0

AUTOBRONCEADORES

Autobronceadores: el mejor método para lucir una piel morena sin sufrir riesgos

La mejor alternativa a las largas y peligrosas horas de exposición solar.

Ponle color a la primavera: el mejor método de lucir una piel morena sin sufrir riesgos
Aspecto de una piel bronceada

Con la llegada de la primavera llegan también las mangas cortas, vestidos vaporosos, faldas y trasparencias que dejan a la vista la piel que ha estado oculta a los rayos del sol por gordos jerseys de lana y abrigos.

Este momento del año puede que sea el menos favorecedor para nuestra piel ya que tras un largo invierno de ropa de abrigo la melanina de nuestra piel se encuentra desactivada, dándole a esta un aspecto pálido y sin vida.

Sin embargo, aún estamos a tiempo de que nuestra piel coja un poco de viveza antes de prescindir de medias y chaquetas. Estos métodos son también aptos para aquellas personas a las que les guste el aspecto pálido de su piel ya que hay varios grados de acción.

Rayos UVA vs Autobronceadores


Lo primero a tener en cuenta es que son dos los métodos más generalizados para autobroncear nuestra piel. El primero y más antiguo son las lámparas de rayos UVA que podemos encontrar en múltiples gimnasios y solariums. Sin embargo, este método ha sido descartado por dermatólogos ya que se ha demostrado que a la larga y tras un uso prolongado puede ser causante de enfermedades cutáneas.

Ponle color a la primavera: el mejor método de lucir una piel morena sin sufrir riesgos
Cabina de rayos UVA

El otro método, del que hasta el momento no se han encontrado contraindicaciones dermatológicas, son los productos autobronceadores, que los podemos encontrar de uso profesional o de uso casero.

Los profesionales se administran en centros de estética y consiste en aplicar sobre la piel, con una pistola pulverizadora, productos como la caña de azucar con alto contenido de DHA. El problema de esta práctica es que si la pulverización no es del todo homogénea o se acumula un exceso de producto en alguna zona puede provocar alguna irregularidad de tonos en la piel.

El bronceado profesional dura entre 5 y 10 días de media, aunque factores como el tipo de piel, las actividades diarias y el cuidado de la misma, hacen que los resultados varíen notablemente de una persona a otra. Los recomendable es repetir la sesión cada 7 días, pero únicamente en las personas que quieran mantener un moreno intenso durante todo el año.

En los productos de uso casero el componente es el mismo, con la diferencia de que estos actúan de una forma más paulatina sobre la piel. El dihydroxyacetone o DHA es un ingrediente natural que se encuentra en algunos productos de la naturaleza y que reacciona al entrar en contacto con la piel. La seguridad de éste reside en que además de prescindir de productos químicos únicamente actúa en la capa superficial de la piel, provocando un oscurecimiento de esta sin llegar a profundizar en niveles inferiores.

Ponle color a la primavera: el mejor método de lucir una piel morena sin sufrir riesgos
Marcas de un autobronceador mal aplicado

La clave está en aplicar el producto de forma homogénea


Estos productos caseros los podemos encontrar en múltiples versiones como geles de ducha, cremas, toallitas o aceites de aplicación exclusiva en el cuerpo, en el rostro o válidos para ambos. Si la aplicación de estos productos se hace de forma adecuada no tendrían que manchar nuestra ropa ya que no son maquillajes ni tintes, sin embargo si aplicamos el producto en exceso podría quedar alguna marca en la ropa fácil de quitar.

Para todas aquellas personas que no quieran que su piel luzca morena pero quieren deshacerce de un tono excesivamente blanco, las versiones en gel de ducha serán perfectas, ya que más que broncear la piel le aportan un favorecedor toque de luminosidad. Esta versión también es recomendable para las personas que quieran obtener un bronceado intenso puesto que preparan la piel para posteriores productos bronceadores.

Las únicas precauciones que hay que tomar ante estos productos son: tener en cuenta que no aportan ninguna protección solar a la piel, por lo que es importante combinarlos con cremas de protección solar; y tener especial cuidado con el uso de las toallitas bronceadoras, ya que al principio sueltan mucho producto y luego va disminuyendo, al igual que es muy importante pasarlas por todo el cuerpo y no únicamente en las zonas que vayamos a enseñar, ya que un pequeño descuido podría dejar nuestro secreto al descubierto.
Cristina S. García Domingo, 04 de Marzo de 2012

COMPARTE

 
 
 

COMENTARIOS

¡Comenta en Bekiabelleza.com!

Nos encantaría conocer tu opinión. Puedes comentar en Bekia Belleza rellenando el formulario o bien registrando un nombre de usuario para todos tus comentarios Conéctate o haz clic aquí para registrarte.

 

Nombre:

E-mail:
(no se publica)

Comentario:

Introduce las palabras del cuadro:

 
 

BEKIA EN TU EMAIL

 

Introduce tu email para recibir el boletín diario con todas las novedades de Bekia.