Menú
Gimnasia facial contra las arrugas y surcos faciales
TRUCOS DE BELLEZA

Gimnasia facial contra las arrugas y surcos faciales

A veces aparecen en el rostro pequeños surcos que se han ido formando con el paso del tiempo. Descubre cómo corregirlos y luce una cara bonita y saludable.

La gimnasia facial sirve para corregir esos pequeños surcos que se han ido formando con el paso del tiempo, en parte gracias a las arrugas de expresión. Pero este tipo de ejercicios deberían realizarse de manera diaria o periódica, además de empezar a practicarlos a partir de los 25 o 30 años, justo antes de que empiecen a marcarse.

La gimnasia facial no solo sirve para evitar esa aparición de arrugas o surcos, sino que también previene de otros muchos problemas de salud en el rostro. Algunos como la dicción, la parálisis o las propias cicatrices se ven beneficiadas por este tipo de pasos a seguir. Eso sí, hay que ser constante para que hagan su reacción y se empiecen a notar los efectos positivos.

Precauciones previas

Nuestro rostro cuenta con más de 50 músculos faciales. Todos, o al menos la mayoría de ellos, los utilizamos de manera diaria, aunque esto no es suficiente para regenerar la piel y rejuvenecer nuestro aspecto. El problema reside en que no ejercitamos correctamente todas las zonas de la cara, por lo que podría aparecer flacidez o esas zonas aisladas donde la piel se ve como poco cuidada o mal hidratada.

La gimnasia facial debe realizarse de manera lenta, con calma y mucha paciencia. Requiere de unos minutos para ti, para que empieces a reconocer las partes de tu rostro y los músculos que lo componen. Es mejor si se practica de noche, ya que así eliminamos la tensión del día, permitimos que nuestra crema habitual se adhiera mejor y que no aparezcan rojeces por la presión ejercida.

La gimnasia facial te eliminará la tensión en el rostro y los pequeños surcos o arrugas que aparezcanLa gimnasia facial te eliminará la tensión en el rostro y los pequeños surcos o arrugas que aparezcan

Colocándote delante de un espejo, verás cómo poco a poco tus arrugas de expresión y los surcos que se han ido quedando con el tiempo marcados en tu rostro empiezan a desaparecer o a hacerse menos visibles. Practicando dos veces por semana, las personas más jóvenes ya pueden empezar a practicar estas técnicas de prevención.

Lo primero que debemos hacer es relajar la zona que vayamos a ejercitar. Para ello es mejor asegurarnos calentando y preparando la piel y los músculos que vayamos a presionar a continuación. Los toques repetidos con las yemas de los dedos por toda la cara permitirán reactivar cada una de las partes que queramos mejorar.

Mentón y cuello

Para eliminar los surcos que se forman bajo el mentón y la papada, estos ejercicios te ayudarán a comenzar con tu gimnasia facial diaria. Lo normal es que la presión no supere los seis o diez segundos, dependiendo de la delicadeza de la zona y del tipo de movimiento que vayamos a ejercer.

Apoyándonos sobre una mesa plana con el codo y manteniendo el puño alzado con el brazo en vertical, apoyamos el mentón sobre este y presionamos durante unos seis segundos. Luego relajamos para que no sufra daños la zona. También podemos ejercer la presión con ayuda de una toalla enrollada sobre sí misma y estirar poco a poco hacia arriba con ella. Pero por poco tiempo, para que no roce o se queden marcados los surcos del paño sobre la piel.

Entre otra de las opciones de la gimnasia facial para esta zona de la cara, lo mejor es colocar ambas manos sobre la barbilla e ir presionando poco a poco en dirección hacia el cuello. Una vez hecho esto, y retirando las manos para no hacernos daño, pronunciaremos de manera exagerada el sonido de X, observando cómo se tensan los tendones del cuello. Aunque también sirve masticar chicle de manera fuerte y con la boca abierta.

Labios

Para la zona de la boca, donde se crean pequeñas arrugas sobre el labio superior y en la zona de las comisuras, debemos vocalizar de manera exagerada con las cinco vocales. Debemos abrir bien la boca al máximo para tensar todos los músculos de alrededor de esta.

Pómulos

Para revitalizar la zona de las mejillas lo mejor es jugar con el aire. Hincha tus pómulos al máximo y golpea suavemente con las yemas de los dedos. Pasados unos segundos expulsa poco a poco el aire y relaja la zona. Este ejercicio previo sirve para preparar nuestras mejillas para el siguiente paso.

Para revitalizar la zona de las mejillas lo mejor es jugar con el airePara revitalizar la zona de las mejillas lo mejor es jugar con el aire

A continuación, sonriendo y apretando los dientes a la vez, abriremos la boca de manera exagerada y alzaremos los pómulos. En este ejercicio de la gimnasia facial debemos notar cómo se nos empieza a tensar el cuello, pero sobre todo la presión que se está produciendo en las mejillas elevadas.

Ojos

Las arrugas que se forman en la zona ocular son las que tienden a verse más, pero con la ayuda de la gimnasia facial podemos hacerles frente. Con ayuda de los pulgares, extendemos los dedos a lo largo de la zona baja del ojo. Parpadeamos unas 10 o 15 veces seguidas y relajamos después.

También podemos presionar con el índice ligeramente por debajo de las cejas, justo por encima del párpado móvil y sin tocar la bola ocular. Seguiremos con el mismo proceso anterior, parpadeando unas 10 veces. De esta manera evitaremos que aparezcan las bolsas con el primer ejercicio, mientras que relajaremos la presión de los párpados con el segundo.

Para evitar los surcos del rabillo del ojo, conocidos como patas de gallo, debes seguir el siguiente ejercicio de manera periódica. Primero extiende los dedos de las dos manos a lo largo de toda la frente, luego debes intentar llegar hasta las orejas. Alisarás la zona y harás más flexible esta parte.

Sien

Para practicar la gimnasia facial que evitará la aparición de las arrugas en la frente debemos colocar las manos de manera horizontal sobre la sien. Presionamos con la palma y los dedos hacia la parte externa de cada mano y empezaremos a notar cómo se estira la piel. Estira durante diez segundo y luego deja que se relajen los músculos.

Otro de los ejercicios para evitar que se queden marcados los surcos de la edad y de expresión es muy sencillo. Colocar los dedos de manera similar al anterior sobre las cejas, pero sin apoyar la palma de la mano, y haz un movimiento ascendente y descendente durante 15 o 20 veces seguidas.

Artículos recomendados

Comentarios