Menú
Cómo hacer jabón de glicerina
Cómo hacer jabón de glicerina
MUY FÁCIL

Cómo hacer jabón de glicerina

Descubre los que necesitas para hacer jabón de glicerina desde casa manteniendo las numerosas propiedades benefeciosas para la piel que contiene.

El jabón de glicerina se caracteriza por poseer numerosas propiedades beneficiosas para la piel. ¿Te gustaría aprender a elaborarlo en tu propia casa? Si es así, lee con atención el siguiente artículo, donde te enseñaremos paso a paso cómo hacer tu propio jabón de glicerina.

Elaborar tus propios jabones caseros es muy sencillo, y además tiene muchas ventajas, ya que podrás hacerlos exactamente a tu gusto eligiendo los ingredientes, las fragancias y los colores que prefieras. ¿No es maravilloso? Podrás adecuarlo a tus necesidades específicas y además te permitirá ahorrar un dinerillo.

La glicerina, el aliado perfecto para cuidar tu piel

El jabón de glicerina no solo sirve como elemento de decoración o ambientador de cajones, sino que es perfecto para usarlo a diario en nuestra piel. Por eso, antes de conocer cómo se elabora, no está de más que conozcas algunas de las propiedades del jabón de glicerina.

La glicerina es un principio natural oleoso, que se ha integrado en la fórmula de numerosos cosméticos hidratantes y jabones para la piel, debido a sus propiedades higroscópicas, las cuales hacen referencia a su capacidad de absorber la humedad del ambiente y atraer el agua reteniéndola en la piel. Gracias a esto, la piel se mantendrá en unos niveles óptimos de hidratación y nutrición.

El jabón de glicerina es perfecto para utilizarlo a diario en nuestra pielEl jabón de glicerina es perfecto para utilizarlo a diario en nuestra piel

Estas propiedades hidratantes más las propiedades antibacterianas y calmantes, convierten al jabón de glicerina en un aliado perfecto para combatir la piel seca y los síntomas que provoca, e incluso es excelente para tratar la dermatitis y el eccema. Además, el uso diario del jabón de glicerina crea una potente barrera de protección en la piel acelerando el proceso de curación y regeneración celular, por eso, también es perfecto para tratar quemaduras y heridas.

El jabón de glicerina es un jabón muy versátil, ya que es apto para todo tipo de pieles, por eso los dermatólogos lo recomiendan a cualquier tipo de persona. Gracias a su PH neutro se adapta a tu tipo de piel y favorece la restauración de su equilibrio natural. Por eso, además de ser perfecto para proteger e hidratar la piel seca y sensible, también es perfecto para limpiar en profundidad la piel grasa con tendencia a sufrir acné. Reduce el exceso de sebo y previene la aparición de granos y puntos negros.

Además, a todo esto le tenemos que sumar que es un gran aliado antiedad, gracias a sus propiedades que ayudan a prevenir las arrugas y el envejecimiento prematuro, preservando la flexibilidad y elasticidad de la piel.

Con el jabón de glicerina tu piel estará siempre hidratadaCon el jabón de glicerina tu piel estará siempre hidratada

¿Qué necesitas para hacer jabón de glicerina?

Ahora que ya conoces todas las propiedades y beneficios del jabón de glicerina, vamos a descubrir cómo hacerlo. Para ello necesitarás:

- 1 pastilla de glicerina o glicerina líquida (podrás adquirirlo en tiendas de productos naturales, droguerías y en algunas farmacias)

- Aceite de oliva

- Recipiente

- Cuchara de madera para remover

- Moldes de silicona

- Aceite esencial (el que mejor se adapte a tu gusto y/o necesidades)

- Colorante (opcional)

Instrucciones para elaborar jabón de glicerina paso a paso

Una vez hayas reunido todos los elementos necesarios, ya podemos empezar a preparar nuestro jabón de glicerina.

El primer paso para hacer el jabón, será derretir la glicerina. Si has optado por la glicerina en pastilla, deberás cortarla en pequeños trozos o rallar la pastilla (se derretirá más rápido) y deshacerla al baño maría o en el microonda (es muy importante que elijas un recipiente apto para introducir en el microondas y no te olvides de ir controlando a qué velocidad se va derritiendo, ya que dependerá de la potencia del electrodoméstico).

Si por el contrario has optado por la glicerina líquida, deberás calentar agua e ir añadiendo la glicerina para que espese. En este caso, te recomendamos que sigas las instrucciones del fabricante para saber las proporciones exactas de glicerina por cada litro de agua. Recuerda ir removiendo la mezcla para que no se pegue y para evitar que se formen burbujas. Lo ideal es hacerlo en círculos, de manera lenta y siempre en el mismo sentido.

Si has elegido glicerina líquida debes calentar agua e ir añadiendo la glicerinaSi has elegido glicerina líquida debes calentar agua e ir añadiendo la glicerina

Una vez tengas la glicerina prácticamente derretida, eso sí, siempre sin dejar de remover, es el momento de añadir el aceite esencial que hayas elegido en función de su aroma o de sus propiedades. Ten en cuenta que cada aceite esencial cuenta con unas características propias que dotará a tu jabón casero de un espectacular aroma y de unas propiedades u otras, dependiendo del que escojas.

Por ejemplo, los aceites esenciales de sándalo, geranio o lavanda tienen muchas propiedades rejuvenecedoras, mientras que, el aceite esencial de árbol de té es perfecto para tratar el acné. Este también es el momento de añadir el colorante, en el caso de que quieras personalizar tus jabones dándoles un toque de color. A diferencia de los aceites esenciales, el colorante no aportará ningún beneficio a tu piel, su finalidad es puramente estética.

Una vez estén todos los ingredientes bien mezclados, el siguiente paso es verter el producto en un molde o en un recipiente de silicona para posteriormente obtener la forma que deseamos. Si estás preparando estos jabones para hacer un regalo, da rienda suelta a tu creatividad y elige moldes de diferentes tamaños con formas divertidas y originales. ¡Un pequeño truco! Te recomendamos que untes los moldes de silicona con aceite de oliva, de esta manera cuando los jabones estén fríos se despegarán con mayor facilidad del molde.

Puedes echar colorante para dar color al jabónPuedes echar colorante para dar color al jabón

Lo último que debes hacer es dejar reposar la mezcla durante una hora o dos, hasta que esté completamente duro. Si eres demasiado impaciente y no puedes esperar tanto, puedes acelerar el proceso de solidificación metiendo los moldes en el frigorífico.

Cuando observes que la superficie está dura, saca la pastilla de jabón del molde. Puedes hacerlo con las manos, siempre con mucho cuidado para que no se rompa, o también puedes ayudarte con algún utensilio de cocina. Una vez desmoldado, deja que acabe su proceso de secado y concentración de componentes en un lugar fresco y seco. Et voilà! Con estos sencillos pasos ya tienes tu jabón de glicerina listo para cuidar y mimar tu piel.

Artículos recomendados

Comentarios