Menú
Los 3 recogidos más fáciles para mujeres torpes
Los 3 recogidos más fáciles para mujeres torpes
MUY PRÁCTICOS

Los 3 recogidos más fáciles para mujeres torpes

Te enseñamos a hacerte los moños más prácticos para que puedas realizarlos de forma sencilla y rápida para tu día a día.

A la hora de peinar una melena no siempre se tiene suficiente tiempo, productos o maña para ir perfecta. En esos casos, o cuando la climatología nos puede jugar una mala pasada, los recogidos son la opción más socorrida, sin contar que son muy cómodos y despejan la nuca, algo que se agradece especialmente en verano cuando apura el calor.

Si estás en el grupo de las que no son mañosas con el peine y el secador puede que pienses que lo de hacerte un recogido no es cosa tuya. Pues déjame que te corrija, porque los hay que no son nada complicados de hacer. Todo lo contrario, aunque te consideres una persona torpe en el arte de la peluquería hay algún que otro recogido que puedes hacer tu misma en casa. Seguro que te sale bien.

No necesitará muchas herramientas para realizarlosNo necesitará muchas herramientas para realizarlos

Hoy te traemos una propuesta de tres recogidos que pueden ser tu tabla de salvación en determinados momentos. Lo mejor es que, además de ser muy sencillos, no necesitan herramientas específicas, ni tampoco productos que no tengas en casa. Y además, se hacen en un momento. Estarás lista en menos de cinco minutos. ¿Quién se puede resistir a esto?

El moño de bailarina

Empezamos con un clásico de todos los tiempos y que es muy probable que hayas usado alguna que otra vez en tu vida para dominar la melena. Bueno, en realidad puede que fuera tu madre la que lo hiciera y por eso no te acuerdas. Estamos hablando del moño de bailarina que, si has hecho algún tipo de baile, seguro has llevado.

Para hacer este recogido se necesitan cosas muy básicas: peine, goma del pelo y un puñado de horquillas. Ya como opcional es usar algún tipo de fijador para que dé esa imagen de pulido y no se te mueva ni un solo pelo de la cabeza. Para empezar has de cepillar el pelo para quitar los nudos que pueda haber y hacer una cola de caballo. La altura es decisión tuya, puede ser baja o alta. También depende de lo larga que sea tu melena.

Es probable que lo llevarás cuando eras pequeñaEs probable que lo llevarás cuando eras pequeña

Luego basta coger la cola y enrollar el pelo en forma de rosca, sobre si mismo. ¡Es muy fácil de hacer! Para que se sujete prende la terminación de los mechones con las horquillas, procura que estas queden ocultas por el cabello y estará listo. En función del pelo de cada una puedes necesitar no más que un par de horquillas. Incluso si no las tienes puedes usar otra goma del pelo para fijar el recogido una vez que has hecho la rosca. En ese caso el resultado es diferente, no es tan perfecto y es más abombado, pero igualmente válido.

El moño del calcetín

Hace unos años que se pudo de moda un recogido que se hacía con un calcetín viejo enrollado sobre si mismo. Es similar al que vimos anteriormente, pero este tiene el plus de que aporta volumen al cabello. Además, no hace falta usar un calcetín, sino que en numerosas tiendas se venden una especie de berlinas que cumplen perfectamente esa función. Y que sirven para este y otros recogidos.

¿Qué necesitamos además de eso? Pues un cepillo, goma del pelo y nuevamente horquillas. Ya lo de la fijación, como antes, va al gusto de cada una. Cepilla el pelo y haz una cola de caballo. En este caso se suele colocar en la parte superior de la cabeza, pero también puede hacerse muy cerca de la nuca, debajo de la oreja para que sea un recogido lateral.

Puedes hacerte los moños tu sola, sin ningún tipo de ayudaPuedes hacerte los moños tu sola, sin ningún tipo de ayuda

Si te decantas por el calcetín has de cortarle la puntera e introducir la tela y darle vueltas sobre si mismo hasta que ocupe unos cuatro centímetros de ancho y haya cogido cierto grosor. Después ya sea con esta versión casera o la berlina que podemos encontrar en tiendas se mete el cabello por el centro hasta situarlo encima de la goma que sujeta la cola de caballo -como si estuvieras poniéndote un boletero.

A partir de ahí queda ir colocando los mechones encima de la berlina/calcetín para taparla e ir fijándolo con horquillas. Puede hacerse más informal dejando caer el pelo y recoger el sobrante a modo de cinta en la base del recogido, que se mantiene sujeta con otra horquilla.

Los moños son peinados muy rápidos de realizarLos moños son peinados muy rápidos de realizar

Este tipo de recogido se considera por lo general más estiloso y es habitual que se utilice para acudir a eventos sociales tales como una boda. En ese caso el peinado puede perfeccionarse colocándole algún tipo de complemento como peinetas o lazos de colores. También es recomendable fijar el peinado para evitar que algún mechón se salga de su sitio. Laca, cera o gomina son tus mejores aliados en este caso.

Un moño

La tercera opción que te presentamos para hacerte un moño para torpes es la más informal de todas. Y también la más divertida. En este caso ni siquiera te vamos a decir que necesitas un cepillo, puedes hacerlo con tus propios dedos. Se trata, nuevamente, de hacer una cola de caballo y sujetarla con una goma del pelo. La recomendación es que el pelo no esté muy pulido, si le quedan algunos huecos el resultado es mejor.

Para que luzca mejor lo ideal es que el cabello quede en la parte superior de la cabeza. Y a partir de ahí lo que queda es jugar con el pelo. Puedes darle la forma que quieras, más o menos ahuecada. Nuestra recomendación es abrir el cabello en la base de la cola de caballo y a partir de ahí ir dejando caer mechones de pelo sin demasiado cuidado.

Los moños sirven para cualquier ocasiónLos moños sirven para cualquier ocasión

La idea no es que queden tirantes, nada de extremadamente fijos, sino que parezca una cascada natural. Al final engancha el cabello con horquillas para que se aguante. Hazlo con cuantos mechones te parezca conveniente, incluso si tienes una melena larga puedes enroscar alguno a la base de la coleta . No hace falta usar fijación.

Después de ver estas tres propuestas de recogidos esperamos que se te haya pasado el miedo a hacerte un moño y que, además, descubras que no tienen que ser siempre una opción pensada para momentos solemnes, que un recogido puedes hacértelo a diario para ir al trabajo, a clase o cuando quedas con los amigos. No necesitas casi ni mirarte al espejo y seguro que te queda perfecto.

Artículos recomendados

Comentarios