Menú
Cómo maquillarse para disimular la barbilla grande
Cómo maquillarse para disimular la barbilla grande
FUERA COMPLEJOS

Cómo maquillarse para disimular la barbilla grande

Si tienes complejo por tener la barbilla grande te contamos los trucos de maquillaje para acabar con ello en tan solo unos sencillos pasos.

El primer consejo de calidad que cualquier experto en materia te puede dar es el de conocerte a ti misma. Principalmente, porque el rostro determina parte de nuestra personalidad con sus líneas de expresión y los rasgos que tendemos a marcar en él. Por eso es importante que sepamos identificar qué tipo de forma tiene nuestro rostro para, a partir de ahí, empezar a trabajar con las partes que queremos exaltar y las que queremos disimular.  

Iluminar ciertos puntos clave del rostro

 

En este caso, para tratar de disimular el tamaño o la pronunciación de la barbilla, lo mejor es evitar marcar con iluminadores cualquier zona del mentón. En cambio, sí que hay que resaltar los pómulos en la zona alta, también en la base de las cejas para agrandar la mirada y un poco sobre la frente. De esta manera, se consigue que la atención se centre mejor en otros puntos del rostro que preferimos destacar.  

La zona del cuello debe estar con la base para marcar el ángulo que le queremos dar a clávicula y papadaLa zona del cuello debe estar con la base para marcar el ángulo que le queremos dar a clávicula y papada

Además, la zona del cuello debe estar perfectamente preparada con la base y así poder marcar el ángulo que le queremos dar a la clavícula y la papada, para ayudar a disimular la parte del mentón y dar mejor forma a la cara. Aunque tampoco es muy recomendable oscurecer mucho la zona del cuello, ya que se quedaría una sensación muy fina de la extremidad y acabaríamos agrandando la visión de la cabeza y el mentón. Bastará con delinear un poco la forma que queremos darle.  

Por otro lado, si lo que queremos es disimular la barbilla con ayuda del maquillaje, se recomienda no afilar mucho la nariz con correctores e iluminadores en la parte del tabique y oscureciendo las aletas, para que no quede demasiado fina y haga un efecto contrario al deseado con el que restar importancia a la anchura del mentón. Sí que se puede marcar con un poco de iluminador el labio superior, para que la atención no se centre en la barbilla y pueda hacerlo mejor en los labios.  

Hay que trabajar con la armonía total de la caraHay que trabajar con la armonía total de la cara

Eso en cuanto a base uniforme, polvos de sol para contornear e iluminador para resaltar ciertas zonas. Porque, por otro lado, podemos aumentar la atención en otras partes del rostro agrandando la mirada con rizador de pestañas y máscara de mucho volumen, así como aplicar un tono de labial claro, pero atractivo. Es mejor evitar los colores muy llamativos, para que este no tienda a llevar la atención a la mitad inferior del rostro.  

Aunque todo ello siempre depende del tipo de rostro que se tenga para poder trabajar mejor con la armonía total de la cara. El tipo de barbilla también es importante, ya que antes de aplicar el maquillaje debemos conocer los puntos fuertes de otras zonas del rostro que nos ayuden a disimular el tamaño, que pueden ser más finas o más anchas, o la forma que tengan, que pueden aparecer como hundidas o pronunciadas.  

Maquillaje según tu tipo de barbilla

 

Al igual que no es lo mismo si tu forma del rostro es redonda, cuadrada, alargada o de corazón, la barbilla también tiene distintas maneras de manifestarse y de dar sentido a la armonía de tu cara. Si en tu caso tu barbilla es muy pronunciada o demasiado ancha para el resto de la cara, con unos sencillos trucos de maquillaje puedes aprender a disimularla.  

Siempre y cuando sepas identificar tu tipo de rostro, los siguientes consejos te servirán para ocultar una parte de las imperfecciones o disimular su tamaño. Dar armonía a tu rostro depende, en gran parte también, del maquillaje que apliques y cómo lo hagas en el resto de la cara. Porque no sirve de nada maquillar el mentón solo si lo que queremos es disimularlo.  

Tienes que saber que tipo de rostro tienesTienes que saber que tipo de rostro tienes

En el caso de las barbillas más anchas, deben aplicar tanto el polvo bronceador como el iluminador de manera contraria a las barbillas más afiladas. Esto es distribuir una línea fina de sombra que vaya desde fuera hacia adentro en ambos lados, restando amplitud al mentón gracias a una pequeña inclinación. De esta manera, no solo conseguiremos que se haga más pequeña nuestra barbilla, sino que también crearemos un efecto que alargue un poco para restar ese ensanchamiento natural de nuestro mentón.  

Por otro lado, si lo que te preocupa más esla pronunciación de tu barbilla, lo que hay que tratar es de dar una forma más plana a la parte del mentón. Con ayuda de los polvos de sol, aplicaremos la sombra sobre la parte más baja de la barbilla, de tal manera que se difumine desde la zona de la papada hacia el pico de la barbilla. Así trataremos de disimular la parte que sobresale, quitando ese alargamiento del mentón.  

Juego de luces y sombras

 

Cuando se trata de maquillaje, sea del tipo de que sea -más profesional, de diario o de fantasía-, siempre hay que conocer las particularidades de cada rostro con el que se está trabajando en ese momento. Incluso el nuestro propio, ya que no todos son iguales ni se tratan de manera igual a la hora de aplicar los productos. También cuenta la finalidad con la que se busque dar forma a nuestra cara, por eso es importante aprender a hacerlo correctamente.  

Hay que tener en cuenta el iluminador y los polvos de solHay que tener en cuenta el iluminador y los polvos de sol

Para que todo ello se pueda poner en marcha, tenemos que tener muy en cuenta que los iluminadores y los polvos de sol crean un juego de luces y sombras que se deben aplicar en todo el rostro, no solo en una zona. En caso de que no utilicemos el maquillaje con una cierta armonía general, lo único que conseguiríamos es dar mayor importancia a las zonas que en principio queríamos disimular.  

Por lo tanto, este juego de luces y sombras que tiende a marcar el maquillaje es sencillo en la teoría, aunque luego en la práctica hay que saber darle el toque personal. En principio, los polvos de sol sirven para disimular, ocultar u oscurecer las zonas donde aparezcan las imperfecciones o que queramos dar una nueva forma; mientras que el iluminador es el producto que le lleva la contraria, aplicándose en las zonas opuestas a los polvos para marcar la atención y dar mayor importancia.  

Artículos recomendados

Comentarios