiz de la Prada se convierte en una marca internacional.

Fueron los años 90 en los que la diseñadora se atrevió con más y donde la marca comienza a ser una firma en sí misma. No solo las pasarelas y la inspiración en los artistas más importantes del panorama modernistas y abstracto españoles se rinden ante ella, sino que los museos de arte contemporáneo más importantes, como los de Madrid y París, le permiten mostrar sus colecciones convertidas en puro arte. Tras todo esto vendrían las colaboraciones, como los trajes reloj diseñados para Swatch, la colaboración con Tintoretto que supondría el inicio de su relación con El Corte Inglés o su colección Absolut Ruiz de la Prada para Vodka Absolut.

Hasta 2003 por sus manos pasarán todo tipo de creaciones: moda, papelería, complementos para el hogar, ropa de bebé, calzado, accesorios, maquillaje, perfumes... Pero es a partir de ese año en el que Agatha Ruiz de la Prada se abre hacia un mundo hasta entonces inexplorado para su firma: la línea masculina. Aunque es más reconocida por sus creaciones para mujer y niños, lo cierto es que su empresa no ha dejado ninguna faceta por explorar dentro del mundo del arte, la moda y el diseño. Actualmente, es raro no encontrar una gran ciudad que no posea su nombre en alguna de sus tiendas multimarca ?que suman más de 150 repartidas por todo el mundo- o una tienda propia, como las hay en Oporto, Madrid, Barcelona, Milán, París y Nueva York.

Un trabajo reconocible

No es raro ver en una gala de la MTV Video Music Awards a Miley Cyrus con los diseños exclusivos de la artista española, ni en su presentación en una gala de The Voice. Una relación que hay entre las dos artistas que muchos medios han llegado a calificar de "idilio", por sus respectivas admiraciones hacia la otra. Tampoco es de extrañar que sus desfiles siempre sean los más alegres y coloridos de cualquier pasarela que visite, así como pasa con la Mercedes Benz Fashion Week Madrid, en la que sus diseños, sus modelos y ella misma siempre son un claro ejemplo de atrevimiento y modernidad.

Uno de los casos más sonados para la firma -y para ella misma- fueron los rostros que llenaban los diseños y que inundaron su desfile en homenaje al artista Salvador Dalí. Poca gente es la que puede empatizar con la idea de arte moderno que la diseñadora tiene con respecto a la moda, es por ello que las críticas hacia su estilo siempre van acompañadas de reproches y caras raras.

Realmente, la madrileña es una de las pocas artistas del diseño que ha conseguido que su trabajo sea totalmente reconocible. Da igual si es en un país extranjero o si es una colaboración con otra firma en apariencia más seria, porque la mano de Agatha Ruiz de la Prada se intuye allá por donde pase. Su positividad y su manera de vestir la vida es una de las más peculiares, ya que no todo el mundo consigue entender el punto de vista alegre que ella marca con cada puntada.

Su manera de ver la vida, disfrutar de su gente y hacer de cada instante único e irrepetible es la manera en la que consigue transmitirnos su mensaje a través de sus diseños, pero también de sus fragancias. Olores que recuerdan que la alegría y el color de la vida es un buen motivo para sonreír y divertirse.

Artículos relacionados
'Crazy Florever', la nueva fragancia de Agatha Ruiz de la Prada

'Crazy Florever', la nueva fragancia de Agatha Ruiz de la Prada

La colección de perfumes Florever se amplía con una nueva apuesta tropical. para este verano, muy fresquita y natural.

Ágatha Ruiz de la Prada suma un aroma más a su colección 'Love Love Love' con 'Love Diamonds Love'

Ágatha Ruiz de la Prada suma un aroma más a su colección 'Love Love Love' con 'Love Diamonds Love'

Con champaña, bergamota, limón, frambuesa, persa, peonía, rosa, azahar,...

'Love Glam Love', la nueva fragancia de Agatha Ruiz de la Prada

'Love Glam Love', la nueva fragancia de Agatha Ruiz de la Prada

La firma de la diseñadora española ha presentado una nueva fragancia dentro de su colección 'Love Love'.

Ágatha Ruiz de la Prada presenta su nuevo perfume, 'Love, love, love'

Ágatha Ruiz de la Prada presenta su nuevo perfume, 'Love, love, love'

La diseñadora ha presentado su nueva fragancia rodeada de amigos.

Fotos relacionadas

Sigue a Bekia Belleza: