Menú
Cómo maquillarse si te has quemado con el sol
Cómo maquillarse si te has quemado con el sol
TODOS LOS TRUCOS

Cómo maquillarse si te has quemado con el sol

Hay una gran cantidad de trucos para maquillarte si te has quemado después de un día de playa que repasamos para ti.

Empieza el buen tiempo y nos apetece dejarnos querer por el sol. Si aún no podemos ir a la playa las terrazas son un buen sustituto para recibir esos primeros rayos que tan bien nos sientan. Un aporte de vitamina D que nos revitaliza y nos da un poco de color. Pero esas ganas por empezar a disfrutar del sol hace que a veces no seamos conscientes de los problemas de la exposición.

Tras los meses de invierno la piel tiene que prepararse para recibir el sol, pero a veces no pensamos en ello. Nos cegamos por el deseo de recibir su calor y luego vienen las consecuencias. Exponerse al sol sin protección, aunque sea apenas durante unos minutos, puede jugarnos una mala pasada y que descubramos que nos hemos quemado. Lo mismo ocurre si vamos a la playa y no nos echamos crema de manera continua o el nivel de protección de la misma es escaso. Y si nos quemamos una de nuestras primeras ideas será tratar de camuflarlo con maquillaje. ¿Es lo más adecuado?

La protección solar es fundamental para cuidar nuestra piel bajo el solLa protección solar es fundamental para cuidar nuestra piel bajo el sol
 

La máxima es regenerar la piel

El maquillaje puede ayudarte a camuflar cualquier quemadura, pero cuando te has quemado has de pensar también en ayudar a tu piel a recuperarse, no sólo en el aspecto físico que presenta. Tras una exposición excesiva al sol ha de regenerarse, para lo que ha de estar hidratada. Son muy recomendables productos con vitamina E y aloe vera.

Lo primero que has de hacer tras descubrir una quemadura solar es hidratar la piel, y no bastará con hacerlo una vez, sino varias durante días sucesivos, hasta que veas que ha recuperado su aspecto habitual. Una vez que ha quedado claro que has de cuidar la piel, que eso es lo más importante, llega el turno de disimular la quemadura, porque no queda duda de que cuando se produce en la cara resulta muy evidente y nada atractivo.

Hay que tener en cuenta qué productos vas a utilizar para evitar dañar la piel. Así los productos que contienen alcohol deberías descartarlos por completo, puesto que pueden conseguir que irrite más el rostro, lo que resulta muy contraproducente.

Hidratar bien nuestra piel es fundamentalHidratar bien nuestra piel es fundamental

Productos ligeros, naturales y no abrasivos

Opta por aquellos con acabados más ligeros y componentes naturales. Fíjate en la composición de los cosméticos y descarta los que puedan ser abrasivos. Lo mismo ocurre con los productos que usas para limpiar el rostro. Es importante mantener la piel limpia, pero no a cualquier precio. Utiliza jabones naturales o espumas, que evitan que la piel se deshidrate en exceso al limpiarla. Y aunque puedas pensar que hacer una limpieza en profundidad puede ayudar a regenerar esa piel no es así.

No uses exfoliantes durante unos días ni productos que sean agresivos, mucho menos los químicos. Irritarás muchísimo la piel y le costará mucho más para volver a su estado normal. Tras sufrir una quemadura la piel está mucho más sensible.

Corrector y maquillaje ligero

Para regenerarla es importante que esté hidratada, por eso debes hacer todo lo posible para conseguirlo.Y eso se hace, en parte, con los cosméticos elegidos para maquillarte. Descarta las bases densas, porque lo que hacen es que se peguen a la piel y no la dejen respirar. Puedes pensar que son lo mejor porque tapan las rojeces de la quemadura, pero a la larga es lo peor para tu piel. Además, tenemos alternativas.

Para esas rojeces lo mejor es usar un corrector. Los que son de color verde son los mejores para ajustar el tono que deriva de una quemadura. Aplícalo en aquellas zonas especialmente castigadas. Y para aplicar encima olvídate de los bases de maquillaje, opta por una bb cream, que son más ligeras y además de aportar color hidratan y tienen factor protector para el sol, para que no vuelvas a quemarte. Puedes usar después polvos bronceadores o para fijar mejor la crema, pero mi recomendación es que si puedes evitarlo, mejor. La piel ha de respirar y cuantos menos capas de productos le apliques mucho mejor.

El mejor truco para las rojeces es el correctorEl mejor truco para las rojeces es el corrector
 

Fijar la atención en otros puntos del rostro

Por el mismo motivo probablemente no necesitarás usar colorete, ni tampoco iluminador. De hecho, a pesar de tus intentos por camuflar las quemaduras puede que aún haya alguna rojez que tenga un efecto similar. La idea al maquillarte es no fijar la atención en la piel que se ha quemado, por eso estudia el rostro y destaca otros puntos de tu cara.

Los ojos y la boca son aquellos en que habrás de fijarte para que las rojeces no sean aquello a lo que dirijan su mirada quienes te vean.

Sin embargo, eso no quita para que tengas que hidratar previamente tanto los ojos como la boca, antes de aplicar ningún producto. Puedes optar por usar colores vivos para fijar tu mirada. Las sombras en gel o crema son más ricas y fáciles de extender, por lo que no tendrás problemas.

Los labios los has de hidratar con bálsamo y luego puedes pintártelos con un color potente. Recuerda que lo importante es captar la atención y evitar que resalten las rojeces del rostro. Por eso mismo usar labiales de esa tonalidad no es lo más recomendable, opta por rosas o marrones. Y apuesta por aquellas barras con fórmulas cremosas, las que son mate tienden a resecar más.

Los labios hay que hidratarlos en todo momento con bálsamoLos labios hay que hidratarlos en todo momento con bálsamo
 

Herramientas a utilizar para maquillarte

Es importante qué productos utilices sobre el rostro, pero también cómo y con qué los apliques. Hay herramientas que pueden resultar más agresivas para la piel. Es el caso de las esponjas para extender el maquillaje. Es mejor que elijas brochas con cerdas suaves e, incluso, tus propios dedos. Aplica los productos dando pequeños golpes sobre el rostro hasta que quede uniforme, no arrastrando. De esa forma se irritaría la piel.

A la hora de limpiar el rostro no uses cepillos faciales, que tienden a ser más agresivos. Lo mejor, nuevamente, son tus propias manos. No frotes en exceso ni a la hora de aplicar los productos de limpieza ni en el momento de secar la cara con la toalla. Lo mejor, insistimos, son pequeños golpes que no lo irriten. Y después aplicar siempre crema hidratante para favorecer la regeneración tras el daño provocado por la quemadura del sol.

Artículos recomendados

Comentarios