Menú
5 problemas de piel comunes en verano y cómo evitarlos
5 problemas de piel comunes en verano y cómo evitarlos
TRUCOS DE BELLEZA

5 problemas de piel comunes en verano y cómo evitarlos

El verano es una época para disfrutar del sol y ponernos morenos, pero al mismo tiempo puede conllevar serios problemas para la salud de neustra piel. No te pierdas nuestros consejos para evitarlos.

Con el verano, no solo los buenos momentos aparecen, sino que el calor, las largas horas de exposición al sol y otra serie de problemas tienden a aparecer. Nuestra piel es la que mayor daño sufre durante estos meses, por ello debemos saber que tipo de cuidados requiere, además de la hidratación diaria que ya todos sabemos.

Quemaduras por el sol y erupción polimorfa lumínica

Una exposición al sol durante las horas de más calor -entras las 11 de la mañana y las 4 de la tarde- puede provocar que la capa de piel de nuestro cuerpo se queme, produciendo picor y escozor, además de una escamación posterior. Por eso es importante llevar una serie de cuidados antes y después de broncearse.

El sol puede provocar enrojecimiento y picores en la pielEl sol puede provocar enrojecimiento y picores en la piel

El segundo problema que aparece con los rayos ultravioleta es la erupción polimorfa lumínica, o más conocida como alergia al sol. Esta se nota cuando las zonas del cuello, el escote o las extremidades se enrojecen, se hinchan y pican más que con una quemadura normal. Este problema debe ser tratado por un médico o un dermatólogo, ya que nuestra piel está pidiendo de unos cuidados más específicos para tratarla.

Tratamiento: Utilizar de manera diaria crema hidratante y after sun, aplicarse duchas de agua templada y pasar poco tiempo de exposición al sol durante las horas de más calor. En caso de que no sea posible, al menos hay que tratar de rebajar esa tendencia a tomar el sol con poca protección.

Prevención: Utilizar siempre crema solar, aunque no vayamos a tomar el sol, y ropa que cubra cuando no estemos en la playa. Hay que evitar la ropa ajustada para que el cuerpo se refresque y la piel no roce mucho con la tela y se puedan producir rojeces.

Debilitación de la capa protectora de la piel

 

Esto ocurre porque, al igual que sudamos más, tendemos a ducharnos o remojarnos en la playa o la piscina más veces al día. El agua, al contrario de lo que se piensa, tiende a resecar la piel y por eso es necesario una hidratación diaria a base de cremas con menos componentes químicos dañinos.

La exfoliación es un ritual de belleza muy importante para la pielLa exfoliación es un ritual de belleza muy importante para la piel
Tratamiento: Aunque sudes, intenta que esos baños se hagan solo con agua, al menos así te aseguras de que ningún producto higiénico o químico pueda dañar más tu PH. Al ducharte, utilizar gel de baño y esponjas exfoliantes tan solo una vez al día, así la piel no perderá su barrera natural.

Prevención: Sudar es inevitable con el calor, pero sí que podemos tratar de segregar menos cantidad. Por ejemplo, podemos andar por las zonas de sombra, tratar de no hacer deporte en horas de calor extremo y beber agua para estar siempre hidratados.

Mayor desarrollo del acné

Si durante el año ya habías sufrido los estragos de estos incómodos granitos, en verano la tendencia será a peor. Suele formarse más cantidad por el mismo hecho del problema anterior: el sudor. Por ello es importante una higiene del rostro diaria.

Tratamiento: Puedes intentar eliminar las manchas del acné -con las que ir con cuidado a la hora de tomar el sol, ya que se pueden quedar marcadas en la piel- con tónicos y cremas hidratantes que no creen efectos alérgicos. Hay tratamientos específicos en caso de que tu problema sea más grave, aunque siempre puedes recurrir a las cremas hidratantes en caso de que el acné que te aparezca sea el mínimo.

Prevención: Lavar la cara con limpiadores faciales tanto de día como de noche, desmaquillar bien la cara y limpiar bien el rostro para eliminar todo tipo de impurezas. En verano es importante evitar productos con alcohol y jabones que resequen demasiado.

Formación de hongos y sudamina

Los hongos tienden a formarse en los pies, ya que a veces calzamos zapatos cerrados, como deportivas. El pie suda y una mala higiene, tanto corporal como de la ropa que utilizamos, puede favorecer la formación de estos. También aparecen en las zonas donde la piel tiende a sudar más, como pueden ser en las axilas o las ingles.

La sudoración puede provocar la formación de hongosLa sudoración puede provocar la formación de hongos

Aunque a veces no se trate de hongos como tal, sí que aparecen rojeces por efecto de las rozaduras y de utilizar prendas ajustadas y poco transpirables. A esto último se le conoce como sudamina, que es provocada por el efecto del sudor segregado. Se forma, sobre todo, en las extremidades y tiende a aparecer en forma de grupos de pequeños granitos rojos.

Tratamiento: Existen productos de higiene que te ayudarán a eliminar los hongos y las rojeces producidas por el sudor. Sobre todo debes lavar tu cuerpo a diario, para eliminar en la medida de lo posible el resto de sudor u otros agentes externos que se adhieren a la piel.

Prevención: Evitar llevar calzado cerrado, poco transpirable o mal ventilado. La ropa tiene que estar limpia y, a poder ser, ligera y fresca. Así evitaremos que ciertas partes de nuestro cuerpo sufran con el calor más de lo debido.  

 

Picaduras de mosquitos u otros insectos y animales marinos

En verano tendemos a llevar menos ropa de abrigo y por ello estamos más expuestos al medio. Con el calor, son muchas las especies de animales e insectos que podemos encontrar en cualquier sitio. Algunos, como los mosquitos, son uno de los insectos que más molestias nos pueden causar. Su picadura resulta incomoda, sobre todo para los alérgicos a ella. También están las medusas, que son un tipo de animal marino con el que nos topamos más a menudo en nuestros baños en el mar.

Las picaduras de mosquitos pson un problema muy frecuente en veranoLas picaduras de mosquitos pson un problema muy frecuente en verano
Tratamiento: En caso de tratarse de una picadura de mosquito, esta se puede tratar con corticoides o cremas específicas para los cuidados de este tipo de dolencias. Si resulta que eres alérgico o que la picadura en concreto dura, escuece y crece más de lo normal deberías consultar con un médico. La picadura de medusa, en cambio, debe ser tratada de manera inmediata ya que estas tienen reacciones muy fuertes sobre la piel y deben ser tratadas por un profesional.  

Prevención: Lleva siempre repelente de mosquitos u otros insectos, los hay en formato crema, espray y pulseras. Al dormir, asegúrate de instalar mosquiteras en las ventanas, para poder dormir fresco y sin problemas. Cuando vayas a sitios de paseo donde la vegetación y la humedad sean parte fundamental del medio, trata de ir con ropa que te cubra casi por completo pero que sea fresca y ligera, así evitarás más picaduras de lo normal. Cuando vayas a las playas, asegúrate de que el mar está libre de medusas u otros animales, para ello puedes informarte gracias a la señalización de las banderas y a los socorristas.

Artículos recomendados

Comentarios